¿Eres autónomo o empresario online? ¿Tienes clientes en Europa y no te ves en un emplazamiento offshore? ¿Aun así te gustaría minimizar tu carga fiscal sin pagar mucho por ello?

Ya te hemos hablado de un montón de opciones en Europa, pero todavía hay más. Para los pequeños empresarios montar una empresa en Lituania puede ser todo un acierto, en este artículo te explicamos por qué.

Una gran opción dentro de la UE para registrar una empresa como empresario individual

Si resides en la Unión Europea, habrás descubierto que es prácticamente imposible eludir las regulaciones y los impuestos (aunque con la residencia en Chipre puedes acercarte bastante a este sueño y no pagar impuestos), sin embargo, la UE tiene algo que muchos lectores echan en falta en los emplazamientos offshore clásicos: una buena reputación y reglas a menudo más claras.

A quien trata con clientes en Europa no le resulta fácil explicar que sí, que su empresa funciona desde una sociedad offshore en las Seychelles o en el Caribe, pero que aun así es perfectamente de fiar y no tiene nada que esconder.

Puede que no siempre sea racional, pero en muchas personas se disparan las alarmas que hacen que la confianza en la empresa caiga en picado. ¿Voy a contratar servicios o comprar productos a una empresa que trabaja desde una república bananera?

Si no es porque el cliente tiene mucha confianza en la otra parte (aquí los bloggers suelen tener ventaja) o porque su necesidad es muy fuerte, a menudo esto podría ser un problema para cerrar la venta.

Por supuesto, no siempre es así, sobre todo en el caso de los negocios online. Por ejemplo, Librestado no tendría por qué tener reparos al respecto, es natural que un blog que habla de temas offshore tenga su sede en un paraíso fiscal (más bien sería lo contrario lo que debería hacer sonar las alarmas).

Sin embargo, es probable que para muchos de vosotros, lectores de Librestado, la cosa sea diferente, y en estos casos, vender a través de una empresa en la Unión Europea nos da un punto extra de confianza.

Como avanzábamos, hoy hablaremos de Lituania, país de Europa del este que forma parte de la UE y tiene el euro como moneda. Por suerte, en un espacio jurídico armonizado como el de la UE ya no es relevante en dónde se domicilie la empresa, siempre que se halle dentro.

Pese a la unificación política, no hay que olvidar que los países europeos presentan todavía grandes diferencias, sobre todo en la legislación fiscal, algo que ya ha menudo hemos visto cómo podemos aprovechar.

Tener la empresa en Lituania no va a permitirte librarte del todo de los impuestos, tampoco ahorrarte la contabilidad. Sin embargo, como pequeño empresario podrás reducir enormemente la carga fiscal y el tiempo empleado a la burocracia.

Solo tiene una pega: no puedes ganar demasiado dinero.

Sobre emprender en Lituania

Hace no mucho hablábamos sobre las opciones de las que disponemos para constituir una empresa en Estonia, el innovador país europeo que lanzó su servicio de residencia electrónica (o e-residency) y un sistema económico eficiente y con impuestos relativamente bajos.

Como podías leer en el artículo sobre Estonia, se trata de un país interesante para startups o como vehículo para invertir, no tanto para autónomos y pequeños emprendedores.

Lituania sin duda no brilla tanto en el escenario internacional como Estonia, pero, en realidad, tampoco está muy por detrás en cuanto a las opciones a los emprendedores. Desde su independencia de la Unión Soviética, se han desarrollado de un modo formidable.

Gracias a un mercado relativamente libre y a su reducido endeudamiento estatal, el país goza de un buen y sostenido crecimiento, y ofrece posibilidades extraordinarias para los pequeños empresarios.

En un principio, también Letonia era un país interesante para pequeños emprendedores, pero dada su evolución en materia fiscal más bien negativa, ya no lo es tanto (ya sabes que en esto de los impuestos hay que estar siempre a la última, si quieres puedes apuntarte y convertirte en suscriptor para que te ayudemos con ello).

Estos países ocupan los puestos 16 (Lituania) y 19 (Letonia) en el índice de facilidad para hacer negocios de World Bank Group, por tanto, no somos los únicos que decimos que allí no supone un problema registrar empresas y sociedades.

[Por si te ha entrado la curiosidad: no, no hay ningún país hispano hablante entre los primeros 20, España es el primero en el 28 (86 en cuanto a facilidad para empezar un negocio), segundo México en el 49 (90 empezar negocio) y tercero Chile en el 55 (65 empezar negocio). ¿Quizás prefieras una empresa en Reino Unido (puestos 7 y 14) a una en tu país de origen?]

Como pequeño empresario en Lituania puedes ponerte un sueldo bastante elevado; quizás suficiente como para querer seguir siendo pequeño empresario para siempre.

Allí, pagarías solo un importe mínimo de impuestos por tu empresa y no te complicarás la vida con la contabilidad. Además, registrar en Lituania es relativamente fácil y económico. Con unos 200€ ya podrías conseguirlo; una suma pequeña en comparación con los emplazamientos offshore económicos, como Belize y las Seychelles, donde tienes que contar con al menos 1.000€ por la constitución y las tasas, ¡sin olvidar la mala reputación!

Eso sí, ten en cuenta que tener la empresa en Lituania (o el país que sea) no te permite saltarte el impuesto sobre la renta en el país en donde residas. Así, si no has elegido bien tu país de residencia, deberás tributar por tus beneficios.

Si resides en Lituania, el impuesto sobre la renta ya está incluido en la tributación de la pequeña empresa. Es decir, solo pagas impuestos una vez; un buen motivo para trasladar totalmente tu residencia a Lituania o Letonia, algo que es posible sin problemas gracias a la libre circulación de personas vigente dentro de la UE.

Sea como sea, los numerosos convenios de doble imposición firmados entre Lituania y otros países (como también España) te permitirán reducir tu tributación a un nivel muy bajo.

Si sigues estando sujeto a la obligación de tributar en tu país de origen, pero te planteas emigrar en algún momento posterior, podrías dejar los beneficios en la empresa. Esto tiene la ventaja de que, siempre que estos se hayan obtenido en el extranjero (o en internet), no tendrás que abonar el impuesto sobre la renta en tu país de origen.

Montar una empresa en Lituania: otro paraíso para los pequeños empresarios

En este país nórdico no existe un programa especial para micro-empresas propiamente dicho, pero sí privilegios fiscales para pequeñas empresas. Estas pagan, en lugar de una tasa fija del 15%, solamente un 5%. Este 5% se aplica siempre que la empresa tenga menos de 10 trabajadores y no facture más de 300.000€. La forma empresarial lleva el nombre de Small Partnership.

¿Suena demasiado bueno? En realidad, aquí no están incluidos todos los costes. Los gastos de seguridad social de las pequeñas empresas son relativamente altos, con un 37,5%, pero solo se pagan por la mitad de los ingresos y por un importe máximo de hasta 20.700€ al año.

Quien tenga un sueldo alto podrá ganar aquí mucho más dinero y pagar menos que en otros países como Letonia, por ejemplo. Además, la seguridad social en Lituania allí al menos tiene una utilidad real, a pesar de ser estatal todavía no la han llevado al borde de la bancarrota como en otros muchos países (véase España).

Registrar una empresa en Lituania es muy sencillo. Los gastos ascienden a unos 750 euros, según el tipo de empresa que quieras registrar no hay que hacer un desembolso de capital y solo es necesario realizar un proceso de tres etapas. Según el ranking de facilidad para hacer negocios, en 3-4 días habrás registrado la empresa, algo que puedes hacer incluso online. Los impuestos se pagan una vez al año, lo que facilita la contabilidad.

En general, en Letonia también son reducidos los demás impuestos, lo que hace al país muy interesante para una residencia duradera, siempre y cuando el frío no sea un problema para ti.

Así, los impuestos sobre el capital son los segundos más bajos y los impuestos sobre la renta son los más bajos de toda la UE. Por lo tanto, se puede considerar al país perfectamente como un paraíso fiscal, pero sin tener que sufrir sus desventajas. Como miembro de la UE, el país goza de buena reputación, y está en la zona euro. Lituania no se encontrará en ninguna lista negra.

¿Te gusta lo que lees? Adéntrate en la madriguera del conejo y déjanos acompañarte en este camino hacia una mayor libertad personal.

¿​Te adentras en la madriguera ​o sigues en el sistema? ​

​Descubre lo que necesitas para ​vivir como quieres, no es tan difícil como te quieren hacer creer.

chevron-down