Hoy vamos a introducirnos más a fondo en una de las opciones que tenemos para optimizar impuestos, la de constituir nuestra holding en Holanda. También echaremos un vistazo breve a los conceptos más importantes en el ámbito de la optimización de impuestos internacional.

Como quizás recuerdes, ya hablamos hace un tiempo de cómo evitar retenciones sobre dividendos y dónde montar nuestra holding. Quizás quieras echar un vistazo a dicho artículo también.

Muchos países del mundo han suscrito entre sí convenios de doble imposición para evitar la doble tributación de ingresos. Al mismo tiempo, en muchos casos dudosos estos convenios indican a los Estados concluyentemente cómo aplicar el derecho tributario y regulan en caso de doble imposición en qué medida se computan o se eximen los ingresos.

Por otra parte, los convenios de doble imposición juegan un papel en lo relativo a la necesaria sustancia de las empresas si el dueño es residente en un país extranjero. Con una residencia en un país de fuerte presión fiscal es mucho más fácil tener una empresa activa, con oficina y trabajadores, en un país con convenio para evitar la doble imposición que en uno que no lo tenga.

Para entender mejor estos convenios debemos introducir el concepto de la retención en origen. A grandes rasgos, la retención en origen es un impuesto que se impone y se paga en el origen del movimiento de dinero. Las retenciones en origen se aplican tanto a pagos de salida como de entrada.

Muchos la conocen por ejemplo de su broker, que abona automáticamente los impuestos sobre las plusvalías de cotización. La retención en origen varía mucho de un país a otro, desde el 0% hasta más del 40%. Suiza y Estados Unidos son conocidos por imponer una retención en origen muy alta, del 35% y el 30% respectivamente. Aquí es donde entran en juego los convenios de doble imposición, que pueden reducir la retención en origen entre dos países contractuales.

Según el convenio entre Venezuela o España y Estados Unidos, la retención en origen en EE.UU por repartos de beneficios se reduce del 35% al 15% (con México sería el 10%), que además se computan a la carga fiscal en el país de residencia.

En la práctica, si eres socio en una empresa estadounidense y resides en España o Venezuela pagarás un 15% a EE.UU (10% en México). y el resto en tu país de residencia.

Por supuesto que este tema es en realidad mucho más complicado, y además está sujeto a numerosos cambios legales, especialmente en el ámbito de la inversión.

Hoy nos vamos a centrar en el tema de los repartos de utilidades o dividendos desde sociedades de capital. En todos los países con retención en origen la sociedad de capital debe retener impuestos en origen cuando paga dividendos a sus socios y transferirlos luego a la delegación de Hacienda correspondiente.

Las retenciones en origen para sociedades de capital van desde cero, en paraísos fiscales como Chipre, Inglaterra y Malta, pasando por 5% (Bulgaria y Rumania), hasta mucho más del 15% en la mayoría de los países, y en el caso de Suiza pueden llegar al 35%.

Si una sociedad limitada española perteneciera a una sociedad matriz en Chipre, el convenio de doble imposición entre Chipre y España dejaría en 0% la retención en caso de reparto de dividendos.

Afortunadamente, la directiva de la UE sobre sociedades matrices y sus filiales permiten transferir los dividendos a las sociedades matrices libres de retenciones siempre y cuando haya un determinado volumen de participación y un periodo mínimo de posesión. Esto significa que todos los beneficios pueden fluir libres de impuestos desde una sociedad limitada española hacia un holding en Chipre.

Chipre no tiene ningún tipo de retención en origen. Esto quiere decir que, si un socio de Chipre vive en un país sin impuestos (o incluso en el propio Chipre con un estatus non-dom), no pagará impuestos sobre los dividendos recibidos.

Alemania ha sido el único país de la UE que ha logrado con astucia introducir una excepción, imponiendo una reserva de impuestos del 5% sobre los ingresos transferidos en el marco de la directiva sobre matrices y filiales. Esto significa que el 5% de los dividendos transferidos serán gravados en el marco del impuesto de compensación, lo que corresponde a un tipo impositivo efectivo del 1,3%.

En todos los demás países de la UE los dividendos pueden transferirse en principio libres de impuestos si se cumple con la participación mínima.

Chipre y Malta son en la mayor parte de los casos emplazamientos óptimos para una holding, pues allí rigen ventajas similares a las que puede aprovechar un holding de Holanda.

Lamentablemente Chipre y Malta tienen más bien mala fama, se les considera países país de baja presión fiscal impuestos, y geográficamente no siempre está optimamente situados. Además, hay menos convenios de doble imposición con los que reducir la retención en origen.

Por ello, según para algunos casos, puede tener más sentido echar un vistazo a este país en el centro de Europa, Holanda.

Esto, por supuesto, no significa que la holding en Chipre o Malta no valga. Al contrario, en el 90% de los casos serán preferibles a la opción de Holanda, sobre todo si vas a salir de tu país de fuerte presión fiscal.

¿Por qué Holanda? Un paraíso fiscal en Europa

Sobre el papel Holanda no parece necesariamente un paraíso fiscal. El impuesto de sociedades asciende al 25%, y el impuesto sobre la renta puede ser bastante más alto. Pero precisamente esto es una ventaja nada despreciable para los empresarios europeos. Pues en Europa tener una empresa holandesa no se considera recurrir a un país de baja tributación, ya que se abonarían activamente más de un 20% en impuestos.

No ser considerado país de baja tributación reduce en gran medida los requisitos al sustrato de una empresa si se crea con residencia en otro país de fuerte presión fiscal. Si vives en un país cercano a Holanda, simplemente necesitas una pequeña oficina cerca de la frontera, a la cual acudir de vez en cuando.

Precisamente en el caso de una empresa holding, cuya tarea es administrar sociedades y patrimonios, los requisitos al sustrato son menores incluso que en sociedades activas. Dado que una holding no supone mucho trabajo, alcanzaría probablemente con acudir ocasionalmente a la oficina una o dos veces al mes.

En cambio, para una empresa activa no ofrece casi ahorro en comparación con España o Alemania. No obstante, el escaso capital social de 900€ que hay que aportar para constituir una BV –así se llaman las sociedades limitadas holandesas (Besloten Venootschap)– puede resultar interesante.

También hay determinados sectores, como la industria de los complementos alimenticios, cannabis, etc. que se pueden gestionar mucho más fácilmente desde Holanda, porque los bancos y pasarelas de cobro holandeses están no tienen los mismos reparos que en otros países con dichos sectores.

Pero volviendo al tema central de nuestro artículo, las sociedades holandesas también tienen ventajas usadas como holding, ventajas que convierten a Holanda en un gran paraíso fiscal en la UE.

Las holding holandesas disfrutan del llamado régimen de Holding. Esto significa que, por regla general, las ganancias de capital por venta de las filiales está libre de impuestos. En lugar de pagar impuestos de sociedad, el dinero fluye libre de impuestos y retenciones a la holding y desde allí posiblemente a otro sitio.

A diferencia de lo que ocurre en Chipre, como ya hablamos en nuestro artículo sobre cómo evitar retenciones con una holding, Holanda sí impone retenciones a la repartición de dividendos. Sin embargo, estas se pueden reducir considerablemente aprovechando los muchos convenios de doble imposición que Holanda ha suscrito, convenios que incluyen también muchos paraísos fiscales.

Por ejemplo, en lugar de pagar el habitual 15% de impuestos por el reparto de dividendos, se puede aprovechar la existencia de un convenio de doble imposición más bien inusual y transferirlos libres de impuestos a numerosos países sin impuestos como Panamá, los Emiratos Árabes Unidos, Hong-Kong, Malasia o Singapur si se cumplen determinadas condiciones. También con muchos otros países que gravan los ingresos extranjeros, las tasas pueden reducirse considerablemente.

Precisamente con las antiguas colonias holandesas de baja presión fiscal en el Caribe, como por ejemplo, Curazao, se ofrecen excelentes posibilidades. Aquí las empresas solo se gravan con el 3%.

¿Pero por qué hablamos de Holanda si Chipre o Malta son generalmente mejores opciones para una holding?

A parte de lo ya mencionado antes, según el caso y tu país de residencia, Holanda puede ofrecer incluso mejores opciones para crear holdings reconocidas por la Hacienda local que un país de bajos impuestos como es Chipre.

Alguna ventaja adicional de las holdings en Holanda frente a las españolas, por ejemplo, es que el derecho de sociedades en Holanda es mucho más flexible y la agencia tributaria más generosa, algo que no se debe subestimar.

En general, es importante tener en cuenta que una sociedad holding debe estar bien pensada y estructurada desde el principio. Hacer cambios en la estructura o crearla una vez que se tienen sociedades ya operativas solo puede hacerse mediante venta de participaciones, la cual está sujeta a impuestos, o mediante procedimientos caros y complicados como la fusión fiscalmente neutral.

Si tenemos intención de emigrar, tener la holding en nuestro país de origen puede ser un problema. Por ejemplo, en el caso de Chile o España, por mucho que nos trasladásemos a un país en el que los dividendos estén libres de impuestos a nivel personal, la holding en dichos países nos haría una retención en origen, algo que teniendo la holding desde el principio en otro país nos habríamos podido ahorrar.

¿Qué hay que tener en cuenta al fundar una sociedad limitada holandesa?

La sociedad limitada holandesa (BV) es una sociedad de capital. “BV” son las siglas abreviadas de “Besloten vennootschap met beperkte aansprakelijkheid” (sociedad holandesa de responsabilidad limitada). Una BV es una persona jurídica, lo que significa que la BV holandesa tiene derechos y obligaciones independientes. Las participaciones sociales de la BV pueden pertenecer a cualquier tipo de socio (persona física o moral), no hay limitaciones en cuanto a sus países ni al número.

Por lo general, las BV tienen responsabilidad limitada. No obstante, los socios pueden tener que responder de deudas que no han podido satisfacer porque anteriormente se han pagado dividendos a sí mismos. Sobre el abuso premeditado existen regulaciones similares a las de otros países.

Para constituir una BV se necesita la intervención de un notario holandés. Para ello es necesaria una aportación de capital inicial de 900€. El capital social no tiene por qué ingresarse en una cuenta holandesa, en principio también están permitidas otras cuentas.

Al final de cada ejercicio hay que elaborar un cierre de cuentas. También se puede retrasar este plazo durante seis meses. Existe la obligación de publicar el cierre de cuentas anual ocho días después de su aprobación por parte de la junta de socios. En el caso de sociedades limitadas más pequeñas es suficiente con un balance simplificado, y no es necesario un auditor. Se deben realizar auditorías solo a partir de una suma del balance de 6 millones, un volumen de ventas de 12 millones o partir de 50 trabajadores.

En esencia, la holding holandesa no solo presenta ventajas fiscales en comparación con otras sociedades limitada en país de alta presión fiscal, sino que simplifica enormemente la burocracia.

Precisamente por eso vale la pena echar un vistazo más allá de nuestras fronteras. La BV holandesa, en combinación con la directiva de la UE sobre matrices y filiales y numerosos convenios de doble imposición, puede utilizarse como un vehículo óptimo para transferir pagos de dividendos con impuestos optimizados hacia diferentes países del mundo.

Además, es mucho más económica y da menos problemas con residencia en un país de fuerte presión fiscal que una holding similar en Malta o Chipre.

Si quieres conocer qué más opciones tienes para constituir tu empresa, puedes echar un vistazo a nuestra Enciclopedia de Empresas Extranjeras o directamente contratar una consulta Librestado.

¡Porque tu vida es tuya!

¿​Te adentras en la madriguera ​o sigues en el sistema? ​

​Descubre lo que necesitas para ​vivir como quieres, no es tan difícil como te quieren hacer creer.

chevron-down