Si ya has leído en Librestado los artículos sobre el IVA en productos y servicios, y el IVA en productos digitales, este impuesto seguramente ya no tenga muchos secretos para ti.

O sí, quizás quede una cosa. No todo el mundo sabe que, en general, si resides fuera de la Unión Europea y no vas a usar el artículo en la UE, puedes pedir el reembolso del IVA abonado. Y justamente esto es lo que te vamos a explicar, cómo puedes solicitar la devolución del IVA pagado en la UE.

El artículo de hoy viene de mano de Christian Funke, nuestro socio germano-belga que desde hace poco asesora también a nuestros clientes alemanes. Dado que vive en Suiza, cerca de la frontera con Alemania, está en constante contacto con esta práctica y nos va a hablar de los trámites y pasos a tener en cuenta para conseguir que te devuelvan el IVA.

Para los lectores de habla hispana le hemos añadido un pequeño apartado en el que hablammos de la devolución del IVA en España.

Devolución de IVA a particulares sin residencia en la UE

Si no resides dentro de la UE, puedes recuperar el IVA pagado por objetos que sacas de la UE. En principio, esto no es complicado ni difícil, no obstante, hay que tener en cuenta algunas excepciones y detalles para evitar problemas.

Lamentablemente, no existe una ley global para la devolución del IVA en la Unión Europea. Este artículo se escribió describiendo en profundidad el caso alemán y es posible que en otros países haya variaciones. Con todo, en principio todos los países de la UE cuentan con regulaciones similares y seguramente puedas aplicarlo igual en otros Estados.

En primer lugar debes saber que el Estado deja los trámites de devolución de IVA exclusivamente en manos del comerciante. Los particulares no pueden pedir al Estado nada directamente.

Es más, ni siquiera los comerciantes están obligados a devolver el IVA al cliente final, sino que pueden ofrecer hacerlo voluntariamente.

Por consiguiente, necesitas un comerciante dispuesto a cooperar, de lo contrario no podrás conseguir la devolución. En el caso de grandes adquisiciones deberías consultar al vendedor sobre esta cuestión o pedir que se anote la devolución del IVA de forma vinculante en el contrato de compraventa.

Muchos comerciantes, especialmente los situados muy cerca de la frontera, reconocen la ventaja competitiva que puede suponerles ofrecer la devolución del IVA. En muchos casos encontrarás tiendas con pegatinas o carteles anunciando que ofrecen esta posibilidad de que el cliente consiga el reembolso del IVA.

La devolución del IVA en la práctica

En la práctica se procede como sigue: Necesitarás una factura en la que figure una dirección del comprador de fuera de la UE. En el caso de comerciantes online, se debería diferenciar a tal efecto entre “Dirección del proveedor” y “Dirección de la factura”

Ejemplo de dirección de la factura: Nombre de persona, calle XX, código postal y Ciudad, PAÍS
El nombre del país debe escribirse al completo. Si bien es raro que la aduana reclame esto, puede suceder.

factura de amazon

Si solo tenemos un ticket de compra (por ejemplo, del supermercado), el vendedor puede grapar el recibo a un “certificado de exportación”. En el certificado de exportación hay sitio para introducir la dirección del comprador, véase el siguiente ejemplo.

ticket de compra

Extracto de un certificado de exportación.

Por cierto, el IVA siempre debe constar en la factura. Si compras algo sin IVA, lógicamente no te van a devolver nada.

Equivocaciones frecuentes en la devolución del IVA

Si tenemos una factura con dirección no es obligatorio adjuntar el certificado de exportación. Es difícil acabar con el mito del “certificado de exportación obligatorio”, por lo que siempre vuelven a aparecer facturas completas con certificados de exportación completos.

A los clientes les aconsejo simplemente que se lo tomen con tranquilidad, pues esto no tiene ningún perjuicio aparte del uso superfluo de papel o del tiempo de espera.

En el certificado de exportación hay una casilla “Número de pasaporte”. No es necesario introducir un número de pasaporte si la dirección del comprador figura claramente (aunque tampoco va a hacer ningún daño).

En la práctica esta casilla se ha previsto como sustituto de la dirección para cuando en la aduana hay dificultades idiomáticas o de escritura que impiden completar correctamente un certificado de exportación.

Imaginemos a un turista chino hablando con el funcionario de aduanas alemán. Desafortunadamente no todos los comerciantes conocen este detalle, de manera que a veces nos vemos obligados a introducir inútilmente nuestro número de pasaporte.

Si, por el motivo que sea, solo te han podido expedir una factura con dirección de entrega en un país de la UE, puedes tacharla y escribir al lado, a mano, la dirección de fuera de la UE. Siempre que la aduana selle la factura podrás recuperar el IVA.

En Alemania existe un límite de tiempo entre la compra y la exportación: tres meses, sin contar el mes en el que se realizó la compra. Ejemplo: si compras un producto un día cualquiera de enero (enero no cuenta), la exportación debe llevarse a cabo hasta el último día de abril (febrero, marzo, abril).

La mercancía debe presentarse en la aduana en la “primera” exportación. Si olvidamos hacerlo, en teoría, no podemos regresar para que nos pongan el sello. No está muy claro para qué sirve esto ni cómo pueden controlar que se haga así, pero eso es otro tema.

En el momento de exportación, la mercancía tiene que estar “nueva y sin uso”; de otro modo, el “valor añadido” se habría generado ya en la UE y no estarías en posición de solicitar ninguna devolución.

En la práctica no siempre se presta atención a esto (si por ejemplo te has comprado un traje para acudir a una fiesta familiar o a alguna reunión de negocios en el país, pero luego te lo llevas y lo vas a usar fuera), pero eso ya sería cuestión de suerte.

Salida de la UE

Con el certificado de exportación correctamente rellenado y/o facturas Y la mercancía Y un comprobante del domicilio que confirme que la dirección no es de la UE (pasaporte alemán con una residencia inscrita en el extranjero, pasaporte de fuera de la UE, permiso de residencia extranjero…) nos dirigimos a la aduana de la UE para el viaje de partida.

Si todo está en orden, el funcionario de aduanas sellará las facturas/los certificados de exportación. El sello confirma que la mercancía fue exportada y que ha abandonado la UE.

Dado que en Alemania solo el comerciante puede devolverte el dinero, debes hacer llegar la factura sellada en la aduana al comerciante. En el caso de tiendas situadas cerca de la frontera, se pueden llevar las facturas en la siguiente compra, en donde muchas veces se hace simplemente un descuento por el IVA ya abonado.

Si la tienda pilla más lejos, puedes enviar la factura por correo indicando un número de cuenta a la que transferir la devolución.

Excepciones a la regla

Este artículo podría terminar aquí, sino hubiera un montón de excepciones. Vamos a apuntar brevemente algunas de ellas.

Amazon: Igual que lo que ocurre con todo lo demás, también la devolución del IVA está organizada de una forma sumamente sencilla en Amazon. En este caso ni siquiera tienes que enviarles un escrito, simplemente envías la factura sellada a Amazon y ya está.

En el caso de Alemania la dirección sería:
Amazon.de
Devolución de IVA
Im Gewerbepark D 55
93059 Ratisbona

Amazon reembolsa siempre a través del método de pago con el que se ha pagado la compra. Si esto no fuera posible (si la tarjeta de crédito caduca justamente en ese periodo…), Amazon nos proporcionará un vale.

Por supuesto, en este caso el vendedor debe ser el propio Amazon. Si compras a un tercero a través de la plataforma de Amazon, será aquel comerciante el responsable de devolver el IVA, y como sabes, no todos los comerciantes ofrecen esta opción.

En algunas tiendas online no se puede indicar una dirección extranjera porque el software no prevé esa circunstancia. En este caso, se puede intentar engañar al software. Por ejemplo, en mi caso, indico la dirección según el siguiente esquema:
Mi nombre
Mi calle
00000 ciudad/Suiza

El caso español

Si haces tu compra en territorio español pero resides fuera de la UE, en las Canarias, Ceuta o Melilla, puedes solicitar la devolución del IVA. Eso sí, la compra debe ser de más de 90,15 euros y, como en el caso alemán, el objeto debe salir del país en los tres meses siguientes a su adquisición.

Lo más sencillo es que pidas el formulario DIVA en la tienda (un formulario para la devolución de IVA). Si no lo tienen, puedes probar a conseguir la devolución solamente con la factura, generalmente funcionará también.

Antes de facturar el equipaje tienes que ir a la oficina de aduanas y presentar la factura, el objeto comprado, la tarjeta de embarque y un pasaporte. Si vives en Canarias, Ceuta o Melilla tienes que mostrar un DNI en el que aparezca tu domicilio allí.

Con todo esto, en aduanas te sellarán la factura y tienes dos opciones para que te devuelvan el IVA. Puedes enviar la factura sellada a la tienda en la que compraste el objeto o puedes pedir la devolución directamente en las oficinas dispuestas para ello en el aeropuerto (si es que las tienen en el aeropuerto desde el que sales, claro).

Concluyendo

Así terminamos este panorama general sobre el procedimiento básico del reembolso de IVA.

Lo que este artículo deja completamente de lado es la posible obligación de los particulares de tributar por los productos comprados en el país de destino, según los importes y cantidades libres de impuestos.

Son muy pocas las personas que compran algo, reciben el IVA devuelto y luego, en su país de residencia, pagan el impuesto correspondiente (entre otras cosas porque no saben que han de hacerlo y/o además es prácticamente imposible que les controlen), pero pienso que es impotante que sepas que según dónde residas, podría existir esta teórica obligación.

Ahora, si quieres seguir introduciéndote en la madriguera del conejo, puedes acompañarnos y descubrir hasta dónde llega la madriguera aquí.

¡Porque tu vida es tuya!

¿​Te adentras en la madriguera ​o sigues en el sistema? ​

​Descubre lo que necesitas para ​vivir como quieres, no es tan difícil como te quieren hacer creer.

chevron-down