En Librestado ya hemos hablado a fondo sobre la situación tributaria de las criptomonedas, en torno a las que existe una gran incertidumbre hoy en día. ¿Se les aplica el IVA o no? ¿Dejan de estar exentas de impuestos después de un período de tenencia de un año? ¿A qué impuestos se las somete pasado este periodo?

No hay forma de responder a estas preguntas de manera concluyente, pero uno se puede acercar a la respuesta si vemos cómo es la fiscalidad en el caso de la inversión y el trading clásico, un campo que existe desde hace ya más tiempo.

Desde antes de que existieran las criptomonedas, autónomos y empresarios han buscado vías adicionales para incrementar su patrimonio personal. Ya sea mediante bonos o acciones, fondos indexados u opciones, futuros o en Forex. En los mercados mundiales existen numerosas formas de ganar dinero de manera rentable, o de perderlo.

Hoy en Librestado queremos clarificar la situación fiscal para quienes han hecho de estos temas su profesión: los traders profesionales.

Eso sí, también los inversores privados pueden sacar provecho de este artículo, teniendo en cuenta que su situación suele ser mucho mejor que la de los traders profesionales. Pues como ya decíamos en el artículo sobre la fiscalidad de las criptomonedas, en muchos países las ganancias de capital quedan libres de impuestos, aunque solo si no se considera un negocio o trading profesional.

Entendiendo las diferencias entre el trading de acciones privado y el profesional/ comercial

En un principio, muchos países pueden parecer perfectos para los day traders. Por un lado los países non dom, Irlanda, Inglaterra y Malta, que no imponen impuestos sobre los beneficios procedentes del extranjero que no se introduzcan en el país, y por otro lado otros que eximen de impuestos los beneficios obtenidos en bolsa, como ocurre en Suiza, Luxemburgo o Bélgica.

Sin embargo, las apariencias engañan. Ninguno de estos países europeos son buena opción para los traders profesionales.

Esto se debe a que la exención de impuestos sobre los beneficios en bolsa solo se aplica a quienes no se dedican profesionalmente al trading en los mercados globales.

Los que han convertido el trading en su profesión deben abonar en estos países considerables impuestos sobre la renta y/o cotizaciones a la seguridad social. Impuestos que en muchos casos pueden reducir registrando sociedades para su actividad.

En el caso de los países del Benelux, los períodos de tenencia mínima de 6 a 12 meses suponen un primer obstáculo para los traders que hacen operaciones a corto plazo.

En general, aparte del periodo de tenencia, hay otros muchos factores esenciales que determinan si el comercio en los mercados internacionales es profesional y comercial o si se considera privado.

Entre ellos se cuentan principalmente:

  • Número de operaciones al día/ semana/ mes/ año
  • Como ya decíamos, el período de tenencia de los productos financieros
  • Complejidad de los productos financieros negociados
  • Número de plataformas de trading utilizadas
  • Relación de capital propio con capital ajeno, financiación mediante créditos
  • Nivel de beneficios y relación con otros ingresos (¿supone el trading la vía principal de entrada de ingresos?)
  • ¿Cuál es tu actividad principal, tiene que ver con la inversión?
  • Actividades adicionales relevantes relacionadas con el trading (¿eres también asesor, analista, escribes en una publicación sobre inversión…?)

El hecho de que se de alguno de los factores indicados no te convierten automáticamente en trader profesional. Al final el factor decisivo es siempre la situación global del individuo.

Invirtiendo en productos financieros de alto nivel de riesgo el trader puede estar obteniendo beneficios bastante más elevados que con otras inversiones más conservadoras. Sin embargo, si solo utiliza un broker, compra acciones únicamente un par de veces al mes y trabaja a tiempo completo en algo que no esté relacionado con la inversión, es poco probable que se le considere un trader profesional a efectos fiscales.

Y por otro lado, sí se le podría considerar trader profesional a efectos fiscales aunque solo realice unas pocas operaciones al año bien calculadas, si son su única fuente de ingresos o si se trata de una actividad complementaria próxima a la principal, que podría consistir por ejemplo en la gestión de una publicación de finanzas o en asesoramiento a inversores.

A menudo existe una considerable incertidumbre legal que deberías despejar desde el principio con un asesor fiscal local especializado y consiguiendo el visto bueno de Hacienda (de ser posible).

El típico day trader puede partir de que se le clasificará como trader profesional, fiscalmente hablando. Esto puede implicar muchas otras regulaciones, además de una situación fiscal menos conveniente. En este artículo nos centraremos en la parte fiscal.

Residencia en países «no convenientes»: ¿qué hacer como trader profesional?

Entendemos como países «no convenientes» para traders profesionales aquellos que aplican impuestos al trading profesional de productos financieros.

Aunque no puedas o no estés dispuesto a trasladar tu residencia, sigues teniendo maneras de optimizar tus impuestos como trader profesional (por supuesto, más complejas, arriesgadas y costosas que si sí puedes trasladarte).

Una opción interesante puede ser Suiza, que a pesar de cobrar un pequeño impuesto, en principio no penaliza el aumento de patrimonio con grandes tributos, ya que exime de impuestos a los beneficios en bolsa.

Esto es así siempre y cuando no pasen a considerarte trader profesional, algo que en Suiza puede ocurrir con relativa facilidad. En ese caso, no solo tendrás que pagar el impuesto sobre la renta a nivel de la confederación, el cantón y el municipio de residencia, sino deberás también pagar seguridad social allí, algo poco habitual para traders.

De esta manera, el paraíso fiscal suizo puede llegar a convertirse en un abrir y cerrar de ojos en pesadilla fiscal.

Por suerte, Suiza todavía sigue siendo un país muy descentralizado, y mudarse al municipio de al lado no supone grandes inconvenientes. Esto es así sobre todo en el caso de sociedades  a las que la competencia fiscal entre cantones y municipios suizos les sigue ofreciendo ventajas.

Registrando tu sociedad en un municipio vecino puedes reducir la tributación a un aceptable 12 a 15%, incluso puedes ponerte un pequeño salario sobre el que pagarás impuestos similares.

La estrategia a seguir por parte de los traders de profesión en otros países favorables fiscalmente es parecida.

Así, aunque el régimen non-dom de Malta permite incluso introducir ganancias de capital en el extranjero libres de impuestos, allí también existe esta clasificación como trader profesional.

Si se te considera trader profesional en Malta, se argumentará que, como resides en Malta, los beneficios suponen ingresos nacionales. La situación es similar en los otros países non dom, como Irlanda y Reino Unido.

Con todo, si a pesar de ello te gusta Malta y quieres residir allí, puedes reducir tu impuesto efectivo al 5% en cada operación haciendo trading a través de un holding maltés. Podrías hacer algo parecido mediante una Ltd. en Irlanda o Inglaterra, tendrías así una carga fiscales del 12,5% y el 18% respectivamente.

Para evitar el impuesto sobre la renta y las aportaciones a la seguridad social te puedes poner el sueldo mínimo y llevarte la mayor parte de beneficios vía dividendos.

En general, esto se aplica a todos los países con tributación universal, en los que pagas impuestos sobre los ingresos obtenidos en cualquier parte del mundo. Trasladar el capital de inversión a una sociedad sale al final mejor porque el impuesto sobre sociedades es por lo general más bajo que el impuesto sobre la renta o el impuesto sobre ganancias de capital, lo que puede marcar una gran diferencia si tienes muchas y grandes operaciones.

En países en los que no se aplican CFC rules (reglas que se aplican especialmente en los ingresos pasivos, tales como beneficios en bolsa y en general trading), hacer trading a través de una sociedad offshore es la mejor opción para evitar impuestos legalmente. Por si te lo preguntabas, en México, Argentina, Chile y España, sí se aplican estas reglas.

Eso sí, hay que tener en cuenta que no solo están las CFC rules, también nos encontramos con las reglas de administración efectiva (test de residencia) existentes en gran cantidad de países.

Así, si resides fiscalmente en Holanda o Suiza, a pesar de que todavía no haya CFC rules en estos países se podrían considerar tu sociedad extranjera como residente en el país en el que resides simplemente porque la empresa se dirige desde allí.

De todos modos, siguen existiendo algunos países con tributación por residencia en los que apenas existen regulaciones al respecto.

Aquellos que residan u operen desde los países del este de Europa, tales como Bulgaria, Rumania, República Checa o Croacia, todavía podrán gestionar sus ganancias de forma segura a través de empresas extranjera.

Lo mismo ocurre en la mayoría de países en desarrollo. Lo único que sí tendrás que hacer en todos estos casos es ponerte un sueldo o distribuir un mínimo de beneficios y tributarlo según las tasas aplicables.

¿Es Chipre una buena opción para traders profesionales?

Chipre goza de una creciente popularidad entre los traders, y esto no solo por su agradable clima mediterráneo.

En particular, la exención de impuestos a los beneficios en bolsa lleva muchos años atrayendo a la isla rentistas acaudalados e inversores, mucho antes de que Chipre se volviera todavía más atractivo gracias al programa Simply Non Dom que permite hacerte residente sin tener que registrar una sociedad.

Los beneficios en bolsa suelen estar exentos de impuestos en Chipre, también para los residentes normales. El Programa Non Dom chipriota exime además de impuestos los ingresos por intereses y dividendos tanto nacionales como extranjeros.

Pero no conviene alegrarse demasiado tiempo. Aunque Chipre en general no presupone que todos los traders realizan esa actividad profesionalmente, no todos los beneficios están automáticamente exentos de impuestos.

En Chipre, la exención de impuestos sobre los beneficios en bolsa se refiere únicamente a todo lo que se suele definir como “securities”. Entre estos valores se cuentan actualmente:

  1. Acciones ordinarias (ordinary shares).
    2. Acciones de fundador (founde’r shares).
    3. Acciones de preferencia (preference shares).
    4. Opciones en valores (opciones en títulos).
    5. Títulos de deuda (obligaciones).
    6. Bonos.
    7. Posiciones descubiertas en valores (short positions on titles).
    8. Contratos a plazo en valores (futuros / contratos a plazo en títulos).
    9. Swaps de títulos (swaps on titles).
    10. Documentos de depósito de valores (depositary receipts on titles), tales como ADR y GDR.
    11. Derechos de recuperación de garantía sobre bonos y obligaciones que no incluyen los derechos de interés en estos productos (rights of claim on bonds and debentures).
    12. Intereses en índices de valores para casos que representan valores (participaciones de índice solo si representan títulos)
    13. Valores repo (repurchase agreements or Repos on titles)

En un gran número de casos, las opciones comerciales definidas como «securities» deberían ser suficientes. Sin embargo, hay algunas excepciones importantes.

En particular, el mercado forex y las opciones binarias están sujetas a los impuestos corporativos normales del 12,5%.

Las criptomonedas aún no cuentan con una regulación definitiva en Chipre. Es de esperar que aquí se aplique un impuesto parecido al que se aplica a los que operan forex.

Sin embargo, Chipre es y seguirá siendo un excelente lugar para los traders de criptomonedas porque, gracias al régimen non dom, pueden hacer trading fácilmente a través de una empresa extranjera.

Lo mismo se aplica a los traders en forex y todos aquellos cuyas opciones de trading exóticas no disfrutan de la exención de impuestos sobre los beneficios en bolsa.

Como non-dom en Chipre puedes tener una empresa extranjera libre de impuestos y repartir en cualquier momento beneficios en forma de dividendos libres de impuestos (dependiendo de la ubicación de la sociedad extranjera ni siquiera será necesaria una contabilidad).

Para convertirte en residente non-dom en Chipre tienes dos opciones.

Puedes registrar una sociedad o actividad que pague las contribuciones sociales mínimas anuales. Esta opción funciona incluso si no realiza en realidad ninguna actividad.

O, si quieres ahorrarte la seguridad social (16,8% del salario mínimo de aprox. 8500€) y usar un seguro privado, puedes como alternativa solicitar ser un High Net Worth Individual. Para ello, necesitas demostrar un salario mensual de 6000€ durante un periodo de 3 meses y tendrás que pasar en Chipre un mínimo de 6 meses al año (en lugar de los 60 días a los que estás obligado si pagas seguridad social).

En cualquier caso, además necesitarás un contrato de alquiler anual y un seguro de salud privado.

Sobre los países con tributación territorial

El trader dispone de una mayor flexibilidad en los países con tributación territorial o de nula tributación. A menudo en estos casos ni siquiera necesitas residir físicamente ni tener una vivienda en el país.

Es importante en este caso elegir un país que aplique la tributación territorial con cierta flexibilidad.

En Hong Kong y Singapur, por ejemplo, los ingresos obtenidos dentro del país acaban tributando de forma parecida a lo que ocurre en Malta (teniendo en cuenta desde dónde se realiza el trabajo).

Sin embargo, la mayoría de países con tributación territorial solo presta atención a la fuente de ingresos (no al lugar desde el que se hace el trabajo o dirección). Todo lo que proviene de una fuente extranjera estará en general exento de impuestos. En estos casos el trader simplemente deberá evitar usar un broker en su país de residencia.

En este sentido, algunas de las opciones más interesantes son Panamá, Costa Rica, Paraguay, Georgia, las Filipinas, Malasia y Tailandia.

Una alternativa interesante también son los Emiratos Árabes Unidos. Allí, a cualquiera que registre una sociedad en la zona de libre comercio se le otorga una visa de residencia.

No hace falta usar la sociedad en Emiratos de forma activa, lo que la hace interesante para algunos traders, ya que les sirve para acceder al país pero pueden seguir realizando el trading como persona física. Los costes ascienden a alrededor de 12.000€ el primer año y 7.000€ a partir del segundo año.

También puedes optar por el alta como autónomo en los Emiratos. En este caso los costes ascienden a 4.300 € el primer año y 2.050 a partir de entonces. Esta opción también te da derecho a visa de residencia allí.

El requisito en cualquiera de los casos es pasar por los Emiratos cada 183 días como mucho, lo que suele ser bastante fácil de cumplir ya que hay muchos vuelos hacia o desde Asia que pasan por Dubai.

Por cierto, Georgia también ofrece una opción parecida a la de los autónomos en los Emiratos.

Casi se me olvidaba. Si estás interesado en registrar una sociedad o tramitar la residencia en cualquier de los países hasta ahora nombrados puedes escribirnos.

¿Es preferible optar por una sociedad en el extranjero o por una fundación?

Independientemente del país que elijas para tu residencia, contar con una sociedad o fundación puede tener ciertas ventajas. De esta forma puedes administrar tus bienes a través de una entidad jurídica independiente, que a menudo ofrece anonimato y te ayuda a proteger mejor tus activos.

Son muy populares a este fin las sociedades offshore, pues destacan por su sencillez (no tienes que presentar la contabilidad ni se las somete a ningún tipo de control) además de la exención de impuestos. Ten en cuenta que la contabilidad de un negocio de trading puede ser muy complicada.

La mayoría de sitios offshore apenas presentan diferencias en la legislación y en los costes. A los que trabajen con cripto les merece la pena elegir jurisdicciones donde las criptomonedas están lo suficientemente reguladas y, por tanto, se sepa a qué atenerse.

Podrás estar totalmente tranquilo respecto al trading con cripto sobre todo con sociedades en Belice y Gibraltar (también en Hong Kong). Estos países además son perfectos para otras formas de negocio con cripto.

En casos excepcionales puede tener sentido hacer trading a través de una sociedad residente en un país en el que sí pagues algo de impuestos, pues solo así podrás hacer uso de los convenios de doble imposición, que en ocasiones te permiten evitar o reducir las retenciones sobre dividendos.

Quien apueste en gran medida por cobrar dividendos sobre sus acciones, debería fijarse en las retenciones teniendo en cuenta tanto su lugar de residencia personal como el de la sociedad (abajo tienes más información sobre esto).

En lugar de usar una sociedad, también puede tener sentido gestionar los bienes a través de una fundación o un trust (fideicomiso).

El nivel de protección de tus activos es mayor con las fundaciones que con las sociedades (recuerda las fundaciones no son propiedad de nadie).

Aunque las fundaciones no pueden tener actividad comercial directamente sí pueden gestionar bienes. Eso significa en realidad que, por lo general, permiten aprovechar todas las posibilidades del mundo del trading y la inversión.

De forma parecida a una empresa, una fundación también puede abrir cuentas en bancos y brokers y, con la ubicación adecuada, se puede dirigir de forma casi tan flexible como una empresa.

Dispondrás de la mayor flexibilidad sobre todo en lugares como Panamá, las Bahamas y la Isla Nieves, jurisdicciones en las que puedes registrar tu propia fundación por muy poco dinero (en el caso de Panamá tenemos socios con los que te podemos poner en contacto para el registro).

El fundador y el patronato de la fundación son puramente formales y son puestos que generalmente y para mayor anonimidad son asumidos por fiduciarios. Solo son importantes los beneficiarios y el «protector» de la fundación, persona que regula sus asuntos. Éste último suele ser la misma persona que registra la fundación.

Mientras la fundación sea «abierta», se podrá disolver en cualquier momento y se podrán modificar los estatutos. Este es el modus operandi normal que permite la mayor flexibilidad.

Por desgracia en los países de alta presión fiscal los bienes de una fundación abierta (transparente) se atribuyen a los beneficiarios. En estos casos, la fundación solo tiene sentido desde el punto de vista de la protección de activos.

Para obtener beneficios fiscales la fundación debe ser «cerrada». En este caso, se debe prestar gran atención a la redacción de los estatutos de la fundación, ya que una vez escritos ya no se podrán cambiar y se mantendrán así durante generaciones.

En los países que mencionaba (Panamá, etc.) los activos aportados a la fundación se encuentran totalmente protegidos a partir de los 3 años desde que fueron aportados, protegidos también ante posibles demandas y fallos judiciales. Este plazo aumenta hasta los 10 años en muchos países europeos.

Por supuesto no hemos de olvidar que el anonimato también supone protección, un tipo de protección con el que las fundaciones cuentan ya mucho antes.

El beneficiario puede disfrutar de los bienes de la fundación y/o recibir ingresos periódicos según las reglas definidas en los estatutos de la fundación. La tributación de estos ingresos o del derecho de uso dependerá del país de residencia. 

Resumiendo, las fundaciones usadas como aquí hemos expuesto tienen sentido para cualquier persona que a lo largo de su vida cuente con cantidades de más de seis dígitos.

Como te contaba, no es necesario ser multimillonario para que tenga sentido registrar una fundación. Existen opciones muy buenas, como las fundaciones privadas panameñas con un coste de 2.500 € en el primer año y solo 600 € a partir del segundo.

¿Por qué optar por una burocrática y compleja fundación familiar en Liechtenstein por 20.000 € al año, si se puede crear una mucho más fácil y barata en otros lugares?

La ubicación adecuada para el broker

Volvamos ahora al tema central de nuestro artículo. Aclaradas la residencia personal y la forma jurídica de la sociedad, aún nos queda elegir el mejor broker para nuestro caso.

Además de tener en consideración la seguridad del dinero, las tarifas y las opciones (además de las características técnicas), la ubicación también es muy importante. En la mayoría de los casos los brokers se encuentran en paraísos fiscales en los que las condiciones son especialmente atractivas.

Es importante que en lo posible elijamos un broker en una ubicación que no aplique retención en fuente.

Las retenciones en fuente se aplican, como su nombre indica, en el lugar del que sale el dinero. Es decir, el broker las aplica automáticamente sobre tus beneficios ahí donde corresponda.

Así, si tu broker se encuentra en EEUU, te retendrá automáticamente un 30%. Si residieras en México fiscalmente y lo certificaras ante el broker, podrías acogerte al convenio entre los países de forma que te retengan un 10%. Como residente en España sería un 15% (si te encuentras en Chile o Argentina, por ejemplo, no contarás con ningún convenio para reducir la retención sobre dividendos).

Al contrario de lo que ocurre en EEUU, existen algunos países que no aplican retenciones en fuente a los que tienen su residencia en el extranjero.

Te sorprenderá saber que en este caso Alemania y Austria también son paraísos fiscales. Las personas con residencia en el extranjero que certifiquen su no-residencia en caso de que así se les solicite pueden utilizar brokers alemanes y austriacos sin que se les aplique retenciones sobre sus beneficios en bolsa (en caso de plusvalías e intereses).

Si se trata de ingresos por dividendos, la cosa es algo más complicada.

Los dividendos en acciones están en algunos casos sujetos a una triple imposición: en el país en el que se encuentra la sociedad de la que participas, en la ubicación del broker y en el país de residencia.

Para no tener que pagar impuestos por partida triple, existen tratados de doble imposición que, en primer lugar, regulan la competencia fiscal y, en segundo lugar, pueden reducir la retención en la fuente como avanzábamos en el ejemplo de más arriba).

Puede ser importante tener en cuenta los acuerdos internacionales, sobre todo si vas a cobrar dividendos desde países con altos impuestos en fuente tales como Suiza o Estados Unidos.

Por lo general, la ubicación del broker no es algo de lo que preocuparse, ya que la mayoría de ellos están localizados en países sin retención en la fuente.

En Europa los brokers suelen optar por Reino Unido, Suiza, Holanda, Luxemburgo y Chipre; en Asia Hong Kong y Singapur; en América por Bermudas, las Bahamas y Panamá. Debes prestar

En esta ocasión no vamos a hacer una comparación detallada de los distintos brokers. Pero te exponemos una opción interesante de 3 brokers diferentes para la gestión de activos.

Por un lado DEGIRO, un broker sencillo y económico para el trading con acciones y fondos indexados, ubicado en los Países Bajos.

Luego para el trading más avanzado Swissquote en Reino Unido (Forex) e Interactive Brokers de Hong-Kong.

Si resides en Europa, Interactive Brokers te abrirá una cuenta en Reino Unido (de forma que se compartirá toda tu información fiscal), sin embargo, puedes optar por el emplazamiento en Hong Kong si te registras directamente a través de su web allí.

Retención en fuente y Convenio de Doble Imposición

Finalmente, tratemos brevemente el problema de las retenciones en fuente sobre dividendos, un tema bastante complejo y de difícil solución (tanto es así que deberías tener la retención en cuenta a la hora de decidir si inviertes en una empresa u otra).

Hasta ahora, las retenciones sobre dividendos han sido sobre todo un problema en Estados Unidos, con una retención en fuente del 30%.

Sin duda, a partir de ciertas cantidades, puede valer la pena optimizar las retenciones en fuente.

En el caso de tener residencia en un país de la UE, los convenios de doble imposición suelen reducir las retenciones al 15% si recibes los dividendos desde Estados Unidos, pero la cantidad total de impuestos en la mayor parte de países europeos hace que esto sea poco interesante fiscalmente.

Sólo hay unas pocas excepciones a ello, como el caso de la residencia en Chipre (recuerda que allí los dividendos están exentos de impuestos para los non-dom).

Si el trader tiene su residencia en paraísos fiscales (que, por definición, no tienen convenios de doble imposición), la única opción de evitar parte de la retención es constituir una sociedad en algún país que sí disfrute de convenios y exenciones.

Así, para inversiones en el mercado estadounidense, una opción sería registrar una corporation que recibiese los dividendos (sobre los primeros 50 mil dólares pagaría un 15% y aparte se podría intentar desgravar una parte de los beneficios). Luego, mediante un holding en el extranjero se eludirían parte de las retenciones a la salida de los dividendos en EEUU.

Luego, la mejor opción para el holding será una jurisdicción sin retención en la fuente y que reduzca dicha retención en Estados Unidos lo más posible. Con un holding normal de Chipre, la retención en la fuente cae a un 15%, y en países como Bulgaria y Rumania al 10%. Sin embargo, por la retención en origen del 5% en estos dos países, la cantidad final es como con Chipre.

En general, tales estructuras solo merecen la pena a partir de cantidades de al menos un millón de dólares, pues traen consigo altos costes adicionales y el ahorro en la retención muchas veces es mínimo.

Concluyendo

Llegados a este punto, ya solo queda aconsejar a los traders planear bien dónde registrar su empresa (y si hacerlo).

Mientras que países como Holanda o Suiza te pueden dar una desagradable sorpresa (si al final deciden clasificarte como trader profesional, fiscalmente hablando), tienes más de 50 países con impuestos territoriales o libres de impuestos, maravillosos para el trading como profesional.

Dada la gran flexibilidad que se tiene al vivir del trading, en la mayoría de los casos cambiar de residencia fiscal no debería ser inconveniente.

Sobre todo teniendo en cuenta que sigues pudiendo pasar bastante tiempo en los países que más te gustan, sin importar que sean poco atractivos en lo que a impuestos de refiere. Simplemente tienes que asegurarte de no pasar demasiado tiempo en ellos y de seguir la normativa para no convertirte en residente fiscal.

Como ves, sabemos qué es lo verdaderamente importante y podemos ayudarte a encontrar una solución adaptada especialmente a ti y tus preferencias, una solución teniendo en cuenta lo mejor que los diferentes países y jurisdicciones del mundo pueden ofrecerte.

Si eres trader profesional y buscas una solución para pagar menos impuestos, puedes contratar con nosotros una consulta.

Por supuesto, si tienes ya claro qué es lo que quieres en cuanto a constitución de sociedades y residencia, también puedes escribirnos para que te pongamos en contacto con nuestros socios.

¿​Te adentras en la madriguera ​o sigues en el sistema? ​

​Descubre lo que necesitas para ​vivir como quieres, no es tan difícil como te quieren hacer creer.

chevron-down