Si has decidido tener un hijo y quieres aprovechar al máximo tus circunstancias, tanto tú, como tu hijo tenéis muchas y grandes ventajas a vuestro alcance en Argentina.

Argentina ha demostrado ser un destino interesante para más de un aspecto esencial de la Teoría de las banderas. No solo lo decimos por el ascenso a la presidencia del anarcocapitalista Javier Milei, sino también por la opción del turismo de nacimiento que el país ofrece desde hace años.

El turismo de nacimiento se refiere a la práctica de viajar a otro país para dar a luz para que el recién nacido reciba automáticamente la ciudadanía de dicho país. Creemos que los hijos son algo fantástico que te cambia realmente la vida, y nos encantaría saber que planeas tener una numerosa familia. Si ya has decidido ser padre o madre y quieres aprovechar al máximo tus circunstancias, tienes muchas y grandes ventajas a tu alcance: el turismo de nacimiento no solo otorga una nacionalidad a tu descendencia, sino que te la facilita a ti también.

Esto ocurre en algunos países que aplican el principio de ius soli.

En pocas palabras

El ius soli, principio profundamente arraigado en las tradiciones jurídicas occidentales, desempeña un papel crucial en la determinación de la nacionalidad y la ciudadanía de las personas. Es un término latín que significa «derecho de suelo», y concede la ciudadanía a las personas nacidas en el territorio de un país, independientemente de la nacionalidad de sus padres.

Este concepto contrasta con el ius sanguinis, o «derecho de sangre», según el cual la ciudadanía se hereda de los padres y no viene determinada por el lugar de nacimiento.

En nuestra enciclopedia de segundas nacionalidades te explicamos con mayor profundidad este concepto legal.

He aquí las vías básicas y comunes por las que se adquiere una ciudadanía:

  • Ius soli (principio del lugar de nacimiento): como ya hemos mencionado, las personas nacidas en un país que aplica este principio reciben automáticamente su ciudadanía. En muchos casos, los padres pueden obtener un permiso de residencia por turismo de nacimiento o beneficiarse de un procedimiento acelerado para obtenerlo, lo que también abre la puerta a una ciudadanía adicional para los padres en determinadas circunstancias.
  • Ius sanguinis (principio de descendencia): este principio otorga la ciudadanía en base a la nacionalidad de uno o ambos progenitores, independientemente del lugar de nacimiento. También se aplica a los hijos adoptivos. Muchos países con ius soli también aplican el principio de descendencia.
  • Naturalización: si cumples determinados criterios —como el tiempo de residencia, el dominio de la lengua, el conocimiento de la historia y la cultura del país o una buena conducta— puedes obtener la naturalización previa solicitud.
  • Matrimonio: en algunos países, los extranjeros pueden adquirir la nacionalidad más rápidamente o en condiciones más fáciles si se casan con un ciudadano. En España, Portugal o Irlanda, por ejemplo, el período de residencia pasa de los 5 años a tan solo 1 año.
  • Inversión/donación: algunos países ofrecen programas de ciudadanía por inversiones significativas en el país, como compra de propiedades, depósitos bancarios, donaciones o inversiones (empresariales). Nuestra enciclopedia de segundas nacionalidades lo explica todo al detalle.

Fuente: Turismo de parto – Wikipedia, la enciclopedia libre

Azul oscuro: derecho de nacimiento incondicional para las personas nacidas en el país.

Azul claro: derecho de nacimiento con restricciones. Normalmente se exige un período mínimo de residencia en el país o la nacionalidad de uno de los progenitores.

Dicho esto, en el artículo de hoy nos centraremos en la obtención de la nacionalidad argentina por nacimiento. Argentina te permite adquirir el mejor pasaporte de toda Latinoamérica y al mejor precio —con un requisito mínimo de residencia—. Hoy te mostraremos cómo conseguir la residencia argentina no solo para tus hijos, sino también para ti. Como siempre, desde Librestado podemos ayudarte a lo largo de todo el proceso.

Algunas condiciones generales e información sobre la nacionalidad argentina

Los requisitos para la naturalización en Argentina suelen ser bastante sencillos. Se espera que hayas vivido en Argentina durante al menos dos años, aunque este requisito no es realmente necesario si estás casado con un ciudadano argentino o tienes hijos argentinos.

El período de residencia de solo dos años hace que Argentina se corone como uno de los países con procesos de naturalización más fáciles y rápidos del mundo. A pesar de ello, la ciudadanía argentina es irrenunciable en virtud de la legislación vigente. Una vez que obtienes la ciudadanía argentina, serás argentino de forma permanente, independientemente de si adquieres una nacionalidad adicional de otro país o de si vives en el extranjero durante un período de tiempo más largo. No obstante, la nacionalidad múltiple es perfectamente factible. De hecho, la mayoría de los argentinos tienen un segundo pasaporte italiano, español o de otro país europeo —debido a al pasado del país, fuertemente marcado por la inmigración—.

Como extranjero en Argentina, tu obligación tributaria depende de si llevas más de 12 meses en el país. Esta condición es también una de las más singulares del mundo, y hace de Argentina uno de los destinos más «propicios» para que los Perpetual Travellers permanezcan más tiempo sin ser gravados —por regulaciones como la regla de los 183 días o el centro de intereses vitales—. Esto también hace que nuestra propuesta de turismo de nacimiento sea especialmente interesante: no solo la mamá y el bebé pueden descansar durante más tiempo tras el parto, sino que además todo está dispuesto para no desencadenar la tributación argentina siempre que no se superen los 12 meses en el país. La compra de inmuebles en Argentina tampoco suele plantear problemas en este sentido.

Nadie está preparado para lo inesperado

Sabemos que a veces parece exagerado, pero siempre recomendamos tener preparado un plan B, C, D… y así con todo el abecedario. Nunca sabes lo que puede pasar, y cuando se trata de leyes, políticas y normativas, una sola firma realizada por un político mentecato puede cambiarte la vida radicalmente a ti a tus seres queridos.

Cada vez más rusos —de los cuales hay un sorprendente número de mujeres embarazadas— viajan a Argentina a causa de la guerra de Ucrania. Esta inusual circunstancia se ha acentuado aún más tras las sanciones internacionales impuestas a Rusia en materia de desplazamientos.

Solo hay que sumar unos pocos factores:

Guerra + inseguridad + desesperación + búsqueda de vías de escape «rápidas» y eficaces + prejuicios internacionales contra los rusos + marginación total de la sociedad en todo tipo de ámbitos…

… así como otros factores relevantes propios del país:

Argentina permite el turismo de nacimiento + los rusos son bienvenidos y no necesitan visado + los bebés nacidos se convierten en argentinos instantáneamente y los padres rusos también pueden volverse argentinos sin demasiadas complicaciones…

… Estaba clarísimo que esto sucedería.

El valor del pasaporte argentino por encima del ruso queda especialmente patente cuando se tiene en cuenta la libertad para viajar. Con un pasaporte argentino se puede entrar en 171 países sin visado o con visado a la llegada, mientras que un pasaporte ruso solo permite el acceso a 118 países. Un aspecto fundamental es que los argentinos tienen acceso al espacio Schengen y a muchos otros destinos turísticos especialmente populares. A diferencia de los ciudadanos de la UE, el ciudadano argentino también puede entrar en Rusia sin problemas. Además, existen ventajas dentro de la organización sudamericana Mercosur que se obtienen con un pasaporte argentino, aunque la libertad de establecimiento en la mayoría de los países sudamericanos solo se aplica o bien por nacimiento o tras 5 años desde la naturalización —y esto es algo que muy poca gente sabe—.

Otra ventaja es la reputación: los argentinos son predominantemente caucásicos blancos y apenas se distinguen de la mayoría de los europeos. Uno no se siente extranjero en el país y puede identificarse fácil y rápidamente en todo el mundo como argentino. De este modo, evitarás el estigma de los pasaportes caribeños habituales, en los que su adquisición por donación o inversión no se puede ocultar de ninguna forma. Aquí no tendrás que justificarte constantemente al entrar en el país ni en ningún otro contexto.

Nadie puede salvar su país de nacimiento de su situación actual, y nadie puede hacer nada contra los políticos irresponsables de su país que gradualmente devalúan su propia ciudadanía. Por eso nos parece totalmente legítima la adquisición de nuevas ciudadanías, ya sea para rusos, para españoles o para cualquier otra nacionalidad del mundo. Incluso las ciudadanías europeas, comparativamente prestigiosas, pueden verse amenazadas por la devaluación y el empeoramiento de la situación en el viejo mundo. El acceso al ESTA estadounidense para los alemanes, por ejemplo, ya se está tambaleando…

Y esto nos enseña lecciones muy importantes:

  • Nadie sabe realmente lo que va a pasar el día de mañana.
  • Mucha gente ha abierto los ojos y se ha dado cuenta de lo que es capaz de hacer un gobierno (la mayoría de la gente debido a la gestión de la pandemia de coronavirus).
  • Los países se autoproclaman tus protectores, pero en realidad no lo son…
  • Busca siempre opciones (países) que te ACOJAN Y TRATEN MEJOR a ti, a tu empresa, a tu patrimonio, a tus ahorros, a tus bienes, a tus plusvalías, a tus salarios, a tu familia, a tu herencia, etc.
  • El nacionalismo solo es «adecuado» y «satisfactorio» cuando estás en el bando ganador. Si crees que todo está bien, espera a que la situación se de la vuelta y el mundo se vuelva contra ti sin que puedas hacer nada al respecto.
  • Nunca juzgues algo o a alguien basándote en su lugar de nacimiento o en las letritas de su pasaporte

La gente siempre intentará mejorar su vida, ya sea cambiando de casa o de coche para tener más comodidades, o cambiando de país para optimizar sus impuestos y beneficiarse de otras normativas (promulgadas legalmente en dicho país), así como para beneficiarse del turismo de nacimiento, entre otras muchas cosas.

El problema es que lo primero «lo entiende todo el mundo», pero la optimización fiscal suele considerarse moralmente como un delito contra la sociedad, al igual que «utilizar» un país para obtener un pasaporte más interesante que el que se te otorgó por nacer en un lugar concreto.

La pregunta es, ¿por qué cambiar de casa o coche está bien y emigrar no? En realidad, depende de lo que cada uno decida hacer con su vida, y en Librestado te animamos desde siempre a vivir la vida que realmente te pertenece.

Descendencia española y nacimiento en Argentina

Supongamos que te beneficias del turismo de nacimiento y planeas dar a luz en suelo argentino. Si eres progenitor de un niño argentino, puedes solicitar la nacionalidad inmediatamente después de obtener el certificado de residencia.

Desde Librestado te ayudaremos en este proceso, naturalmente. Nuestro paquete incluye tres etapas:

  1. Una sesión de asesoramiento con nuestros abogados para entender completamente todo el proceso.
  2. La solicitud de «Residencia Precaria» (residencia temporal).
  3. El proceso de obtención de la nacionalidad.

Todo el proceso cuesta 5000 USD para uno de los progenitores, y 8000 USD en caso de que quieras la nacionalidad para los dos progenitores. Si deseas más información, ponte en contacto con nosotros.

Naturalmente, también debes tener en cuenta los costes del parto. En los hospitales públicos se pagan 2500 USD por dar a luz, mientras que en las clínicas privadas la cifra comienza en 4000USD por un parto normal sin complicaciones. Si has tenido un seguro médico internacional durante al menos 10 meses, estos costes pueden, como es lógico, quedar completamente cubiertos. Nuestras soluciones de seguros de salud internacionales ofrecen una cobertura adecuada si escoges la tarifa correcta.

Un apunte fundamental: la naturalización en Argentina está regulada por los tribunales, por lo que depende de cuándo consigas una cita con el juez —con nuestra ayuda podrás concertarla mucho más rápido—. Un juez se encarga de examinar las solicitudes de ciudadanía y siempre hay cierto margen de maniobra —entre otras cosas, el juez se fija en la frecuencia con que has entrado y salido del país—. Si concluye que «solo has venido para dar a luz a tu hijo», has presentado la solicitud y después has estado ausente todo el tiempo hasta llegar a la vista… bueno, no podemos garantizar que falle a tu favor. Te recomendamos encarecidamente contar con un tiempo de preparación tanto antes como después del parto.

Contrata una consulta con nosotros y seguiremos planificando cómo adquirir tu nueva ciudadanía, además de crear una estructura fiscal optimizada y preparar la salida fiscal de tu país de origen.

Un inciso importante: si no quieres vacunar a tus hijos, Argentina seguramente no sea una buena opción para ti. Al igual que en Brasil o Costa Rica, los recién nacidos deben vacunarse obligatoriamente contra casi todas las afecciones típicas. A los adultos también se les puede denegar el pasaporte argentino si no tienen la correspondiente cartilla de vacunación. En cualquier caso, la vacuna contra el COVID-19 sigue siendo opcional (tanto para niños como para adultos).

De todos modos, existen diferencias significativas con Brasil, otro país sumamente popular para el turismo de nacimiento. Por ejemplo, y a diferencia de en Brasil, en Argentina no existe un servicio militar obligatorio. Esta es una cuestión nada desdeñable para las futuras madres y padres, y más en un país como Argentina, donde el conflicto de las Malvinas está aún tan presente. Además, puedes beneficiarte de la ciudadanía por turismo de nacimiento en Argentina sin desencadenar obligaciones fiscales. En Brasil, por otra parte, sí suele derivar en gravámenes —lo que no resulta para nada agradable dados los elevados impuestos sobre la renta que aplica dicho país—. El tiempo de espera general en Argentina es también mucho más breve que en Brasil: con los abogados adecuados, se suele obtener la naturalización antes de que el niño y la madre puedan o quieran volver a viajar.

Cómo se benefician los países de «adquirir» nuevos ciudadanos

Los países son como las empresas, y sus ciudadanos son a la vez consumidores y clientes.

Como hablamos de turismo de nacimiento, podemos incluir este «servicio» dentro de la categoría del turismo sanitario. También entendemos los países como empresas que ofrecen servicios cuando nos fijamos en el aspecto del geoarbitraje —viajar a lugares, países o ciudades para disfrutar de mejores condiciones—, ya sea en términos de calidad, especificidad o precio.

Según este reportaje del Buenos Aires Times, el sector del turismo sanitario en Argentina está experimentando un fuerte crecimiento, con un aumento anual del 25%. El país no solo es especialmente popular entre las mujeres embarazadas de Rusia que quieren dar a luz en Argentina, sino también entre quienes buscan realizarse cirugía estética u otros tratamientos clínicos.

El mercado mundial del turismo sanitario genera ya unos ingresos de entre 74000 y 92000 millones de dólares. Cada uno de estos pacientes gastan una media de unos 25000 USD—una cifra muy superior a la de los turistas normales—. Argentina se ha posicionado como el destino preferido, junto con Brasil, para recibir atención médica de primera clase; y se beneficia muchísimo económicamente de este sector.

¿Y por qué no debería Argentina hacer más? Al igual que una empresa quiere atraer a más y más clientes mediante el valor que ofrece, los países también quieren atraer a más «ciudadanos y contribuyentes», y posicionarse mejor a nivel internacional.

Los países también compiten entre sí, ya sea en términos de calidad de vida, presión fiscal, leyes o infraestructuras. Ya hemos elaborado para ti una lista de los 50 «mejores» países en cuanto a presión fiscal, que puedes encontrar en nuestra enciclopedia Librestado del emigrante.

Argentina, que atrae a mujeres embarazadas de todo el mundo deseosas de dar a luz allí, se beneficia de una afluencia de personas dispuestas a «invertir» en servicios y productos locales. La ley de naturalización tras dos años de residencia y el largo plazo que pasa hasta que uno se vuelve un residente fiscal (más de 12 meses seguidos) son también características de lo más atractivas que mejoran la imagen del país. La elevada inflación garantiza un tipo de cambio beneficioso para los extranjeros, lo que convierte a Argentina en uno de los mejores países del mundo en relación calidad-precio.

¿Por qué querrías renunciar a tu nacionalidad?

Como ciudadano europeo, seguramente habrás oído decir que las «ciudadanías europeas» son algunas de las mejores y más fuertes que se pueden tener.

Por ejemplo, los alemanes tienen acceso a 135 países sin visado y a 43 con visado a la llegada (7 países más que el pasaporte argentino). También tienen derecho a entrar y salir libremente del espacio Schengen, al que pertenece Alemania. Ahora bien, imagina que la situación cambia, que la Unión Europea se disuelve y que sus miembros empiezan a cobrar impuestos en función de la nacionalidad —como Estados Unidos— en lugar de hacerlo por la residencia… el «atractivo» de nacionalidades como la alemana o española se disolvería hasta desaparecer completamente.

En medio de la situación actual, en la que los gobiernos europeos luchan contra un enorme endeudamiento y se apresuran a aumentar la presión fiscal, el Estado intenta que todos los ciudadanos dependan de él, para así protegerse de cualquier intento de cambio. Los gobiernos se apresuran a arrebatar a los que todavía tienen, y bajo aplausos de los que ya dependen de ellos, aquello que tanto les ha costado ganar.

El cambio de nacionalidad puede ofrecer la oportunidad de dejar atrás ciertas restricciones fiscales, especialmente para quienes operan a escala internacional o han trasladado su centro de vida al extranjero. Con un pasaporte argentino apenas perderás libertad para viajar —o incluso ganarás ciertos destinos, como es el caso de Rusia—. También se puede conseguir un acceso permanente sin restricciones a la zona Schengen si inviertes en una Golden Visa. Sin embargo, los dos visados Schengen de 3 meses para argentinos deberían ser suficientes para la mayoría de la gente.

Naturalmente, también pueden existen otras razones para querer adoptar otra nacionalidad, como puede ser el estilo de vida y la cultura del país de destino, esto ya dependerá de cada cual.

Concluyendo

Para cualquier cosa que necesites, puedes contar con nosotros pues, a diferencia de tu gobierno, NOSOTROS sí queremos ayudarte a ser más libre. Escríbenos para iniciar el camino hacia una ciudadanía fuerte y segura para ti y tu familia.

——

¿Te ha gustado este artículo? En caso de que necesites nuestra ayuda o quieras apoyarnos, puedes adquirir aquí nuestros productos o servicios.