Presidentes EEUU

En el complicado mundo de los impuestos, los que siguen la teoría de las banderas siempre han de estar al corriente de las últimas evoluciones. Pues tanto las políticas internas como las externas cambian constantemente. No solo cambias las condiciones de las cuentas bancarias, sino también las estructuras empresariales, como las empresas en Estados Unidos US-LLC (Limited Liability Company de Estados Unidos), evolucionan constantemente.

Así ocurrió también con las sociedades en EE.UU. Montar una empresa en Delaware o hacerlo en Wyoming ya no es buena idea, al menos no si lo haces por las razones por las que antes sí lo era.

Las LLC estadounidenses eran un tipo de sociedad muy apreciada y no sin fundamento, de hecho, en Librestado la recomendábamos a menudo, sobre todo para los que estaban iniciándose en el mundo de los negocios.

Yo mismo registré mi primera forma jurídica en Wyoming. ¿En qué otra parte del mundo se podría constituir online en pocos minutos una empresa libre de impuestos y sin contabilidad, que además fuera reconocida en prácticamente todo el mundo?

Que esto no duraría eternamente en un mundo global con represiones cada vez más fuertes, estaba bastante claro. Así, la IRS, la autoridad fiscal estadounidense, resolvió introducir modificaciones esenciales a las LLCs gestionadas por extranjeros. Poco antes, yo disolví mi propia LLC americana en favor de una nueva empresa en Dubái.

A pesar de estos cambios en la legislación, hay muchas personas que siguen constituyendo empresas en Delaware o Wyoming aconsejados por asesores o personas con información que ya no es actual o siguiendo el ejemplo marcado por personas que actuaron así en el pasado.

Al igual que ocurrió en el pasado con la moda de las empresas offshore en Hong-Kong, moda que llevó a empresarios con empresas allí, pero sin posibilidad de abrir una cuenta de negocios (lo cual limitaba en mucho las opciones con dicha empresa), montar en la actualidad una sociedad en Delaware o Wyoming también puede resultar en graves errores si no se cuenta con un asesoramiento individualizado (o al menos, se lee este artículo).

Desde comienzos de 2017, las LLCs ya solo podían permanecer libres de impuestos y de contabilidad en la modalidad de las llamadas Single Natural Owner Disregarded Entities, esto es, todas las LLCs que tienen como miembro a una persona física.

En la medida en que dos personas físicas o una sociedad de capital participe en la LLC, la LLC estadounidense pasaría de inmediato a ser una corporación o sociedad totalmente sujeta a impuestos.

Por supuesto, sin esta información, rápidamente se pasa a la nueva modalidad sin saberlo. Por ello, a todos los que todavía tengan esta estructura les recomiendo que disuelvan rápidamente su sociedad (más abajo hablo de cómo hacerlo).

Por supuesto, si estás pensando en montar una empresa en Delaware o Wyoming, deberías terminar de leer este artículo primero.

Ya existía la regla de que los propietarios de LLCs debían declarar su patrimonio extranjero combinado obtenido fuera de Estados Unidos si superaba los 10.000$ anuales mediante un formulario FBAR, esto es, proporcionar información sobre la situación patrimonial en todo el mundo.

Si bien con las últimas modificaciones las Disregarded Entities todavía están exentas de impuestos (siempre que no tengan ingresos en EE.UU.), estas deben solicitar obligatoriamente un número de identificación fiscal (EIN), llevar su contabilidad y dar a conocer a sus beneficiarios económicos.

Por desgracia, es extremadamente difícil obtener información fiable en Estados Unidos, incluso hablando con la autoridad tributaria y pagando a asesores fiscales. Nadie quiere posicionarse, siempre se remite a un documento de la IRS referente a alguna modificación.

Entretanto queda claro que las modificaciones afectan a todos los que hasta el momento eran propietarios de LLCs estadounidenses dirigidas desde el extranjero.

De todas formas, ya en el pasado estaba claro que constituir una empresa en Delaware o Wyoming no constituía más que una solución provisional. La obligación de revelar las cuentas y, en parte, a la dificultad para evitar ingresos en Estados Unidos, lo convertía en una solución a corto plazo viable siempre y cuando se dispusiera de cuentas bancarias privadas que se pudieran usar para las operaciones de la empresa y que la LLC se utilizase exclusivamente como empresa fantasma.

En la actualidad, la inseguridad jurídica de empresas en EE.UU. se ha vuelto enorme, por lo que desde noviembre 2016 dejé de recomendar la constitución de LLCs.

Los cambios en las LLC americanas (Wyoming, Delaware…)

Concretamente existen tres cuestiones a las que deben prestar atención los propietarios de LLCs estadounidenses. Las modificaciones se aplican desde 01.01.2017 para el ejercicio fiscal en curso y están sintetizadas aquí de forma detallada en inglés.

  1. Debes presentar el formulario 5472 (Information Return of a 25% Foreign-Owned Corporation or a Foreign Corporation), que da información sobre las transacciones con partes asociadas que es obligatorio declarar. Debes dar a conocer a los beneficiarios económicos e indicar un lugar de residencia, algo que puede resultar difícil para los que no tienen domicilio fijo.
  2. Debes llevar una contabilidad (no es necesario presentarla) que proporcione información fiable sobre todas las transacciones de la empresa.
  3. Debes solicitar obligatoriamente un número de identificación fiscal de EE.UU. (EIN) para poder presentar el formulario 5472. La solicitud se presenta con el formulario SS-4.

No presentar este formulario puede conllevar una multa de 10.000$.

El trasfondo de las modificaciones

Hasta ahora, las Limited Liability Companies dirigidas por un socio que fuera persona física residente fuera de Estados Unidos eran clasificadas automáticamente como Disregarded Entities, esto es, eran fiscalmente irrelevantes siempre que no tuvieran ingresos en EE.UU.

Por lo tanto, no tenían que informar sobre su estado ni compartir su contabilidad, lo que hacía de Estados Unidos una jurisdicción muy apreciada, sobre todo las sociedades en Wyoming y Delaware.

Pero, entretanto, también EE.UU. se ha unido a la lucha contra el lavado de dinero internacional y la evasión de impuestos. Así, a partir de otoño también las cuentas de negocios norteamericanas se verán afectadas por el intercambio automático de información de la OCDE. Con todo, son las modificaciones en el estatus de las LLC las que más afectan a los emprendedores extranjeros.

Es más, hasta ahora la IRS no tenía posibilidad de comprobar si había dinero de EE.UU. fluyendo en una LLC, y que por tanto debía haberse tributado. Con la nueva regulación será posible realizar esta comprobación, y se impondrán elevadas multas en caso de incumplimiento.

Detrás de estas noticias más bien negativas se oculta también una positiva: dado que las LLCs se vuelven de este modo menos atractivas para el lavado de dinero y la estafa, ahora está resultando más fácil obtener cuentas bancarias para empresas fuera de EE.UU.

Con los documentos de la sociedad legalizados ante notario es fácil y también recomendable abrir una cuenta de negocios SEPA muy buena y económica en Paysera Lituania.

¿Qué opciones tienes si eres dueño de una LLC en Estados Unidos?

Si posees una LLC, seguramente te estarás preguntando qué hacer ahora. En principio debes decidir si deseas mantener tu sociedad en Estados Unidos o no.

Si quieres seguir, deberías dar rápidamente los pasos arriba explicados. Desde Librestado NO podemos ayudarte con el complicado sistema fiscal estadounidense. Tampoco te aconsejo acogerte a ninguna solución lowcost.

Lo más acertado sería consultar con un CPA cualificado (Certified Public Accountant) en Estados Unidos. Pero en principio también es posible presentar uno mismo los formularios requeridos.

Una opción podría ser cambiar la residencia de la LLC trasladándola a las Islas Marshall, Belize o los Emiratos Árabes Unidos.

En caso de que hayas constituido tu LLC a través de agencias low-cost por 150$ posiblemente ni siquiera te hayan informado de los cambios. Deberías liquidar tu empresa lo antes posible para evitar mayores complicaciones y montar una sociedad nueva en otro lugar. Por suerte, liquidar una LLC es bastante sencillo.

Alternativas para una nueva constitución

Si necesitas una nueva sociedad, puedes echar un vistazo a las opciones que describo en el blog, seguro que encuentras más de una que te puede interesar.

Quizás quieras descargarte el ebook gratuito “Claves a la hora de elegir el lugar donde montar tu empresa”.

Una vez que tengas una idea sobre lo que podría funcionar, te recomendaría una sesión de consultoría conmigo, aunque también la más económica verificación de datos puede valer.

Quienes apreciaban la sencillez de las LLC estadounidenses lo mejor que podrían hacer es cambiarse a una LP en el país vecino del norte, Canadá, que funciona exactamente igual pero tiene las ventajas de un país con buena reputación y ofrece mejores opciones para abrir cuentas bancarias. Eso sí, la LP no limita la responsabilidad y además es necesaria una inversión de unos 2.000$ para su constitución.

Otra opción es obtener una residencia en la UE totalmente libre de impuestos en Chipre a través de una sociedad colectiva.

La reforma fiscal de Estado Unidos bajo Trump

En Estados Unidos gobierna actualmente un presidente que nadie esperaba y que está planeando una reforma fiscal bastante revolucionaria. Es de esperar que los impuestos bajen, pero, ¿es en general una reforma buena para los extranjeros dueños de LLCs?

Tal como están las cosas ahora, hay al menos una persona a la que la reforma le vendrá bien: el propio Trump.

El presidente tiene participaciones en 400 LLCs, por lo que naturalmente querrá reducir su carga fiscal, algo que tendrá consecuencias fatales para las Disregarded Entities.

Hasta ahora las LLC tributaban en general como sociedades personalistas con tipos de impuestos sobre la renta elevados. En cambio, con la reforma fiscal prevista, todas las LLC americanas, sin excepción, estarán sujetas a una tasa fija del 15% o el 20%.

Lo que beneficia a unos perjudica a otros. Las Disregarded Entities, es decir, las LLC dirigidas desde el extranjero, sin ingresos en EE.UU., pasarían de repente a estar sujetas a este impuesto.

No se descarta que Estados federales como Delaware y Wyoming puedan hacer excepciones, pero esto es algo que todavía no ha sucedido. En este sentido solo podemos esperar y observar.

Con todo, para la mayoría de autónomos y pequeños empresarios lo más acertado a largo plazo es evitar constituir sociedades en EE.UU. Al fin y al cabo, existen múltiples alternativas más seguras y que exigen un esfuerzo burocrático mucho menor que la administración de empresas allí.