¿Alguna vez te has preguntado qué es una LLC?, ¿para qué sirve una IBC? ¿o cuál es la diferencia entre estas y una Ltd?

Hoy vamos a tratar las características, ventajas y desventajas de los tres tipos de empresa offshore más populares.

En nuestra última excursión al tema de las compañías offshore ya explicábamos qué es una sociedad offshore. Como recodarás, independientemente de lo que digan los medios, la mayoría de las veces las compañías offshore no son ni ilegales ni ilegítimas.

Si no vives en un país con leyes tributarias internacionales, no tendrás ningún problema para operar con ellas, en caso contrario, probablemente lo tengas más difícil. De todas formas, más difícil no significa imposible, en el artículo sobre leyes tributarias internacionales tienes toda la información que necesitas para evitar problemas residas donde residas.

Por ahora ya sabes lo que es la Teoría de las Banderas y que existen diferentes sistemas fiscales en el mundo, entre ellos, muchos que te permiten vivir sin pagar apenas impuestos.

Sin embargo, seguro que todavía tienes muchas preguntas sobre las posibles estructuras legales de las compañías offshore. Las estructuras más comunes para compañías offshore son:

  • las Sociedades de Responsabilidad Limitada (Ltd por sus siglas en inglés),
  • las Corporaciones Internacionales de Negocios (IBC por sus siglas en inglés)
  • y las Compañías de Responsabilidad Limitada (LLC o LC por sus siglas en inglés).

Por supuesto hay muchas más, pero estas tres son las más populares y que realmente deberías estudiar más a fondo.

Empezaré hablando brevemente sobre algunas de las características de las sociedades en general (en caso de que estés familiarizado con ellas, puedes saltarte esta parte). Entender lo que es una empresa es fundamental para diferenciar lo suficiente entre Ltd, IBC y LLC.

Después de esto, te hablaré sobre las sociedades offshore al detalle y te daré el ejemplo de una jurisdicción concreta. Allí podrías establecer tu empresa rápidamente si así lo deseas (siempre y cuando residas en el país adecuado o seas viajero perpetuo).

Cuando termines de leer este artículo espero haber podido aclarar un poco más las cosas de forma que muchos “secretos” del mundo offshore hayan dejado de serlo para ti.

Características de las sociedades

Aunque han existido conceptos similares a lo largo de la historia, el concepto de sociedad o compañía tal y como lo entendemos actualmente es relativamente joven ya que tiene su origen en Gran Bretaña en el siglo XVI.

Se introdujo para estimular el emergente comercio trasatlántico reduciendo los costes y riesgos. Así nació la idea de responsabilidad limitada y de sociedad.

Desde entonces han cambiado muchas cosas, pero la idea de responsabilidad limitada sigue ahí, por lo que este parece ser el punto más importante que caracteriza a una compañía.

Mientras que los propietarios de las asociaciones personales empresariales son responsables de forma ilimitada, la responsabilidad en las sociedades y corporaciones está limitada al valor de un cierto depósito inicial.

Personas

Las sociedades tienen hoy personalidad jurídica, es decir, son personas (esto no siempre fue así).

Es importante comprender que las sociedades tienen derechos y obligaciones, además de poder tener propiedades, como cualquier otro ser humano.

Responsabilidad

¿Qué significa la responsabilidad en el ámbito de los  negocios? Como decíamos, las sociedades son entidades con los mismos (o parecidos) derechos y deberes que las personas naturales.

Así, la compañía puede firmar contratos, recibir préstamos, endeudarse, demandar a otros y ser demandado, si algo sale mal.

Puedes demandar a la compañía por lo que ha hecho, pero no a su dirección y a sus socios (mientras que estos no estén directamente involucrados en acciones ilegales). Es más, incluso en este caso, únicamente la dirección sería responsable, no así los socios (dueños de la compañía).

Los socios disfrutan de una responsabilidad limitada. Solo se responsabilizan de los actos de su “criatura” con la cantidad inicial depositada al montar la empresa.

Si tienes una sociedad seguramente ya sabías esto y puede parecerte una tontería, pero no lo es.

Existen muchos emprendedores que trabajan en forma de autónomos o parecidos y son totalmente responsables de lo que haga su negocio. Esto significa que un potencial acreedor podría apropiarse de todos sus bienes inmuebles, casa, coche, dinero en sus cuentas bancarias…

Es decir, que lo podría perder todo (cosa que no ocurre si has tomado medidas para proteger tu patrimonio, claro).

Por este motivo, todo trabajador freelance, ya sea asesor o se dedique a cualquier otra actividad, debería ejercer su actividad a través de una compañía que le permita limitar su responsabilidad (o al menos asegurarse de alguna forma).

Propiedad

Las empresas son siempre propiedad de alguien. Aunque las compañías puedan ser dueñas de otras compañías en última instancia siempre existen una o varias personas físicas detrás que son los dueños.

Existen diferentes definiciones del término “propietario” en el caso de las sociedades, pero generalmente se refiere a personas naturales que son propietarias de al menos un 20 a 25% de la compañía.

Las participaciones permiten conocer el grado de propiedad que los accionistas o socios tienen sobre la empresa. Cuantas más participaciones tenga un accionista, mayor es la parte de la compañía que le pertenece.

Las empresas tienen un cierto capital social, en el caso de una IBC podrían ser 100.000$ (por nombrar una cifra) lo que se puede traducir potencialmente en 100.000 participaciones. Sin embargo, no hace falta que el capital social se corresponda exactamente con las participaciones. También pueden ser 500 participaciones a 20$ cada una.

Dependiendo de la jurisdicción, pueden existir diferencias entre el capital social y la cantidad de dinero depositado. En el momento en el que la empresa sale a bolsa esto se va complicando cada vez más.

Diferencias entre la Limited (ltd), International Business Company (IBC) y Limited Liability Company (LLC)

Acabamos de hablar de las tres características básicas de toda compañía: personalidad legal, responsabilidad y propiedad. Ahora vamos a lo realmente interesante, la comparación de las tres estructuras legales offshore más populares.

Mientras que la Ltd y la IBC son bastante parecidas, la LLC difiere algo más de la estructura habitual.

¿Qué es una IBC?

En términos generales, la IBC es una empresa con responsabilidad limitada sin ningún tipo de obligaciones. Es la estructura empresarial más usada en el mundo offshore y se caracteriza por estar exenta de impuestos, de contabilidad (quizás no oficialmente, pero sí en la práctica) y por la anonimidad de sus propietarios.

En lo que se refiere a la estructura interna no hay grandes diferencias entre la IBC y la Ltd. Ambas tienen sus administradores y socios, ambas tienen un capital social, limitan la responsabilidad y comparten muchas de sus demás características.

Aquí tienes ciertas ventajas de las IBC frente a las Ltd:

  • Los administradores no aparecen en ningún registro público.
  • Los socios tampoco aparecen registrados públicamente.
  • Basta con un administrador y un socio (que pueden ser la misma persona).
  • El capital social y la distribución de participaciones pueden fijarse libremente.
  • Generalmente no es necesario depositar más de un dólar del capital social (el resto se queda en una promesa de pago).

Además de las ventajas nombradas, las IBC también cuentan con las siguientes:

  • Ausencia de impuestos de sociedad o exención de los mismos.
  • Regulación mínima o inexistente en lo que se refiere a la contabilidad.
  • No es obligatorio hacer públicas las cuentas.
  • No hay apenas comunicación con la Administración (con el consecuente ahorro de tiempo y dinero).

Una desventaja (generalmente irrelevante) en comparación con la mayoría de las Ltds es que las IBC no pueden operar en la jurisdicción de origen, es decir, si venden en el país en la que se encuentran registradas tendrían que pagar impuestos.

Esta desventaja no suele pesar ya que los Estados en los que constituyes las IBC suelen consistir en pequeñas islas con pocos clientes potenciales.

Otra desventaja más es que según dónde residas, es posible que debido al régimen de transparencia fiscal y a las CFC rules no puedas montar tu empresa IBC sin más, que tengas que crear sustrato empresarial (tener oficinas y director) para que en tu país de residencia no te obliguen a pagar impuestos por ella.

Entonces, ¿qué es una Ltd y cuándo debería optar por ella?

Ahora que hemos visto todas las ventajas de las IBCs, es posible que nos preguntemos por qué querría nadie (residente en un país adecuado) trabajar con una Ltd.

La desventaja de la Ltd es a su vez la mayor ventaja.

Me explico.

Las obligaciones de llevar y mostrar la contabilidad de las Ltd, hacen que su reputación sea mejor (aparte de que la Limited es una forma de empresa más conocida en el mundo de los negocios).

Cuando necesites una cuenta bancaria para tu empresa, trabajar con una Limited te facilitará las cosas.

Por otro lado, cuando las IBC venden a empresas en países de alta presión fiscal o con mayores controles, estas empresas suelen estar obligadas por sus Estados a retener una parte en concepto de impuestos. Es más, en algunos casos no pueden desgravarse las facturas de las IBC (según el país, Hacienda no siempre acepta las facturas de empresas situadas en paraísos fiscales).

Y por último, las Ltd también pueden estar exentas de impuestos. Esto es así sobre todo en los países con tributación territorial, aquellos en los que solo pagas impuestos sobre los ingresos provenientes del país, pero no sobre las ventas en el extranjero.

Hong Kong y Singapur son ejemplos conocidos de países en los que puedes tener una Limited y no pagar impuestos (otros menos conocidos como Georgia o Malasia pueden ser incluso más interesantes).

De hecho, es posible que prefieras pagar algo de impuestos con tu Ltd, en algunos países puedes hacer esto incluso de forma voluntaria. De esta forma los convenios de doble imposición te permitirán disminuir los impuestos que pagas al final en tu país de origen.

Esto es algo que con las IBCs no sueles poder hacer, ya que generalmente solo las puedes constituir en paraísos fiscales, jurisdicciones que no suelen tener estos convenios tan útiles.

Por supuesto, la exención de impuestos de las Limited tiene un precio. Tendrás que llevar tu contabilidad al detalle, es más, en el caso de una Hong Kong Limited incluso tendrás que someter tu empresa a auditorías anuales.

Las autoridades locales son más estrictas y puede que tengas que mantener una oficina real dentro del país, que una dirección virtual o la de la agencia con la que has constituido tu sociedad no sea suficiente.

Como decíamos antes, con las IBC ningún funcionario se va a preocupar de lo que haces ni de tu contabilidad siempre y cuando cumplas puntualmente con los pagos anuales por mantenimiento de la sociedad en la jurisdicción en la que la hayas constituido.

Las IBC no pagan impuestos, pero suelen estar sujetas a tasas anuales (además de la de constitución). Según la jurisdicción de tu IBC pagarás 500 y 2.000 dólares anuales (aquí puedes ver nuestros precios para constitución de una IBC).

Con todo, estas cantidades seguramente estén muy por debajo de lo que si no pagarías en impuestos (sin contar servicios de contabilidad y asesoría fiscal).

Constituir una Limited

El país más común para constituir una Limited es sin duda Reino Unido. Los europeos utilizan a menudo esta opción ya que es una empresa que puedes gestionar sin problemas incluso si vives en países de alta presión fiscal, tales como España, Italia o Alemania.

La Limited inglesa es extremadamente rápida y barata de constituir. Si lo deseas, podemos ayudarte a fundar este tipo de empresa, el precio es de 100 GBP por la constitución y 400 GBP/anuales con todos los formularios y registros necesarios (no incluye contabilidad) aquí tienes toda la información sobre nuestros paquetes para Reino Unido.

Por supuesto, Reino Unido no es la única opción, también puedes optar por montar tu Ltd en Estonia, Irlanda o Malta entre otros.

Constituir una IBC

Como comentábamos más arriba, Librestado también puede ayudarte a constituir una IBC. Sin duda puedes obtener precios más económicos que a través de nosotros si vas a las jurisdicciones offshore y constituyes allí directamente tu IBC, pero para aquellos que quieran ahorrarse el viaje y problemas con la Administración, nuestra ayuda puede ser una opción interesante.

Generalmente, las IBC más baratas cuestan unos 500 dólares en su variante básica, a eso deberás añadirle una cantidad similar en concepto de costes de administración y tarifas anuales. Si además quieres tener una cuenta bancaria (fundamental para recibir pagos de tus clientes), calcula unos 1000 dólares más por la apertura.

Por estos precios, podrás abrir una IBC en el típico paraíso legal con una reputación internacional muy mala, como Belice, las Seychelles o en algunas pequeñas islas caribeñas.

Las características de las IBC en otros países no difieren mucho, pero puedes montarlas en jurisdicciones con mejor reputación. Así, por ejemplo, podrías constituir tu IBC en las Bahamas, Panamá o en las Islas Mauricio (allí la IBC se conoce como Corporación Global de Negocios (GBC2) por unos 1.500 dólares.

La jurisdicción más cara para montar una IBC son las islas Caimán en las que la sola constitución ya cuesta unos 4.000 euros. Las tarifas anuales también son mayores que en otros países, aunque no con tanta diferencia.

Las sociedades más caras en el mundo de la optimización fiscal no son las IBC, sino las Limited. Ya hemos hablado en el pasado de las sociedades en Ras-al-Jaima, en los Emiratos Árabes Unidos donde la constitución te sale por unos 2.700 euros (a lo que tendrás que sumar unos dos mil euros por la administración).

Infórmate detalladamente sobre lo que haces

Antes de constituir tu empresa es importante que te informes. Con informarte no solo me refiero a que compares precios, sino, sobre todo, a que descubras si necesitas lo que la oferta o “paquete offshore” que ha llamado tu atención te está tratando vender.

A menudo las agencias intentan vender paquetes enormes que, aunque funcionen, no son necesarios en esa forma y suponen gastos enormes.

Así que, ten en cuenta que si quieres contrastar tus planes, puedes contratar nuestra consulta independiente (además de informarte a fondo y gratis en el blog Librestado).

Ahora, antes de que te lances a por tu IBC o Ltd, déjame que te hable sobre la tercera opción, la LLC.

¿Qué es una LLC?

La LLC es una mezcla entre la sociedad de responsabilidad limitada y una sociedad personal.

Al igual que las Limited, las LLC limitan la responsabilidad, pero en lugar de constituir personalidad jurídica propia, son transparentes fiscalmente, es decir, los ingresos se tratan fiscalmente como si fueran a parar directamente a los dueños, pudiendo evitar así impuestos sobre dividendos y la doble imposición (se evitan los impuestos en origen).

Propietario(s) de la LLC

La propiedad de una LLC se define a través de un Operating Agreement (convenio operativo). Las LLC no tienen socios ni directores, solo miembros. Estos miembros poseen un porcentaje en la empresa, de forma similar a lo que ocurre con las participaciones.

La gran ventaja de las LLC es la gran flexibilidad que proporcionan en su estructura. Imaginemos que dos personas crean la compañía, Carlos y María. Ambos introducen 10.000 euros en la compañía, pero acuerdan que Maria va a poseer el 75% del negocio. Toman esta decisión porque María va a dirigir el negocio activamente, mientras que Carlos prefiere permanecer fuera como inversor y consejero.

Además, las LLC permiten crear fácilmente estructuras más complicadas. Una LLC con 10 miembros podría repartir 20 “unidades de participación” a cada uno de ellos. Pero a los miembros que vayan a trabajar de forma más activa en la compañía podría darles 20 “súper unidades” que valen el doble que las otras unidades.

Al final las LLC te permiten todo tipo de opciones en este sentido, siempre que esto venga claramente especificado en el Operating Agreement.

Aunque la opción de configurar la propiedad de la LLC como se quiera es muy ventajosa a nivel operacional, estas posibilidades a menudo son vistas por los bancos como un riesgo. Por este motivo, suele ser bastante difícil encontrar cuentas bancarias para las LLC.

En cuanto a la estructura de socios de las LLC también es importante tener en cuenta que, aunque se inventaron como sociedad, también es posible constituir LLC unipersonales (de hecho, constituye la forma más común es Estados Unidos).

Incluso en aquellas jurisdicciones en las que se requiere que existan las LLC tengan un mínimo de dos socios, dado que pueden tratarse también de personas jurídicas, podrías usar otra sociedad de la que seas dueño o contratar a alguien para que conste como socio.

Los impuestos de las LLC

Tal y como avanzábamos más arriba, las LLC son entidades transparentes fiscalmente, lo que hace que paguen impuestos de una forma especial.

Aunque técnicamente es incorrecto decir que están libres de impuestos, en la práctica suele ser así (siempre y cuando residas en un país con tributación territorial o sin impuestos).

En las LLC los beneficios de la empresa van directamente a sus miembros.

Mientras que no quieran explícitamente ser tratadas como una corporación (por ejemplo, en Estados Unidos), las LLC no están obligadas a pagar impuestos de sociedades.

El traspaso directo de los beneficios a los miembros es similar a lo que ocurre en el caso del autónomo. El beneficio tributa a través del impuesto sobre la renta en el país de residencia del socio. Por ejemplo, si la LLC obtiene un beneficio de 100.00 euros, María (75%) y Carlos (25%) tendrían que declarar 75.000 y 25.000 euros respectivamente en sus declaración anuales.

Pero esto es solo en teoría, ya que Carlos y María son listos.

Carlos vive en un país con impuestos territoriales, en el que los ingresos extranjeros no gravan (como en Panamá, Costa Rica, Filipinas, Tailandia o Georgia). María es una Viajera Permanente, vive sin residencia fija y no paga el impuesto sobre la renta en ningún lugar del mundo.

En estos casos, la LLC estadounidense permanece libre de impuestos.

Tampoco han de dedicar tiempo a la contabilidad. Aunque esto varía en función de la jurisdicción, las regulaciones son similares (como ocurría con la IBC).

En principio las LLC deben llevar una contabilidad, pero dado que no están obligadas a mostrar las cuentas ante ninguna autoridad, en la práctica no tienen por qué contabilizar nada.

Con todo, tener una excel con las entradas y salidas de dinero en tu empresa, de modo que sepas qué beneficios o pérdidas tienes y conozcas el estado de liquidez de tu empresa, es algo que a ningún emprendedor ni empresa le vendrá del todo mal, no crees 🙂

Constituir una LLC

Las LLC en EEUU ya no son lo que eran, ya no son tan simples de constituir y administrar como en el pasado y no siempre te permiten ahorrarte impuestos (según lo que busques, las LP en Canadá pueden ser mejor opción).

A pesar de ello, siguen ser mucho más simples y baratas que la constitución de una empresa en Argentina, España o México. Como en el pasado, si cumples los requisitos pudiendo vender a través de ellas en casi todo el mundo sin pagar impuestos (uno de los requisitos es que no tengas clientes en EEUU).

Si quieres constituir una LLC en Wyoming o Delaware, podemos ayudarte.

Otras opciones son las LLC en Nieves y en las islas Cook, muy interesantes para la protección de activos. Por una tarifa de 900$ (+900$ anuales) puedes montar y mantener una LLC con un alto grado de protección y anonimato que se lo pone muy difícil a posibles acreedores acceder a tu dinero.

Ltd vs. IBC vs. LLC ¿Cuál es mejor opción?

Tras esta comparación seguramente sigas sin tener muy claro cuál de estas opciones es la mejor.

Por desgracia, como suele ocurrir en estos casos, la pregunta no se puede responder de forma general, depende completamente de tu situación personal, del tipo de negocio que tengas entre manos, de los objetivos y las preferencias.

La IBC y la Ltd puede ser interesantes para residentes en países con tributación por residencia (en general todas las jurisdicciones europeas) pero sin CFC rules (leyes que dificultan la administración de empresas extranjeras).

Como el beneficio no pasa directamente a los miembros, el beneficio puede retenerse en la compañía y distribuirse en una fecha posterior.

Si resides en un país con CFC rules (como México, España o Argentina), la IBC y Ltd puede ayudarte siempre y cuando tengas en cuenta ciertas limitaciones y seas capaz de crear sustrato empresarial (exista una oficina y director).

Para los que residen en un país con tributación territorial, la LLC, entidad transparente fiscalmente (como explicábamos más arriba), puede ser una gran opción si sus ingresos no provienen de negocios locales.

Ahora, no lo olvides, si quieres que te ayudemos a analizar tu situación, siempre puedes contratar una consulta con nosotros (o si no, puedes seguir empapándote de la temática gracias al blog y los materiales para suscriptores).

¿​Te adentras en la madriguera ​o sigues en el sistema? ​

​Descubre lo que necesitas para ​vivir como quieres, no es tan difícil como te quieren hacer creer.

chevron-down