El Salvador es un pequeño país centroamericano bañado por el océano Atlántico que se ha conseguido convertir en El Dorado para los criptoinversores, o al menos eso es lo que a algunos les podría parecer.

Desde hace más de 20 años, El Salvador trabaja para librarse de la delincuencia que desgraciadamente asolaba el país y por construir una economía fuerte en este pequeño territorio de 6 millones de habitantes. Primero adoptó el dólar estadounidense como moneda oficial y ahora apuesta fuerte por la criptomoneda: el Bitcoin. En 2001 la moneda de El Salvador fue desechada y el dólar se convirtió en la moneda oficial.

Más recientemente, en septiembre de 2021, El Salvador saltó a los titulares al lanzar su propia criptomoneda, conocida como Salvadoran Crypto Initiative, convirtiendo así al bitcoin en moneda de curso legal. Para ello, el presidente Nayib Bukele hizo aprobar una ley en la Asamblea Nacional que obliga a cualquier persona física o jurídica a aceptar bitcoin como forma de pago (algo que nosotros, por supuesto, no apoyamos, pues pensamos que cada persona debería ser libre de decidir qué divisas quiere aceptar).

En este corto artículo que algunos de vosotros nos habéis pedido, os vamos a hablar de cómo puedes convertirte en residente o incluso nacional de El Salvador, además de explicar brevemente su fiscalidad.

Vivir en El Salvador

Los argumentos principales de El Salvador para atraer a nuevos residentes son simples, pero poderosos:

  • Sin crisis del fentanilo (opioides)
  • Sin tiroteos
  • Sin robos
  • Tasa de criminalidad baja (especialmente comparada con la de países vecinos)
  • El dólar y el bitcoin son de curso legal
  • Sin costes por el cambio de divisas
  • Café excelente
  • Clima fantástico
  • Playas impresionantes
  • Hospitalidad de los salvadoreños

El Salvador ofrece un clima tropical agradable, con variaciones entre la costa y las zonas altas. Este es un factor importante para aquellos que valoran la calidad de vida vinculada al clima. Mientras que la costa tiene un clima cálido y húmedo durante todo el año, las zonas altas tienen temperaturas más frescas y agradables.

En comparación con muchos países occidentales, vivir en ciudades salvadoreñas como San Salvador puede resultar bastante más económico. El alquiler y los servicios en general son bastante asequibles, pero los bienes importados y los servicios especializados pueden llevar un precio más alto que en los países occidentales. Desde luego, si optas por productos locales y mercados tradicionales, podrás mantener los gastos diarios a un nivel razonable, permitiendo una calidad de vida cómoda sin un gasto excesivo.

En cuanto a la seguridad, hasta hace poco El Salvador era uno de los peores países del mundo, pero actualmente las cosas han cambiado, el gobierno de Bukele ha conseguido grandes cambios en ese sentido.

Opciones de residencia en El Salvador

Como en el caso de otros países, también El Salvador ofrece diferentes tipos de residencia para extranjeros, que varían según el propósito de la estadía y el tiempo que se planea vivir en el país. Esto incluye residencia temporal, permanente, por inversión, rentas o pensión, cada una con sus propios requisitos y beneficios.

El visado de pensionista se puede solicitar a cualquier edad, basta con tener ingresos regulares procedentes de una pensión y poder probarlos. El importe exigido es de 3 veces el salario mínimo salvadoreño. En el momento de la redacción de este documento, el salario mínimo es de 365 $, por lo que debes tener unos ingresos mensuales de más o menos 1100 $. Esta categoría de visado otorga un derecho de residencia temporal de uno a dos años, renovable indefinidamente.

Punto por punto, estos serían los requisitos:

  • Comprobante de recibir una pensión o renta permanente de tres veces el salario mínimo establecido por la ley, proveniente de una fuente confiable y verificable.
  • Presentar documentación oficial que verifique el monto y la permanencia de la pensión, como cartas de la entidad pagadora o estados bancarios.
  • No tener antecedentes penales y estar en buen estado de salud, lo cual puede requerir certificados médicos correspondientes y comprobantes policiales.
  • Registrar la pensión en el país, siguiendo los procedimientos determinados por la autoridad competente salvadoreña para garantizar que el ingreso sea reconocido legalmente para propósitos de residencia.
  • Aceptar y cumplir con las políticas migratorias vigentes en El Salvador, firmar el compromiso de residencia y pasar por un proceso de revisión y aprobación de las autoridades migratorias nacionales.

La tasa de solicitud es de 140 $ por un permiso de un año y de 260 $ por dos años.

El visado como rentista tiene unos requisitos similares a los de los pensionistas, con algunas particularidades propias de esta categoría. No se te permite trabajar en el país, por lo que tus ingresos deben ser suficientes como para subsistir sin trabajar. Tendrás que demostrar que tienes unos ingresos 4 veces superiores al salario mínimo para poder optar a esta categoría (1460 $ actualmente). Estos ingresos pueden proceder de cualquier fuente legítima, como una empresa en otro país o transferencias periódicas de ahorros para la jubilación.

Resumiendo, estos serían los requisitos:

  • Demostrar ingresos estables y permanentes de una fuente diferente a una pensión, como puede ser inversión o rentas de bienes.
  • Presentar evidencia documentada de los ingresos, como declaraciones de renta, contratos de arrendamiento o certificados de inversiones y su rendimiento.
  • Tener ingresos que alcancen al menos tres veces el salario mínimo nacional, para asegurar la capacidad de mantener un nivel de vida adecuado en el país.
  • Cumplir con los procesos de registro de sus ingresos ante las entidades correspondientes en El Salvador.
  • No poseer antecedentes penales y gozar de buena salud, lo que requerirá presentar documentación probatoria como certificados médicos y antecedentes penales.

La tasa de solicitud es de 140 $ y sólo es válida durante un año.

La opción de residencia por inversión es una buena opción para aquellos que quieran invertir en la economía de El Salvador. Debes tener un rol importante en una sociedad salvadoreña, por ejemplo, ser administrador o miembro de la junta directiva. También puedes ser propietario o director de una sociedad local. En cualquier caso, dicha empresa tendrá que superar un mínimo de ventas, marcado actualmente en los 4.000 dólares.

Una vez que lleves tres años con el permiso temporal, puedes convertirlo en un permiso permanente. El permiso permanente otorga mayores derechos, como una estancia indefinida en el país y, con frecuencia, la posibilidad de trabajar sin restricciones. Además, los residentes permanentes tienen una senda más fácil hacia la naturalización en comparación con los titulares de la residencia temporal.

De nuevo, tendrás que presentar un justificante de ingresos y antecedentes penales, además de demostrar que has residido en El Salvador como residente temporal legal durante los últimos tres años.

La tasa de solicitud de residencia permanente es de 345 $.

Sobre cómo conseguir la ciudadanía en El Salvador

Como ya sabrás, si nos vienes siguiendo desde hace tiempo, la Teoría de las Banderas va de internacionalizar tu vida en los aspectos más importantes para, así, tener más opciones y alcanzar más fácilmente tus objetivos.

A pesar de que la mayoría no son conscientes de ello, la nacionalidad es uno de los puntos que más fuertemente puede afectarnos y, por lo tanto, es un aspecto de nuestras vidas que no debemos olvidar cuando aplicamos la Teoría de las Banderas. Si podemos conseguir una segunda, tercera o cuarta ciudadanía, eso nos dará más opciones y, por lo tanto, será positivo para nuestra libertad y estabilidad.

En el caso del país que hoy nos ocupa, si has vivido allí durante 5 años, puedes optar a la ciudadanía salvadoreña, eso sí, los nacionales españoles o latinoamericanos pueden acceder a ella tras solo un año de residencia.

Estos son los requisitos que debes cumplir según el texto oficial para conseguir el pasaporte salvadoreño:

  1. Las personas originarias de España o de un país hispanoamericano que tuvieren un año de residencia definitiva en el país.
  2. Los extranjeros de cualquier origen que tuvieren cinco años de residencia en el país, contando las residencias temporales y definitivas.
  3. La persona extranjera casada con persona salvadoreña que acreditaren dos años de residencia en el país, anterior o posterior a la celebración del matrimonio, contando residencia temporal y definitiva.
  4. Los refugiados o apátridas de conformidad con lo establecido en esta ley.

El coste del trámite es de 700 $. Como en el caso de la solicitud de los permisos de residencia, se interesarán por tus antecedentes penales. Además, deberás presentar una certificado por parte de tu embajada que diga que tu país permite la doble nacionalidad y tendrás que estar en posesión de un carnet de residente definitivo.

Por cierto, es importante tener en cuenta de que si te ausentas del país durante demasiado tiempo (5 años), existe un gran riesgo de que pierdas la nacionalidad conferida por naturalización.

Programa de ciudadanía basado en bitcoin

Además de la vía tradicional para obtener un pasaporte salvadoreño tras 5 años de residencia, el Gobierno no se detiene ahí, ya que, al parecer, está considerando un programa de ciudadanía por inversión en el que se podría comprar un pasaporte con bitcoin. Por ahora tan sólo se trata de un proyecto, queda por ver si se adopta e implementa.

Los rumores iniciales sobre la compra del pasaporte salvadoreño consistirían en una inversión de 3 bitcoins. Después se habló de 100.000 $ en lugar de 3 bitcoins. Ahora se habla de otras opciones de inversión como bienes inmuebles y empresas.

Impuestos y residencia fiscal en El Salvador

No podíamos terminar este artículo sin hablar de los impuestos que pagarías siendo residente en El Salvador.

Para aquellos que estén pensando en ir a El Salvador y montar un negocio de calle allí, las noticias no son buenas. El impuesto de sociedades es muy elevado, del 25 (si ingresos por debajo de los 150 mil $) al 30%. Eso sí, si vas a hacer negocios con el extranjero, la cosa es muy diferente, ya que podrás disfrutar de su tributación territorial, es decir, no pagas impuestos por los ingresos de fuente extranjera.

Y, como quizás habrás oído, si tu negocio está en el ámbito tecnológico, estás de enhorabuena, una ley de abril de 2023 eliminó el impuesto sobre la renta a las empresas que desarrollan tecnología durante 15 años. Las innovaciones tecnológicas como la programación de software, el desarrollo de apps e IA, y la fabricación de hardware informático y de comunicaciones entran dentro de esta ley.

De todas formas, si tienes un negocio en este ámbito, sigue siendo muy poco probable que El Salvador sea tu mejor opción para iniciar o trasladar tu negocio, ya que la infraestructura (recursos humanos y demás) no va a aparecer de la noche a la mañana.

Como persona física, podrías disfrutar también de la tributación territorial del país, es decir, mientras mantengas tus negocios e inversiones fuera de El Salvador, no pagarás impuestos. Los ingresos nacionales tributarían en un rango desde el 0 hasta el 30%, alcanzas el rango máximo a partir de 22.857 $. Los ingresos de capital nacionales tributarían a un fijo del 10%.

Por cierto, también es interesante saber que en El Salvador, no te conviertes en residente fiscal a menos que permanezcas durante un periodo ininterrumpido de al menos 200 días.

Conclusiones

El Salvador tiene muchos detractores, pero nadie puede decir que la situación no haya mejorado en algunos de los aspectos que más preocupaban a los que allí vivían. Se ha convertido en uno de los países más seguros en Centro América y ha conseguido así la estabilidad que todo país necesita para prosperar.

Por supuesto, no vamos a afirmar que El Salvador vaya a convertirse en un centro financiero o de negocios, a pesar de las intenciones de su presidente, está a años luz de ello. Sin embargo, si te gusta el clima tropical, puedes encontrar buenas razones para una confortable opción de vida y unos impuestos bajos o nulos. Por supuesto, si eres un bitcoiner, en El Salvador te sentirás en casa. Está claro que el presidente está haciendo todo lo posible para que su país sea fiscalmente atractivo y para aportarle conocimientos tecnológicos atrayendo a expertos en criptomonedas y en tecnología.

Si deseas contratar una consulta para un análisis en mayor profundidad de tu situación o para ver si El Salvador es una buena opción para ti, aquí nos tienes, estaremos encantados de ayudarte en tu proyecto para escapar de la opresión en términos de libertad y fiscalidad de tu país. ¡Porque tu vida te pertenece!

——

¿Te ha gustado este artículo? En caso de que necesites nuestra ayuda o quieras apoyarnos, puedes adquirir aquí nuestros productos o servicios.