Dubai en los Emiratos Árabes Unidos

Hemos hablado ya en este blog sobre las ventajas y desventajas de sociedades offshore, también de los cuatro sistemas fiscales en el mundo, y de cómo trasladar tu residencia, algo necesario en caso de que quieras aprovechar al máximo tu empresa offshore, hoy vamos a hablar de una jurisdicción offshore concreta y de cómo montar una empresa en los Emiratos Árabes.

Las jurisdicciones offshore clásicas, como San Vicente o las Islas Marshall son muy útiles en muchos casos, pero tienen algunas desventajas.

En muchos casos no son apropiadas para negocios en los que los clientes necesitan facturas para presentar en Hacienda. Pues por lo general las facturas de Estados offshore no son reconocidas por las autoridades fiscales de Europa continental. Esto significa que el cliente no podrá deducirse impuestos de esa factura, lo que supone una considerable desventaja competitiva.

La manera de evitar este problema con la reputación es sencilla, pero trae consigo nuevos desafíos.

Si fundas tu empresa dentro de la UE, puedes hacerlo aprovechando ciertas ventajas fiscales como ya contábamos en otras ocasiones (Reino Unido, Estonia, Irlanda, etc.), en ocasiones incluso sin pagar impuestos, pero a partir de un determinado volumen de ventas siempre estarás sujeto a la obligatoriedad del impuesto a la cifra de negocios de la UE.

Evidentemente, este es un impuesto que preferirías no pagar, aunque quizás te veas obligado a ello para poder disponer de un número de identificación fiscal europeo (para poder usar Amazon FBA, por ejemplo).

Otra opción es constituir la empresa en Estados Unidos, que sin embargo presentan otras desventajas. Las empresas estadounidenses están sujetas a la obligación de dar información sobre las cuentas (FBAR) y si quieres permanecer exento de impuestos no puedes tener ingresos en EE.UU. (con lo que se pierde acceso a un importante mercado). En EE.UU. también es muy difícil hacerse con una cuenta bancaria de empresa que valga la pena.

Ahora me preguntarás, ¿existe una solución que combine una buena reputación y la posibilidad de facturar con las ventajas clásicas de una sociedad offshore?

Por desgracia no existe esa gallina de huevos de oro en el mundo de las estructuras fiscales internacionales. Siempre existirán ciertas concesiones, al menos en el precio.

Así ocurre con la opción offshore que hoy te presento en Librestado, la de montar una empresa en los Emiratos Árabes. Para muchos casos es la solución perfecta, pero es más costosa que otras y trae consigo ciertos gastos de constitución y mantenimiento.

La reina entre los emplazamientos offshore

La reina entre las jurisdicciones offshore no es ni una isla ni un Estado pequeño. En realidad se trata de uno de los centros financieros más conocidos del mundo, aunque muchos no son conscientes de lo descentralizado del Estado. Claramente, se trata de los Emiratos Árabes Unidos.

Cuando oyes hablar de los Emiratos Árabes posiblemente pienses en Dubai, quizás incluso en Abu Dhabi, pero, ¿has oído hablar alguna vez de Ras al-Jaima?

Ras al-Jaima (o, en sus siglas, RAK) es uno de los siete emiratos de los Emiratos Árabes Unidos. Son monarquías absolutistas hereditarias regidas por los llamados emires, de ahí el nombre del país.

Si bien existe un Gobierno superior para los Emiratos Árabes Unidos (EAU), los diferentes Emiratos son bastante autónomos y deciden sobre cuestiones de gran importancia en el Consejo Supremo con los emires de los otros Emiratos.

Desde 1700, Ras al-Jaima ha estado gobernado por la familia Qasimi, que controla también el Emirato vecino de Sharjah.

Cuando pensamos en offshore, rara vez recordamos a los Emiratos Árabes Unidos. Esto se debe también a que es bastante complicado constituir empresas y abrir cuentas en la región. Durante mucho tiempo no se podía hacer casi nada sin estar allí presente y ganarse la confianza de los lugareños.

Pero entretanto han surgido zonas de libre comercio pensadas para atraer a las empresas extranjeras. Estas zonas de libre comercio ofrecen excelentes posibilidades para emprendedores, también para aquellos que venden productos.

Si constituyes una sociedad en una zona franca, no solo estará libre de impuestos la propia empresa, sino que el fundador y su familia tendrán derecho a una residencia libre de impuestos en cualquier parte de los Emiratos. Para mantener la residencia en los Emiratos Árabes solo tendrá que visitar el país una vez cada 183 días.

Las sociedades de las zonas francas de los EAU son vehículos muy recomendables para la estructuración fiscal internacional, y pronto recibirán la atención que merecen. Sin embargo, exigen unos elevados costes de constitución y administración, hablamos de importes de al menos cinco cifras  (unos 15.000 al año de constitución y la mitad en los siguientes) lo cual no lo hace precisamente económico.

Sobre la reputación de los EAU

Por suerte también puedes aprovechar las muchas ventajas de los EAU pagando mucho menos dinero, ya que la buena reputación de la zona libre de comercio afecta otras opciones en los Emiratos Árabes.

Tal y como ahora sabes, las empresas offshore en Ras al-Jaima no pagan impuestos, sin embargo, el caso de esta zona no es una excepción dentro de los EAU, ya que es una de las pocas jurisdicciones en las que, en general, no se pagan impuestos, sin depender de ninguna ley excepcional aplicable a una zona concreta. Los EAU es uno de los 23 países del mundo en los que no existen impuestos directos.

La diferencia es que no se trata de un Estado como Bahamas, Islas Caimán o Bermudas, lugares en los que no encontramos más que empresas fantasma (sin actividad empresarial real), sino de un país económicamente fuerte con mucha industria.

Los Emiratos albergan varios de los puertos más transitados a nivel mundial, además de multinacionales exportadoras en todo tipo de sectores.

Todo eso hace que la reputación de los EAU sea muy diferente a la de las islas del Caribe y, a pesar de que no todas las zonas libres de comercio alcancen los mismos estándares internacionales, se tolera. Al fin y al cabo, los Emiratos Árabes Unidos son un socio importante para Estados Unidos, Europa y China en la lucha contra el terrorismo islámico.

La RAK International Company

Más allá de la buena reputación (algo fundamental), las sociedades offshore de Ras al-Jaima (RAK) no se diferencian en mucho de las de otras jurisdicciones: Además de la exención fiscal, no existen disposiciones sobre cómo ha de llevarse la contabilidad, ni existen registros públicos obligatorios, ni hay que desembolsar un capital social. El socio y el administrador pueden ser la misma persona, y no tienen por qué tener su residencia en los Emiratos Árabes.

Precisamente en lo referente a la discreción, las empresas de Ras al-Jaima tienen muchas ventajas frente a otras jurisdicciones offshore. Las autoridades fiscales extranjeras intentan en vano encontrar a los derechohabientes económicos de estas empresas offshore. Pues, si bien los Emiratos firmaron el acuerdo de intercambio automático de información, este prácticamente no tiene efectos en la práctica.

Al fin y al cabo, en los aún numerosos huecos están contenidas también las cláusulas que estipulan que las zonas de libre comercio están eximidas de este intercambio. Y precisamente en una de ellas se incorpora la RAK International Company.

También es importante el hecho de que se trata de una International Company (IC) y no de una International Business Company (IBC), lo que consta correspondientemente en los documentos de constitución. Solo con ello la empresa tiene una posición totalmente diferente y no ha de compararse a las numerosas IBCs offshore clásicas de jurisdicciones con peor reputación.

Otra ventaja es que, generalmente, en las facturas no figura IC, sino Limited. Las empresas offshore en Ras al-Jaima se distinguen por ser sociedades de responsabilidad limitada reconocidas mundialmente, empresas que puede facturar sin problemas a empresas españolas, mexicanas, estadounidenses, argentinas o de donde sean.

Esto se debe también a que a menudo no hay ni ganas ni posibilidad de descubrir quién está detrás de una sociedad en Ras al-Jaima, puesto que la dirección de empresa que aparece en la factura rara vez es una dirección en Ras al-Jaima.

En lugar de ello, las agencias de constitución suelen estar en Dubái o Abu Dabi, lugares en los que no existe una legislación offshore.

Las empresas offshore de Ras al-Jaima pueden en la práctica simular una empresa FTZ legítima, como por ejemplo las de Dubái, teniendo allí su dirección comercial.

Es más, existe incluso la posibilidad única de utilizar una jurisdicción diferente a la de Ras al-Jaima para algunos aspectos del negocio operativo, por ejemplo, el derecho de sociedades local.

De esta forma puedes atraer a inversores que no confían en RAK con una legislación diferente, o bien simular legalmente una sede social en otro país. Eso sí, hay que tener en cuenta que las autoridades locales del respectivo país no tienen ningún tipo de obligación de ocuparse de los eventuales litigios si la empresa no fue constituida allí.

A pesar de todo, ten en cuenta que el reconocimiento de la empresa offshore en Ras al-Jaima aunque es mayor que el de las típicas sociedades offshore del Caribe sigue sin estar garantizado (al contrario de lo que ocurre con una sociedad en la zona libre de comercio).

Cuentas bancarias y Paypal para empresas de Ras al-Jaima

Uno de los numerosos motivos para decidirse por una empresa en Ras al-Jaima es la posibilidad de introducirse en el muy estable sistema bancario de la región. Al fin y al cabo, el banking es complicado en los Emiratos y casi siempre es necesario contar con un domicilio para abrir cuentas.

En cambio, con una empresa offshore en Ras al-Jaima podrías abrir una cuenta de negocios en cualquier parte de los EAU y te beneficiarías de las ventajas de la banca en Abu Dabi o Dubái. Esto es especialmente interesante para emprendedores procedentes de países de tradición islámica, por ejemplo, empresarios turcos o marroquíes que a raíz de la evolución política actual tienen grandes dificultades para realizar negocios con Turquía o para retirar su dinero.

Así pues, el país y su sistema bancario son muy estables. Su moneda, el dírham de los Emiratos Árabes Unidos, está directamente acoplado al dólar estadounidense, con una cotización de 1 a 3,6725. Junto con el elevado nivel de confidencialidad, el estándar IBAN y el banking moderno, abrir una cuenta en los Emiratos puede ser muy interesante.

Lamentablemente, es imprescindible estar presente en el momento de apertura y también es esencial tener un contacto personal duradero con los interlocutores del banco.

Quien no desee realizar sus operaciones bancarias en EAU, tendrá más dificultades para abrir una cuenta fuera del país. Esto se debe a que los Emiratos no forman parte de la Convención de la ONU sobre las apostillas para legalizar documentos. Por lo tanto, certificar los documentos de la empresa puede ser una tarea larga y cara, puesto que deben ser legalizados por una embajada.

Quien necesite Paypal para su empresa, habrá acertado con la empresa en Ras al-Jaima. Paypal da problemas en muchos países offshore, no así en este caso. En otras jurisdicciones es difícil cobrar pagos a través de Paypal sin pagar unas altas comisiones. Casi siempre se necesita para ello una cuenta de EE.UU. en caso de no poder aportar una cuenta local.

Si has constituido tu empresa en Hong-Kong, por ejemplo, pero no has conseguido allí una cuenta bancaria, deberías pensarte trasladar tu empresa a Ras al-Jaima, que tiene precios similares, pero es un emplazamiento con muchas más ventajas.

Al fin y al cabo, así podrás transferir saldo de Paypal a cualquier tarjeta de prepago, débito o crédito que poseas.

Constitución de una sociedad en el Estado Emirato Árabe Ras al-Jaima (RAK)

El organismo responsable de la constitución de una sociedad RAK offshore es la RAKIA, la RAK Investment Authority (organismo de inversión). Las International Company (IC) forman parte de la zona franca de Ras al-Jaima, pero se gestionan como no residentes.

En lo que concierne a la administración de la empresa esto significa que la IC-RAK no requiere de presencia física, pero tampoco puede realizar negocios dentro de los Emiratos. Aquel que desee erigir un almacén dentro de la zona franca, deberá recurrir a la sociedad FTZ, tipo de sociedad que posiblemente presente en un futuro artículo.

La constitución no puede tramitarse a través de la Investment Authority, sino que, como es habitual, debe efectuarse a través de una agencia de constitución. Los requisitos para constituir una sociedad en Ras al-Jaima son relativamente estrictos.

Así, para la constitución se exige forzosamente presentar una copia legalizada del pasaporte y el original de una factura de suministro. Hoy en día esto se necesita de todos modos para la mayoría de las cuentas bancarias, pero dificulta más la tarea de constituir una sociedad para aquellos que no tienen domicilio.

Gastos de constitución en Ras al-Jaima con Librestado

Librestado ofrece la constitución de una sociedad RAK offshore por 2.640€. Los honorarios anuales por administración ascienden a 2.020€.

El servicio de intermediación para obtener una cuenta de negocios allí tiene un precio adicional, porque es más costoso debido a los motivos mencionados. Por 565€ adicionales te ponemos en contacto con los siguientes bancos de EAU.

Mashreq Bank (6250€ depósito mínimo)
Noor Bank (2.500€ depósito mínimo)
Emirates N.B.D. (50.000€ depósito mínimo)
RAK Bank (25.000€ depósito mínimo)

Todos estos bancos ofrecen banca online moderna en euros, libras, dólares norteamericanos y dírhams. Sin embargo, por lo general solo podrás obtener tu tarjeta de débito si tienes domicilio en los Emiratos. En cualquier caso, para abrir tu cuenta será necesaria la presencia física.

También es posible obtener cuentas de negocios internacionales.

En lugar de una dirección en Ras al-Jaima, es conveniente tener una oficina virtual en Dubái para obtener aún más prestigio de la incorporación en los EAU. Una dirección comercial con reenvío postal cuesta 355€ anuales, un número de teléfono propio con reenvío de llamadas, 630€.

Ahora solo depende de ti analizar la posibilidad de constitución de tu empresa en Ras al-Jaima y escribirnos si queréis nuestra ayuda.

Una International Company en Ras al-Jaima es una oportunidad excelente, y el país se cuenta sin duda entre las mejores opciones entre las jurisdicciones offshore.

La opción de hacer que la sociedad RAK offshore parezca una sociedad de la zona de libre comercio con residencia en los Emiratos Árabes Unidos, es una gran ventaja que te permite beneficiarte de la reputación de Dubái, que es aún mejor. Pues constituir una sociedad allí es considerablemente más caro.

Cómo registrarse como autónomo en los Emiratos Árabes y no pagar impuestos

Para darte de alta como autónomo y conseguir así el visado en RAK tendrás que pagar unos 18.585 AED (4300€ apróx.) en el primer año. A partir del segundo año son 8935 AED (apróx. 2050€) anuales.

Tendrás que presentar, además del pasaporte y un breve currículo, referencias de 2 clientes o socios (potenciales) y un breve plan de empresa.

Para mantener la validez del visado debes pasar por los Emiratos Árabes al menos 1 día cada 183 días, de forma que no estás obligado a vivir realmente allí. No es tampoco necesario una alquilar una vivienda, de forma que tienes muchos menos gastos fijos que con otras opciones de residencia. El visado se expide con una duración de 2 años y puede prolongarse tantas veces quieras.

El plan para autónomos te permite abrir una cuenta bancaria privada en los Emiratos.

Al contrario de lo que ocurre con buena parte de las sociedades offshore, las facturas expedidas como autónomo en los Emiratos sí son reconocidas internacionalmente.

Sólo tienes obligación de llevar contabilidad con ingresos por encima de los AED 400,000.00 (apróx. 91.000€), ya que en 2018 se introdujo la obligación de cobrar el 5% IVA a partir de este umbral. Eso sí, solo tendrás que cobrar IVA en tus ventas dentro de los Emiratos, no así en las internacionales.

Como residente en los Emiratos puedes ser administrador y/o socio de todas las sociedades offshore que quieras, de forma que en principio no tienes ninguna necesidad de facturar más allá del umbral de IVA.

No tienes obligación de presentar declaración de la renta ni pagar impuestos.

Aunque el visado para autónomos no está pensado especialmente para inversores, ni traders, también estos pueden usarlo para evitar impuestos sobre dividendos o plusvalías.

Conclusión

Como ves, el pequeño pero distinguido Emirato de Ras al-Jaima ofrece todas las ventajas de las sociedades offshore clásicas, además de buen reconocimiento de facturas, muy buenas cuentas bancarias y la funcionalidad completa de Paypal. Esto sin tener en cuenta que incluso te da la opción de registrarte como autónomo, conseguir un visado de residencia y no pagar impuestos tampoco a nivel personal.

Si estás intersado en montar tu sociedad offshore en los Emiratos o darte de alta como autónomo, puedes escribirnos. Y si aun no lo tienes claro y quieres que analicemos tu situación, puedes contratar una consultoría.

¿​Te adentras en la madriguera ​o sigues en el sistema? ​

​Descubre lo que necesitas para ​vivir como quieres, no es tan difícil como te quieren hacer creer.

chevron-down