Odio pagar impuestos, me repatea trabajar la mitad del año para el Estado y tener además que enviarles toda la información bien clasificada y ordenada para que así me puedan controlar mejor.

¿Y si la residencia en Filipinas fuera la solución a tus problemas?

Cada vez somos más las personas que nos decidimos por dejar el país en el que nacimos en busca de mejores oportunidades. Los impuestos no paran de subir, el control se hace cada vez más pesado y el afán recaudatorio ya sea a través de multas, subidas de la luz, gas, cargos, recargos y demás se hace cada vez más difícil de llevar.

Así, emigrar es para algunos una decisión difícil, pero que según pasa el tiempo se perfila con mayor y mayor claridad. Ahora bien, ¿a dónde vas?

Si hay que salir del país y alejarse de amigos, familiares y todo aquello que conocemos, al menos que sea para mejor, hacia un país que nos guste y nos permita vivir como queremos.

Por suerte, existen muchos países que merecen la pena, en los que todavía hay oportunidades y en los que no te obligan a pagar más de la mitad de lo que ganas en concepto de impuestos.

Hemos hablado de muchas de ellas en nuestro blog y nuestros suscriptores las conocen ya bien. América, es por supuesto una gran opción. En todos los países interesantes desde un punto de vista tributario se habla español y además el clima y naturaleza son extraordinarios. Pero no podemos olvidar que existen otros continentes, entre ellos, el asiático.

Obtener un permiso de residencia permanente en Asia suele ser muy difícil y caro (hace poco hablábamos del caso de Tailandia), aparte de exigir mucho tiempo y esfuerzo. Pero incluso si se consigue poder permanecer en el país de forma legal, es preciso tributar los ingresos obtenidos en el extranjero, y existen además otras regulaciones que pueden agobiarnos. Por ello, Librestado quiere presentar el que en nuestra opinión es el mejor país de Asia para emigrar de forma duradera.

La residencia en Filipinas reúne varias ventajas, entre las que se destaca que los ingresos extranjeros están libres de impuestos y que es relativamente fácil obtener una residencia permanente.

Presentamos aquí brevemente las ventajas:

  • inglés como idioma oficial
  • antigua colonia Española
  • mayor población católica de Asia
  • alto nivel de seguridad (dependiente de la isla)
  • estándar de vida económico
  • mano de obra altamente cualificada y barata
  • población amigable
  • regulación liberal sobre tenencia de armas/escolarización no obligatoria
  • ingresos extranjeros libres de impuestos
  • obtención relativamente fácil de una residencia permanente

La única desventaja es que para poder acogerte al programa del que vamos a hablarte has de contar con al menos 35 años o casarte con alguien del país.

Filipinas, el país de las 7107 islas

Nuestro destino hoy son las Islas Filipinas, un archipelago que cuenta con 7107 islas. Sin duda, tardarás un tiempo en visitarlas todas. En cualquier caso, no creo que te aburres fácilmente allí.

Las Filipinas son un caso único en Asia. Empezaron siendo colonizadas por España y luego estuvieron bajo dominio de los EEUU. El español ya no se habla mucho, pero en cambio el inglés se habla de forma fluida y es lengua oficial en el país, lo cual es de gran ventaja para los extranjeros y para quien quiere contratar o subcontratar allí servicios.

Tampoco culturalmente nos encontramos con grandes diferencias. No se trata de un país islámico, budista ni hindú, al contrario de lo que ocurre con sus vecinos, aproximadamente el 80% de los habitantes de Filipinas son católicos, algo debido todavía a su pasado español.

Desde hace ya años diferentes grupos islámicos separatistas luchan por su independencia, pero de momento, no parece ser un peligro para los extranjeros. Sí es verdad que en el pasado se produjo algún atentado terrorista, como en el caso de Manila, pero la realidad es que en la mayor parte de las islas a las que se dirigen los turistas se vive de forma muy tranquila. Davao City, en la isla Mindanao está considerada el noveno lugar más seguro en el mundo.

Las Filipinas se considera un país en vías de desarrollo y no se puede decir que sea un país muy rico, algo que se hace notar para positivamente en los bajos precios del lugar. Como extranjero que tiene sus fuentes de ingresos fuera del país, esto es sin duda una gran ventaja y te permite vivir muy bien a un precio más que aceptable, incluso si tienes relativamente pocos ingresos.

Especialmente para los emigrantes mayores de 35 años que quieren iniciar un negocio online, las Filipinas pueden ser una buena opción, sobre todo si estás empezando. Ya solo con unos ingresos de 500€ al mes podrías vivir una vida agradable allí.

Por supuesto, los emprendedores por internet sin duda conocían las Filipinas ya por su fama. Filipinas es probablemente uno de los destinos de outsourcing más populares a nivel mundial. Esto se debe no sólo al uso del inglés como idioma oficial, sino también a la mano de obra altamente cualificada, motivada y trabajadora del país, que tiene un rendimiento significativamente mayor que los empleados europeos a un nivel salarial muy bajo en comparación con Europa.

En general, los filipinos son muy amigables y abiertos hacia los extranjeros, lo que por supuesto tiene que ver con la facilidad para entenderse con ellos. Se dice que, en comparación con los países vecinos, lo peor de Filipinas es la comida, aunque no por ello dejan de tener una alta disponibilidad de frutas y verduras ecológicas frescas.

Aquellos a quienes les guste manejar armas encontrarán buenas oportunidades para ello en Filipinas. A diferencia de muchos otros países asiáticos, la ley sobre las armas en Filipinas es relativamente liberal, aunque sigue siendo bastante estricta. Sin embargo, la cultura armamentista es fuerte y no es difícil obtener un permiso para llevar el arma guardada (concealed carry).

Filipinas también es una buena opción para los padres que quieran escapar de la escolarización obligada de sus hijos.

En general, se puede decir que en la mayor parte de las islas es posible vivir con bastante más libertad que en otros lugares.

Uno de los motivos principales por el que muchos emigrantes eligen Filipinas como país de destino es, por supuesto, que los ingresos extranjeros están libres de impuestos.

El dinero ganado fuera de Filipinas no está sujeto a impuestos locales, de modo que incluso si transfieres el dinero a una cuenta dentro del país, no tendrás que tributar por ello.

Dentro del sudeste asiático Filipinas es un país particular, pero por sus ventajas y la facilidad para obtener un permiso de residencia es un destino muy interesante para empresarios online, asesores y otras personas que trabajan y viven sin estar atados a ningún lugar.

Además de Filipinas, también existen otros países interesantes para los emprendedores por internet, tales como Malasia, Hong-Kong, Brunéi, Tailandia y algunas islas del Pacífico; pero Filipinas ofrece el camino más fácil para la residencia.

A continuación explicaremos cómo se obtiene el permiso de residencia permanente.

Cómo obtener un permiso de residencia permanente en Filipinas

Permiso de residencia para todos mediante matrimonio

Existen varios caminos para obtener fácilmente un permiso de residencia permanente en Filipinas. La opción más sencilla es la del matrimonio. Quien con 35 años o más aún no haya encontrado el amor de su vida, podrá quizá encontrarlo en un viaje a Filipinas. Si finalmente se casa, el resto es solo una formalidad. Se necesita:

  • formulario cumplimentado
  • 6 fotos carné
  • aprox. 20.000 pesos filipinos (PHP) para tasas
  • escrito de súplica del cónyuge filipino
  • certificado de matrimonio en inglés
  • partida de nacimiento del cónyuge filipino
  • certificado de antecedentes penales, legalizado por la embajada filipina del país de origen
  • certificado médico
  • Immigration Clearance Certificate (expedido por la Oficina de Inmigración)
  • comprobante de que se dispone de recursos económicos suficientes para mantenerse  a sí mismo y a la familia

Por supuesto decidir si se desea obtener el permiso de residencia a través del matrimonio no es ninguna tontería, pero quien sabe. Precisamente en relación con esto existen también otras opciones, quizá mejores, que revelaré pronto en otro artículo.

La ciudadanía no está asociada al matrimonio. Para nacionalizarse en Filipinas hay que haber vivido allí durante 10 años de forma permanente, lo que es verdaderamente mucho tiempo. En muchos países de Latinoamérica, e incluso en Europa, se puede obtener la ciudadanía tras el matrimonio ya después de 1 año.

Al fin y al cabo, el matrimonio realmente no es necesario. Solo tiene sentido para personas jóvenes menores de 35 años que no quieran esperar, pues esta es la única opción de obtener rápidamente la residencia permanente.

Permiso de residencia a partir de 35 años como “pensionista”

Para todos los demás, los requisitos son relativamente simples y deberían ser asumibles a dicha edad. Se diferencia entre pensionistas con una pensión y pensionistas sin pensión.

Los pensionistas sin pensión deben depositar un importe de dinero determinado en una cuenta a plazo fijo en Filipinas. Las personas de entre 35 y 49 años deben depositar 50.000 USD; las personas mayores de 50 años deben depositar 20.000 USD en una cuenta a plazo fijo.

Los pensionistas con pensión deben recibir una pensión por un importe mínimo de 800 USD o los matrimonios al menos 1.000 USD mensuales. Sin embargo, aún es preciso depositar 10.000 USD en una cuenta a plazo fijo en Filipinas.

Alternativamente, los importes mencionados se pueden invertir. Se ofrecen las siguientes posibilidades:

  • compra de un condominio
  • arrendamiento a largo plazo de un condominio, un terreno con vivienda o una vivienda urbana
  • compra de participaciones en un club de golf o club de campo

Otras ventajas del permiso de residencia permanente en Filipinas

Quien haya obtenido una residencia permanente podrá instalarse en Filipinas de forma permanente y podrá entrar y salir del país cuantas veces quiera. De esta forma se evita tener que ir cada dos meses a la Oficina de Inmigración para extender el visado, ahorrándose los gastos correspondientes. Además, se pueden introducir mercancías privadas libres de derechos de aduana por un valor de 7.000 USD. Aquí enumeramos de nuevo las demás ventajas:

  • inglés como idioma oficial
  • mayor población católica de Asia
  • alto nivel de seguridad (dependiente de la isla)
  • estándar de vida económico
  • mano de obra altamente cualificada y barata
  • población amigable
  • regulación liberal sobre tenencia de armas/escolarización no obligatoria
  • ingresos extranjeros libres de impuestos

¿Cómo lo ves, es Filipinas un buen destino para ti? Si hemos despertado tu curiosidad puedes seguir adentrándote con nosotros en la madriguera del conejo. Empieza tu viaje aquí.

Y como siempre, si has llegado a un punto en el que necesitas nuestra ayuda siempre puedes contratar una consulta.

¿​Te adentras en la madriguera ​o sigues en el sistema? ​

​Descubre lo que necesitas para ​vivir como quieres, no es tan difícil como te quieren hacer creer.

chevron-down