Paraíso en el Caribe

¿Alguna vez te has preguntado para qué sirve tener una cuenta bancaria offshore?

Aunque ya hemos hablado de la posibilidad de usar este tipo de cuentas, también como medida para proteger tus ahorros, nunca nos hemos parado a explicar las ventajas que pueden tener este tipo de cuentas.

Así las cosas, no es de extrañar que de vez en cuando escribáis preguntando para qué sirve tener tu cuenta bancaria en un paraíso fiscal.

Por eso, en el artículo de hoy voy a exponer 13 razones para abrir y mantener cuentas de este tipo.

¿Qué define una cuenta bancaria offshore?

Como su nombre indica, las cuentas offshore son por un lado cuenta y por otro lado se encuentran en un paraíso fiscal.

Es decir, por un lado es un lugar (banco) en el que se deposita dinero de forma virtual o físico de forma segura. Este tipo de cuentas no se diferencia en mucho de las que conocemos y están a pie de calle en nuestros países.

Tienes acceso total a tu dinero a través de banca online y puedes sacar dinero o pagar en establecimientos mediante tu tarjeta.

Eso sí, las comisiones y tasas son más elevadas, ya que la banca offshore suele financiarse por esta vía, en lugar de a través de los préstamos que otorgan con el dinero ahí depositado (como suele ocurrir en la banca que conocemos). Justamente esta característica es la que convierte los bancos offshore en una alternativa más segura.

Por otro son cuentas que se encuentran offshore, es decir, “más allá de la costa”, generalmente en islas.

Hoy en día, offshore ya no solo se refiere a Estados-isla, ya que también lugares como Belize y Panamá, o Liechtenstein y Andorra se consideran offshore. Más bien se refiere a lugares fuera del control, países o zonas con poca industria y recursos que se han especializado en ofrecer este tipo de servicios.

Offshore suele usarse como sinónimo de paraíso fiscal.

A continuación vamos a hablar de las ventajas que ofrece la banca offshore frente a la banca común.

Algunos de los puntos de los que hablamos aquí no nos parecerán muy importantes en la actualidad, pero ten en cuenta que esto puede cambiar en un futuro próximo, especialmente en momentos de crisis financiera o catástrofes (medioambientales, bélicas o del tipo que sean).

Incluso si no se produjeran limitaciones y controles a la circulación de efectivo (que en España y muchos países ya existen), si no se llegase a expropiaciones (que ya hemos vivido, también en Europa) y si no sufriésemos los efectos de la inflación sobre nuestros ahorros (de la que pocos países se escapan), aumentar la seguridad económica repartiendo los huevos por varias cestas nunca a dañado a nadie.

13 razones para abrir una cuenta offshore

No todos los bancos offshore son iguales, así que las razones aquí listadas tampoco se aplican en todos los casos.

Las razones para abrir una cuenta offshore se pueden clasificar en dos categorías: como seguro frente a ciertos riesgos o apertura de nuevas oportunidades. Luego, a estas categorías se les puede añadir el componente moral.

1. Te permite evitar controles de capital

Imagínate que estás residiendo en Grecia y no tienes tu dinero en un banco fuera del país. Te habrán limitado la cantidad de dinero que puedes retirar del cajero a 60€ al día y no podrás realizar transferencias internacionales. Por lo tanto, no podrás comprar a través de Amazon. Paypal, Western Union y demás han dejado de operar en el país debido a los controles y limitaciones impuestas por el país.

Si no es con Bitcoin y las otras cripto-divisas o en efectivo, no tendrás forma de sacar dinero del país. Si te descubren llevando una suma demasiado alta de efectivo, te confiscarán el dinero directamente.

Los controles de capital no son ninguna tontería, no solo son un problema para los particulares, sino también para las empresas.

Las empresas no pueden importar y por supuesto tampoco exportar. Dado que paypal y demás servicios financieros han dejado de funcionar, una gran cantidad de sus clientes ya no pueden pagar sus productos.

Los controles de capital no son ninguna excepción en momentos de crisis. Los Estados los usan para parar la salida de dinero al extranjero, pero sus efectos secundarios son fatales, el país en el que se aplican se ve totalmente aislado del mercado internacional.

Los efectos se hacen notar para todos, pero mucho más para aquellos que no han puesto en seguridad al menos una parte de su dinero. Así, los griegos que tenían parte de sus ahorros en cuentas bancarias extranjeras u offshore pudieron retirar mucho más dinero de los cajeros y no tuvieron problema para salir del país.

Así, una de las razones para hacerse con una cuenta offshore es poder evitar controles de capital.

A menudo, estos controles no se aplican sobre todos los movimientos de dinero, sino solo al flujo de dinero hacia el exterior.

Al gobierno griego no se le ocurriría acabar con una de las últimas entradas de dinero a sus arcas, el turismo. Pero si cerrasen el flujo de dinero desde el exterior hacia Grecia, estarían haciendo eso mismo, los turistas no podrían introducir dinero en Grecia usando los cajeros del país o pagando con tarjeta y, por lo tanto, dejarían de poder gastar su dinero allí.

Como resultado, no solo los turistas sino también los griegos tienen pleno acceso a sus cuentas, siempre que dichas cuentas estén en el extranjero. A los demás griegos, los 60 € al día les permiten seguir viviendo sin morirse de hambre e iniciar una revolución, aunque quién sabe a qué punto podría llegar todo esto si el Estado realmente se queda sin medios.

Sea como sea, teniendo una cuenta en el exterior no tienes que preocuparte de todo esto. Si eliges con cuidado la jurisdicción offshore, estarás seguro ante futuros controles de capital.

De esta forma, aunque el gobierno del país en el que resides imponga controles a la circulación de capital, seguiras pudiendo acceder a tu dinero y, lo más importante, si la situación lo requiere, incluso podrás escapar del país.

Si tienes la totalidad de tus fondos en un solo país y este introduce estrictos controles de capital, te quedarás atrapado en el país y arruinado. Esto es algo que a lo largo de la historia ya ha pasado. Las cuentas en el extranjero han salvado vidas.

2. Te protege ante limitaciones o prohibiciones a la circulación de efectivo

Ya hemos escrito en el pasado sobre  las limitaciones a la circulación de efectivo, estas políticas tienen un cada vez mayor respaldo por parte de varios economistas y políticos de renombre.

Generalmente lo justifican como forma de evitar el lavado de dinero, aunque en realidad hay mucho más detrás.

Al final el objetivo de este tipo de políticas es el mismo que siempre, se quieren limitar las posibilidades de escape de los ciudadanos, dejarnos con menos opciones para defendernos ante la expropiación indirecta a través de tasas de interés negativas (o casi negativas) y la inflación.

El ciudadano común apenas se da cuenta de esto, su dinero (o lo que puede hacer con ello) va disminuyendo poco a poco, sin que se dé ningún suceso drástico (como es el caso en las expropiaciones directas).

Incluso si alguien se diera cuenta y pusiera el grito en el cielo, el gobierno no tendría más que culpar al capitalismo o cualquier otra causa externa.

Por supuesto, en realidad la responsabilidad no recae sobre nadie de fuera. Son los bancos centrales de cada nación los que fijan las tasas de interés y aumentan la inflación (en el caso de la UE, es el Banco Central Europeo quien decide estas tasas).

Tener una cuenta en un paraíso fiscal no te va a proteger de forma directa ante la prohibición de circulación al efectivo. Si se prohíbe pagar en efectivo, esta prohibición afectará a toda persona dentro del país por igual, nadie podrá retirar dinero del cajero automático.

Sin embargo, dado que la prohibición de circulación de efectivo suele ir acompañada de controles de capital, con el objetivo de que no puedas sacar el dinero del país. De forma indirecta habrás solucionado este problema, ya que tu dinero ya se encuentra fuera y solo tienes que salir del país para acceder a este e iniciar una nueva vida en otro país.

3. Te protege de la expropiación indirecta mediante inflación

Ya hemos hablado algo de la protección que las cuentas offshore suponen ante la inflación.

Ha de quedarnos bien claro que, mientras los bancos centrales sigan manipulando la economía, la inflación no desaparecerá.

Así como la deflación se suele ver (a menudo sin razón) como el mayor de los problemas, mantener una pequeña tasa de inflación a veces incluso se considera incluso como algo positivo. Por supuesto, no se tiene en cuenta que la inflación, en el grado que sea, es veneno para los ahorros.

La inflación aun se mantiene a niveles soportables, algo increible si tenemos en cuenta la política del Banco Central Europeo, pero ¿hasta cuando se mantendrá así?

En otros países la inflación no pinta tan bien, así Venezuela ha vivido una inflación del 550% y para el 2017 el FMI le augura un 2200%. El valor de los activos de los venezolanos allí está disminuyendo como si se tratase de un cubito de hielo al sol.

Las cuentas en paraísos fiscales también pueden protegernos ante la inflación.

Dado que la inflación siempre afecta a alguna divisa concreta, si cambias tu dinero a otra moneda, habrás escapado de sus efectos.

No quiero decir que los paraísos fiscales no se puedan ver afectados por la inflación, sin embargo, si has elegido bien el Estado y tu banco offshore, podrás usar una divisa segura e incluso tener el dinero de tu cuenta en diferentes divisas (algo que la mayoría de cuentas offshore te permiten hacer).

En las cuentas offshore sueles poder elegir en qué moneda quieres tener tu dinero. Esto te da la oportunidad de reaccionar en casos como el de Venezuela.

Es más, no es muy probable que todas las divisas del mundo pierdan valor a la vez, generalmente siempre hay alguna que gana valor. Esto te abre la posibilidad de ganar dinero comprando y vendiendo diferentes tipos de divisa según el momento…

4. Te protege de la expropiación directa por acciones del gobierno

Hemos hablado de diferentes formas de expropiación indirecta, pero, por supuesto, la expropiación también puede darse por decreto gubernamental.

Unas veces se trata de una casa o terreno por el que va a pasar una autopista y otras el dinero en tu cuenta bancaria, porque esta vez el gobierno se ha pasado con el endeudamiento del país.

Es más probable que se den expropiaciones indirectas a través de la inflación o de intereses negativos en el banco, pero eso no significa que no se pueda dar.

Nos encontramos con un buen ejemplo de esta forma de expropiación en Chipre, en el año 2013. De un día para otro, los clientes del Laiki Bank perdieron todo el dinero que sobrepasase el límite de 100.000€, a los clientes del Bank of Cyprus se les congeló el 50% de su dinero y la otra mitad se les dio en forma de acciones.

(Es verdad que Chipre luego compensó a la mayoría de los afectados, pero, por supuesto, mejor hubiera sido para ellos no verse nunca en esta situación)

Sea como sea, podemos estar seguros de que esta no será la última expropiación en la historia.

Así como parece que Grecia logrará evitar estas medidas, no sabemos cuánto tiempo tardará el resto de Europa en verse en situaciones parecida, sobre todo si tenemos en cuenta el elevado endeudamiento de la mayor parte de naciones de la UE

5. Te permite eludir impuestos de forma legal

Las cuentas offshore también nos permiten eludir impuestos legalmente. A menudo se oye hablar en las noticias de personas que mantenían cuentas en el extranjero para evadir impuestos, ya sea en Suiza, Andorra o el país que sea.

Esto puede llevarnos a pensar que depositar tu dinero en cuentas offshore es ilegal, cuando en realidad en la mayoría de casos no es así.

Actualmente, evadir impuestos no es una buena solución, sobre todo teniendo en cuenta el intercambio automático de datos fiscales entre países. Si no estás siempre a la última, lo más seguro es que antes o después alguien descubra lo que escondías.

Pero eso no significa que no podamos intentar eludir impuestos acogiéndonos a lo que la ley dicta. Los cada vez más elevados impuestos llevan a ciudadanos de todo el mundo a buscar alternativas que les permitan ahorrarse una parte de su dinero.

Al final, con la ayuda de un buen asesor fiscal o abogado especializado en impuestos, prácticamente todo el mundo puede reducir la cantidad de impuestos que paga, y la cuenta offshore suele ser una de las piezas básicas dentro de dicha estrategia.

7. Puedes usarlo como fondo de previsión en caso de catástrofes

También la posibilidad de sufrir catástrofes naturales es una buena razón para mantener una cuenta offshore.

Los huracanes, tornados, tsunamis o terremotos también pueden provocar el colapso de la banca local.

Por desgracia, en casos como el del huracán Katrina en Nueva Orleans, tras cuyo paso los saqueadores entraban en las casas, tener el dinero bajo el colchón o escondido en algún lugar no va a servirte de mucho.

8. Se trata de bancos más seguros

A la hora de elegir una cuenta bancaria no solo tienes que tener en cuenta los riesgos externos, sino también los internos.

Otra buena razón para tener parte de tu dinero en una cuenta bancaria offshore es que son bancos más estables y seguros.

La banca común suele financiarse a través de préstamos, es decir, tan pronto como pones tu dinero en sus manos, lo pone a trabajar prestándoselo a otras.

La banca offshore a menudo no funciona así, se financian a través de las tasas y comisiones que pagas por tus transacciones o por mantener la cuenta, es decir, no tocan el dinero que depositas.

El nivel de capital propio suele rondar el 100% , de forma que si todos sus clientes quisieran sacar el dinero de sus cuentas a la vez, podrían hacerlo.

En el caso de los bancos y cajas comunes la cantidad de capital propio no suele alcanzar el 10% (reserva fraccionaria).

Es verdad que los gobiernos occidentales suelen ofrecer algún tipo de seguridad en cuanto a los fondos depositados en los bancos, pero, ¿de qué sirven estas promesas cuando los problemas de los grandes bancos llevarían a los propios Estados a la ruina?

¿Qué impide que los gobiernos puedan decretar cambios en las leyes en caso de crisis bancaria?

9. Ofrecen productos financieros más innovadores

Aunque los bancos offshore también están sujetos por ciertas regulaciones, lo están en menor medida que los bancos que conocemos. Esto les permite ofrecer nuevos e innovativos productos financieros, de los que en otros lugares solo podemos soñar.

Por supuesto no aconsejo a nadie contratar productos financieros que no entienda, pero para los que están dispuestos a estudiar estos productos a fondo y quieren sacar más de su dinero, es una gran oportunidad.

10. El servicio y la asistencia al cliente de los banqueros privados es mucho mejor

Otra buena razón para abrir tu cuenta en un banco offshore es la mayor calidad de la asesoría que ofrecen. Así como el personal de a pie de estos bancos no suele tener mucha información, si solicitas una consulta personal, podrás hablar con banqueros muy formados y menos limitados por las normas corporativas o por su propio interés económimco.

En los bancos y cajas a menudo el problema es que los asesores reciben comisiones por los productos y servicios que te venden, esto hace que estén más interesados en que compres que en aconsejarte de la mejor manera, es más, a menudo sus comisiones son mayores en los productos más arriesgados.

Esto es una situación que durante la última crisis financiera llevó a muchos pequeños inversores aconsejados por este tipo de asesores a perder mucho dinero.

Al contrario, los asesores en la banca offshore suelen tener un buen sueldo fijo, y no se llevan nada o prácticamente nada por lo que venden a sus clientes. Al final su objetivo principal es que los clientes estén contentos y sigan usando los servicios del banco que tan bien les paga.

Estos asesores están disponibles todo el día y se les puede contactar vía teléfono, fax, email o incluso skype sin tener que solicitar cita previa, algo que en los bancos españoles, por ejemplo, no encontrarás.

11. Puedes conseguir tasas de interés mucho más elevadas

Ya hemos hablado antes de los intereses negativos. Hoy por hoy es difícil conseguir intereses por encima del 1 o 2%, al menos en España. En otros países la cosa cambia.

Así, a solo pocas horas de vuelo, los bancos turcos online ofrecen intereses de un 10%, incluso podemos encontrar tasas de un 7 a 8% entre los mejores bancos allí.

¿Que buscas algo más arriesgado? En Uganda, Bangladesh o Mongolia puedes conseguir un 12%.

Y bueno, para los más valientes, está Ucrania, con su 20% de interés en depósitos a 3 meses.

De todas formas, incluso si no quieres arriesgar, no te costará encontrar tasas de interés de entre el 4 y 8%, un porcentaje que te permitirá aumentar tu capital poco a poco de forma segura.

No todos los bancos ofrecen la posibilidad de recibir intereses por el dinero depositado. Los que siempre tienen cubiertos los depósitos y no prestan el dinero de sus clientes, por supuesto, no te darán ningún tipo de interés.

Así, la máxima seguridad supone también menores beneficios (intereses). Eso sí nunca deberás aceptar intereses negativos (algo que en la banca offshore no se da).

El momento en el que tengas que pagar a tu banco por que presten a otros tu dinero, será el momento de buscar otras alternativas para tus ahorros, como por ejemplo acciones y fondos indexados de bolsa (si desconoces el funcionamiento de la bolsa y quieres empezar a invertir, aquí tienes una buena introducción al tema).

12. Te facilitan la entrada a ciertos mercados

La cuenta offshore también tiene ventajas para empresarios e inversores, ya que permiten un acceso más sencillo a ciertos mercados.

Los bancos offshore pueden tener contactos muy interesantes hacia proveedores o compradores  locales, o puede ser que ofrezcan la posibilidad de usar divisas poco comunes, muy interesantes para inversores debido a su evolución o para empresarios debido a que sus clientes o proveedores la usan.

Eligiendo con cuidado el banco y su jurisdicción se te pueden abrir todo tipo de oportunidades y ventajas.

13. Estás apoyando la economía de Estados pequeños que tratan mejor a sus ciudadanos

Y ya por ultimo, para mí, usar la banca offfshore también tiene un transfondo moral.

¿De verdad quieres apoyar a los bancos que se apoyan en ese gran timo llamado reserva fraccionaria? ¿Vas a apoyar a los grandes bancos que financian guerras, se aprovechan de los pequeños inversores y sobornan a los políticos?

Y lo mismo en cuanto a los Estados. ¿En serio vas a seguir pagando impuestos en países que que ven a sus ciudadanos como súbditos y vacas a las que ordeñar?

Offshore eres rey; en casa, esclavo.

Los paraísos fiscales no tienen otra opción mas que la de tratar al extranjero bien, ya que son países a los que de otra forma nadie iría. La falta de recursos naturales, capital y recursos humanos les lleva a depender del turismo, de sus servicios financieros, tributarios y, en general, de las facilidades que dan a los que hacen negocios.

En definitiva, para un emprendedor, ahorrador o inversor sería una tontería no aprovechar esta opción.

Como ves, hay muchas razones para hacerse con una cuenta offshore, pero por supuesto, tampoco es la solución a todos los problemas.

Has de tener en cuenta que mantener tu cuenta bancaria en un paraíso fiscal o realizar transacciones desde allí es más caro que hacerlo desde tu cuenta en uno de los grandes bancos occidentales o en banca directa.

Por eso, la mejor decisión es no decidirse y hacer uso de ambos tipos de banca.

La cuenta offshore te permite asegurarte contra catástrofes y crisis en tu país de origen, además de abrirte nuevas oportunidades.

Ahora te preguntarás, ¿pero cómo puedo abrir mi cuenta offshore?

Puedes apuntarte a la newsletter de Librestado y descargar un pdf en el que explicamos cómo abrir una cuenta offshore de forma rápida y sin salir de casa.

Y también puedes optar por abrir cuentas bancarias en diferentes países a través de nuestros asociados, aquí tienes más información sobre ello.

close

​TU PRIMERA CUENTA BANCARIA OFFSHORE


​​Descarga ​un PDF ​con toda la información que necesitas para abrir, 100% legal, en 24 horas tu cuenta bancaria en un paraíso fiscal con un depósito inicial mínimo de solo 500$.