En el artículo de hoy vamos a hablar de cómo montar tu empresa en Dubai y otras zonas francas en los Emiratos, además de ver cómo puedes trasladar tu residencia a los Emiratos o hacerte allí autónomo.

Empezamos con una parte más teórica. En caso de que quieras ir directamente a lo práctico o a algún tema concreto, puedes usar el índice de temas que dejamos a continuación (seguramente lo que más te interese sea la sociedad en Dubai y la residencia personal en Emiratos):

  • ¿Qué es una zona franca?
  • Origen de una Zona franca
  • Puerto franco
  • Zona franca de exportación
  • Zonas de libre comercio en el mundo
  • Ventajas de las zonas de libre comercio en los Emiratos Árabes Unidos
  • Zonas francas en los Emiratos Árabes Unidos
  • Estructura de una empresa en zona franca de los Emiratos Árabes Unidos
  • Zona franca en Ras al-Jaima (RAK)
  • Zona franca de Ajmán
  • Zona franca de Dubái South City
  • La opción más sencilla y barata para tu sociedad en Emiratos (Dubai)
  • Residencia (fiscal) en Emiratos
  • Cómo registrarse como autónomo en los Emiratos Árabes

La imagen de los EAU está asociada a la abundancia de petróleo, sol, lujo y dinero… Y sin duda todo esto es cierto.

Hace décadas América era el sueño, pero ¿sigue siendo así? Por supuesto, las LLC estadounidenses son una de las mejores opciones para Turistas Perpetuos, pero, la cosa es diferente en el caso de aquellos que quieren tener una residencia o para los que necesitan una sociedad de capital.

Los Emiratos han sabido muy bien atraer tanto a multimillonarios como a incipientes empresarios deseosos de vivir del fruto de su trabajo sin pagar las dos o tres cuartas partes a sus respectivos Estados.

Los EAU son monarquías absolutas hereditarias gobernadas por emires, de donde procede el nombre del país. Son muchos los clientes de Librestado que ya han comprendido las interesantes posibilidades offshore que ofrecen Ras al-Jaima, Dubái, Fujairah, o incluso Sharjah. Todas ellas regiones exentas de impuestos que te permiten deslocalizar tus complejos de producción estableciéndote en una zona de libre comercio.

En el pasado ya hablamos de Ras al Jaima, pero, como decíamos, hoy vamos a introducirnos en la opción más interesante para empresarios en la actualidad: las zonas francas, entre ellas la de Dubai.

¿Qué es una zona franca?

Una zona franca, o zona de libre comercio, es un territorio que se encuentra fuera de la zona de aduanas de un país dado. De igual modo, una zona franca puede constituirse por el acuerdo entre varios países, creando así una zona franca en un área determinada. Al no cobrarse ni aranceles ni impuestos en una zona franca, se favorece la actividad comercial y, en especial, la importación y exportación de todo tipo de mercancías.

Estas zonas “sin aduana ni fiscalidad” se han ido multiplicando por el mundo y constituyen enclaves extraterritoriales (con sus propias normas aduaneras, fiscales e incluso comerciales), muchos países del mundo tienen zonas francas en algún lugar de su territorio. Por otra parte, no solo se circunscriben a una zona portuaria, sino que también pueden abarcar la totalidad de un puerto, un distrito o una ciudad. Suelen recibir los siguientes nombres:

  • Zona económica especial (ZEE) –o SEZ en inglés
  • Zona de actividades de exportación (EPZ, Export processing zone)
  • Zona urbana sensible (ZUS) en Francia
  • Zona franca de exportación (ZFE) en Suiza
  • Zona franca (TFZ) de Tánger en Marruecos
  • ZFI, ZFIE, ZFIC, FTZR

Mediante un convenio de zona franca, que puede acordarse entre varios países para establecer una zona franca común, todas aquellas barreras que supondrían un freno al libre comercio desaparecen. Dentro de una zona franca no hay aranceles, ni impuestos. Esta accesibilidad atrae a empresas de todos los sectores y países a instalarse y crear allí nuevas empresas y corporaciones.

Una zona franca mejora la circulación de mercancías entre los diferentes países y permite asegurar importaciones de terceros países, -o incluso descartarlas por completo-.

Los principales tipos de zonas francas son:

  • Zona de libre comercio
  • Puerto franco
  • Zona franca de exportación

Sobra mencionar que las zonas francas no agradan en absoluto a la OCDE, que condena esta práctica en su informe de 2018, citamos:

“[…] Las zonas francas, que generalmente se ubican en el interior de los grandes puertos, son a día de hoy más de 3 500, repartidas en 130 países o economías de América del Norte y del Sur, región de Asia-Pacífico, Europa y África, mientras que en 1975 solo había 79 en 25 países o economías”.

“[…] Las zonas francas -donde la actividad económica se beneficia de impuestos y controles aduaneros reducidos, una normativa poco restrictiva y una supervisión moderada- están conociendo un rápido crecimiento lo que favorece de manera no intencional el desarrollo del tráfico de productos de imitación, según los autores del nuevo informe de la OCDE y de la Oficina de Propiedad Intelectual la Unión Europea (EUIPO).

“[…] Trabajos anteriores de la OCDE han revelado que el 2,5% de las mercancías importadas en el mundo y el 5% de las importaciones de la Unión Europea son imitaciones”.

Aun siendo esta la opinión de la OCDE, las zonas francas constituyen una práctica legal extendida en todo el mundo, conocida y reconocida, de modo que pasaremos a explicaros a continuación el origen, así como algunas de las opciones que existen en los Emiratos Árabes Unidos.

Origen de una Zona franca

Una zona de libre comercio viene definida por un área geográfica dentro de un estado, aunque también puede establecerse o ubicarse en cualquier parte del país.

La globalización de las grandes empresas comerciales y manufactureras les permite deslocalizar líneas enteras de producción en una zona franca, lo que, sin duda, supone un gran ahorro en el transporte y exportación a otros países. De igual manera, pueden trasladar sus cadenas de producción a otro país e importar en dicha zona franca lo que producen sin aranceles ni impuestos.

Una empresa, por ejemplo, podría fabricar sus productos en China e importarlos libres de aranceles e impuestos en la zona franca y después exportarlos de nuevo fuera de la zona franca exentos de gravámenes. Los beneficios de la sociedad quedarían así libres de impuestos en el país de dicha zona franca.

En consecuencia, cualquiera que sea la fiscalidad del resto del territorio donde la empresa esté radicada, si esta se encuentra en una zona franca, se aplicará su propia fiscalidad y administración.

Las actividades comerciales más frecuentes son la conservación y almacenamiento de mercancías en depósitos (arrendados), que a menudo ya pone a disposición la propia zona franca, el embalaje y clasificación de los productos en pequeñas cantidades o envases individuales, así como la inspección de los centros de distribución, carga y componentes.

Cada jurisdicción es libre de definir la “zona franca” conforme a sus propios intereses. Isla Mauricio ha definido la zona franca como todo terreno donde se instale una empresa poseedora de la prerrogativa de zona franca. Los inversores tienen libertad de establecerse donde lo deseen dentro del territorio nacional y sus fábricas se convierten en mini zonas francas controladas por agentes de aduanas.

Sin embargo, la mayoría de las veces, la licencia de zona franca se otorga con objeto de reactivar zonas despobladas y obliga a un compromiso en la creación de puestos de trabajo en la región. Este estatus, por otra parte, no es permanente, sino que se trata de incentivos temporales para el candidato. Algunas regiones se encuentran todavía en lista espera, como, por ejemplo, las FZ (free zone) en Georgia.

Puerto franco

Un puerto franco es una zona concreta de libre comercio vinculada a un puerto marítimo o a un aeropuerto. Un puerto franco se crea para facilitar la libre circulación de productos sin restricciones gubernamentales.

Los puertos francos permiten la importación y exportación de mercancías exentas de aranceles y garantizan su exoneración fiscal. Estas notables ventajas significan para las empresas grandes incentivos tanto financieros y fiscales que favorecen la inversión como administrativos

Además, dentro de las fronteras de un puerto franco las operaciones bancarias, las trabas comerciales y las normas gubernamentales en lo que respecta al personal y los empleados resultan más relajadas. Algunos puertos francos han creado incluso una transferencia multimodal de la carga para los sistemas de transporte como nueva opción de servicio.

Zona franca de exportación

Una zona franca de exportación se define como una zona donde las empresas extranjeras pueden producir mercancías destinadas a la exportación gracias a incentivos y privilegios especiales. Se trata con frecuencia de zonas industriales que se benefician de tarifas ventajosas lo que constituye un estímulo financiero para inversores extranjeros de empresas industriales volcadas en la exportación.

Las empresas de la zona franca tienen la posibilidad de aprovecharse de una red de convenios de doble imposición muy bien negociados por los EAU, lo que de manera general se traduce en un 5% de retención en origen con la mayor parte de los países

Zonas de libre comercio en el mundo

Las zonas de libre comercio de mayor éxito y, sobre todo, más populares a escala internacional se encuentran en los Emiratos Árabes Unidos.

  • Zona de libre comercio de Ras al-Jaima – RAK (a unos 80 km de Dubái)
  • Zona de libre comercio de Ajmán (a unos 40 km de Dubái)
  • Dubái (lugar con los mayores requisitos y costes de puesta en marcha)

Aunque también las hay por casi todo el mundo: Hong Kong, Singapur, India, Brasil, Francia, Canadá, Costa Rica, Lituania, China, Rusia, Georgia, Marruecos, al igual que en otros países en vías de desarrollo.

Un puerto franco de sobra conocido es la zona en torno al canal de Panamá.

Ventajas de las zonas de libre comercio en los Emiratos Árabes Unidos

En un mundo con profusión de normas y alta presión fiscal, no resulta fácil ser un hombre de negocios. Al comienzo, solo se siente compasión y, en caso de triunfar, envidia. Se han de padecer onerosas cargas para ser cada vez más castigado por tu éxito. Por suerte, hay lugares en el mundo donde esto no sucede. De manera señalada en las zonas de libre comercio de los Emiratos Árabes Unidos. Allí, podrás sacar partido de una serie de ventajas con las que sueñan muchos empresarios.

Exenciones fiscales

  • Ningún impuesto de sociedades
  • Ningún impuesto de la renta con el cambio de domicilio
  • Ninguna fiscalización en el cambio de divisas
  • Repatriación autorizada del 100% del capital y los beneficios
  • Fortaleza de los valores y una moneda totalmente convertible
  • Tasa de inflación muy baja
  • Ninguna gravamen profesional o tasas parecidas

Exenciones administrativas

  • En una zona franca una empresa puede ser al 100% personal
  • Ausencia de trabas comerciales y limitaciones
  • Fácil tramitación de licencias
  • Directrices de importación y exportación sencillas
  • Legislación muy liberal en materia de trabajo
  • Pocas restricciones a la contratación de extranjeros

Otras ventajas para los empresarios

  • Expedición de visado de residencia tanto para los miembros de la empresa como para sus familias
  • Autoridades favorables a empresas con una “política de puertas abiertas”
  • Gran abanico de permisos especiales
  • Infraestructura puntera y sistemas avanzados de drenaje y de aguas residuales
  • Electricidad, agua y gas de bajo a los precios más bajos
  • Conexiones telefónicas e internet de última generación
  • Excelentes bancos regionales e internacionales
  • Salarios muy por debajo de la media europea (200 $ por un trabajador a tiempo parcial)
  • Proximidad de toda el área del Golfo y de los mercados mundiales
  • Pisos, casas, hoteles, instalaciones deportivas y recreativas de bajo coste

Zonas francas en los Emiratos Árabes Unidos

No solo existe una zona de libre mercado en los EAU, sino múltiples. Convencidos del éxito constante de estas zonas de libre comercio, casi cada uno de los siete Emiratos ha constituido una -o incluso varias- de estas zonas. Estas difieren con frecuencia ya sea en términos industriales y de sectores de actividad, ya sea en cuanto a costes, licencias y exenciones administrativas.

Solo en Dubái hay más de 25 zonas francas, entre las que destacan:

  • Zona franca de Jebel Ali: la primera zona franca de Dubái (1985), que incluye una zona portuaria gratuita
  • Metales y materias primas: se dedica a la manipulación de materias primas
  • Dubái Media City: producciones internacionales
  • Ciudad del conocimiento (Knowledge Village): sucursales de universidades internacionales
  • Parque del oro y el diamante: comercio de oro y diamantes
  • Automóvil: para la industria de la automoción
  • Dubai Maritime City: servicios marítimos
  • Dubai Healthcare City: servicios de salud internacionales
  • Dubái South City: nueva y amplia zona de libre comercio en el aeropuerto de Al Maktoum

Otras zonas francas se localizan en Ras al-Jaima (RAK), Ajmán y Fujairah.

Cada zona tiene ciertas particularidades. Así por ejemplo toda persona que cambia su residencia a los EAU obtiene su visado de residente de manera mucho más fácil si se establece en la zona franca de Ajmán que en otros Emiratos.

En caso de establecer una empresa en una zona franca, no solo la propia empresa quedará exonerada de impuestos, sino que también el fundador y su familia disfrutarán de una residencia sin cargas fiscales en cualquier lugar de los Emiratos

Resulta, por tanto, de gran importancia examinar con atención los tipos de licencias que se ofrecen en las diferentes zonas de libre comercio, ya que, en función de tu ámbito de actividad, te corresponderá una u otra zona.

Ras al-Jaima: industria, comercio, importaciones y exportaciones, servicios y medios de comunicación

Dubái (Zona franca de Jebel Ali): comercio, industria, servicios o industria nacional

Ajmán (Zona franca de Ajmán): comercio, comercio electrónico y servicios

Dubái Sur: industria, importaciones y exportaciones, comercio, negocios comerciales, asesoría y servicios

En este artículo nos centraremos en las zonas de libre comercio de Ajmán, Ras al-Jaima y Dubái Sur.

Jebel Ali aunque pueda ser atractivo en algunos aspectos, resulta demasiado complejo en lo relativo a la tramitación y expedición de visados de residente.

Estructura de las empresas en la zona franca de los Emiratos Árabes Unidos

Antes de examinar más a fondo las diferentes zonas de libre comercio, vamos a hablar de la estructura de la empresa real que desearías establecer allí. Es lo mismo en todos los lugares, tan solo los costes y tipos de licencias que se mencionan a continuación varían.

De manera general, han de distinguirse tres tipos de empresas de la zona franca:

  • Empresa de zona franca (FZC -Free Zone Company-): se requiere un mínimo de 2 socios
  • Entidad de zona franca (FZE -Free Zone Establishment-): basta con un único socio
  • Sucursal: sucursal de una empresa ya existente

Para nuestros lectores, la FZE en tanto que es una empresa unipersonal es la más interesante. No obstante, la estructura sería la misma cualquiera que fuera el tipo de empresa.

Las entidades FZE de zona franca es una sociedad estándar y, por tanto, tiene responsabilidad limitada

El nombre puede ser elegido libremente, pero ha de contar con la aprobación de la autoridad inversora competente. A diferencia de una FZC, solo requiere de un accionista y, por tanto, de un único administrador.

Las empresas de la zona franca están libres de impuestos. Existe, sin embargo, una obligación legal de llevar la contabilidad, pero ninguna de orden fiscal para las sociedades de la zona franca. Asimismo, ha de conservarse la documentación durante 7 años, algo de lo que suele ocuparse el proveedor de los servicios de incorporación.

Una gran diferencia con las sociedades offshore como en Ras al-Jaima (RAK) es la obligatoriedad de mantener un local comercial físico. Para esta oficina, aunque no se haga uso de ella, hay que calcular un desembolso de al menos 300 € mensuales -esto para un despacho en una oficina de planta abierta-. Hay muchas otras opciones de oficinas a precios superiores. En cualquier caso, siempre existe la posibilidad de alquilar el que te resulte más adecuado.

La creación de una sociedad en zona franca puede demorarse un cierto tiempo. Para esto, has de esperar alrededor de 2-3 semanas. En el momento inicial no será necesaria tu presencia, sino más adelante, al abrir las cuentas bancarias. En función del volumen de negocios, la FZE tiene la casi total libertad de elección de banco en uno de los siete Emiratos. Los documentos que se solicitan son una copia del pasaporte y un original de una factura de consumo. Otros documentos adicionales pueden también ser requeridos por la autoridad competente.

Aunque similar a una sociedad offshore RAK, una sociedad de zona franca en los Emiratos disfruta de un mayor reconocimiento internacional y, en consecuencia, puede usar sin limitaciones servicios como Paypal. Al contrario que las sociedades offshore, una sociedad de zona franca puede apoyarse también en los convenios de doble imposición que los Emiratos han estipulado con Alemania y Austria (entre otros).

Zona franca en Ras al-Jaima (RAK)

Antes de pasar a Ajmán y Dubái Sur, nos detendremos en la zona franca de RAK que ya hemos tratado en el anterior artículo.

El emirato Ras al-Jaima es el séptimo y último emirato en incorporarse a la Federación de Emiratos Árabes Unidos en 1972. Ras al-Jaima significa en árabe “remate de la tienda de campaña” y su nombre hace referencia tanto a su propia ubicación geográfica en el extremo norte de los Emiratos como a su contorno en forma de tienda de campaña o jaima. Con 170 000 km2 y 290 000 habitantes es un emirato pequeño, si bien su población aumenta un 5% cada año. Dubái a solo 80 km de distancia resulta de fácil acceso. El turismo emergente tiene aquí un papel principal junto con las zonas francas.

Ras al-Jaima dispone de un gran puerto de contenedores y un aeropuerto internacional, lo que hace de este emirato uno de los centros mercantiles más atractivos de toda la región. La zona franca RAK ha obtenido numerosos reconocimientos, entre los que está el Middle East Logistics Award (MELA) -Premio de logística del Medio Oriente- como “mejor de zona de libre comercio emergente”.

RAK, por tanto, es adecuado para aquellos empresarios que deseen deslocalizar su empresa de importación-exportación en los Emiratos. Las condiciones para estas empresas son excelentes, superando a los otros Emiratos. Además, mediante la expedición de un visado de residencia, pueden vivir en cualquiera de los Emiratos, como, por ejemplo, en el cercano Dubái.

Zona franca de Ajmán

Con 259 km2, el Emirato de Ajmán es el más pequeño de los siete emiratos. Ajmán se encuentra en el mismo golfo Pérsico a tan solo 20 km de Dubái. A diferencia de Ras al-Jaima apenas existe la agricultura y el emirato sobrevive gracias al turismo y el comercio. Más del 95% de la población de Ajmán vive en la capital -también llamada Ajmán que alberga a 250 000 habitantes-.

Estos últimos años, gracias al boom de la construcción, Ajmán ha experimentado un crecimiento exponencial. La capital se extiende alrededor de 16 km a lo largo de la costa del Golfo. Además de la expansión del turismo, Ajmán se concentra sobre todo en el desarrollo y modernización de la zona de libre comercio de Ajmán.

Esta zona se instauró en 1988 y se amplió en 1996 con un parque industrial. Dada su proximidad con la metrópoli de Dubái, Ajmán tiene acceso a dos aeropuertos internacionales y a cuatro puertos. El puerto de Ajmán se encuentra en la actualidad en fase de desarrollo con el objeto de convertirse en uno de los centros marítimos de mayor relevancia mundial. Asimismo, la zona de libre comercio se ha expandido en el marco de un plan de inversión millonario para alcanzar un tamaño que le permita acoger hasta 4 000 empresas.

Se te exigirá una licencia de explotación de entre los 4 tipos siguientes: licencia comercial A, licencia industrial B, licencia profesional C y la licencia industrial nacional D.

Ajmán resulta de gran interés para empresarios del comercio electrónico. Por otra parte, este emirato tiene costes considerablemente bajos y permite a los accionistas obtener con mayor facilidad un visado de residente para así disfrutar de una residencia exenta de impuestos en cualquiera de los emiratos.

Zona franca de Dubái South City

Dubái South City es una nueva zona de libre comercio al sur de Dubái, el emirato más conocido, que se ha convertido ya un centro de atracción económica. La ciudad alberga el aeropuerto de fama mundial de Al-Maktoum, que, tras su finalización, será el más grande del mundo, además alojará la Expo 2020. Esto, sobre todo, significa vuelos de corta distancia -una escala en Dubái bastará para comprobar que todo va bien en la oficina-. El aeropuerto tendrá una capacidad de tránsito de 220 millones de pasajeros y 16 millones de toneladas de carga por año.

Otra ventaja de esta nueva zona de libre comercio no es solo su excelente accesibilidad, sino también los costes notablemente inferiores a aquellos de las zonas de libre comercio ya existentes en Dubái (DMCC). El alquiler de las oficinas aquí cuesta en torno a 3 000 € anuales.

Por todo esto, la zona de libre comercio de Dubái Sur atrae en particular a las industrias de la logística y aviación, pero de igual modo es un enclave excepcional para consultores, agentes, servicios a particulares o para la protección de activos.

La opción más sencilla y barata para tu sociedad en Emiratos (Dubai)

La mayor parte de clientes Librestado optan por una de dos opciones, la LLC en Estados Unidos o, cuando necesitan una sociedad de capital, la sociedad en la zona libre de Dubai con nuestros socios de IFZA (International Freezone Authority).

Las sociedades en la zona libre tienen varias ventajas que te explicamos a continuación.

Por un lado, puede ser tuya al completo, al contrario de lo que ocurre con las sociedades nacionales comunes que tienen que estar al menos en un 51% en manos de un local. Esto es algo que se puede solucionar, pero trae consigo cierta inseguridad, además de costes adicionales.

Otra ventaja es que con la sociedad en la zona libre puedes hacer todos los trámites estatales de forma online, en lugar de tener que dirigirte a diferentes Autoridades.

Además, no estás obligado a tener un visado (aunque en general pueda ser buena idea tenerlo). Ni los administradores ni los socios tienen obligatoriamente que ser residentes en los Emiratos.

Sí que tendrás que estar presente físicamente en los Emiratos si quieres abrir una cuenta bancaria para tu empresa.

Con IFZA puedes mantener hasta 6 actividades bajo una misma licencia, no tendrás que alquilar una oficina física (menos si se trata de una empresa grande), puedes conseguir un contrato de alquiler (lo cual puede ser ventajoso a la hora de abrir una cuenta bancaria local).

Y ahora lo que seguro que ya te olías, por supuesto, no pagas impuestos de sociedades, es más, ni siquiera tendrás que presentar tu contabilidad en ningún lugar.

No es necesario depositar un capital inicial en la sociedad.

IFZA pone a tu disposición documentos tipo para todos los documentos habituales, como los estatutos, la resolución de los accionistas, etc., lo que facilita mucho las cosas a las pequeñas empresas. Estos documentos suelen ser necesarios para la apertura de una cuenta bancaria.

El registrador IFZA tiene más de 25 años de experiencia en zonas francas en los EAU y puede ayudar con todos los asuntos legales.

En cuanto a los costes. Si no necesitas visado, la sociedad sale por 13.900 AED (unos 3300 euros).

Si quieres incluir un visado con tu sociedad el coste es de 17.900 AED (unos 4150 euros).

Por cierto, tus familiares entran dentro de tu mismo visado (dependent visa), no hace falta que adquieras un visado por cada miembro de la familia. Esto funciona con tu cónyuge, padres o hijos.

Ah, y una cosa más, el precio es anual. Es decir, cada año tendrás que pagar los 13.900 AED de la empresa.

Residencia (fiscal) en Emiratos

Una gran ventaja de los visados de residencia en los Emiratos Árabes Unidos es que no obligan a una estancia mínima. Esto supone que no has de vivir forzosamente en los Emiratos si no lo deseas. Puedes pasar los 180 días fuera de los Emiratos ya que solo son obligatorias 2 a 3 visitas al año a la sede de tu empresa.

Eso sí, si quieres un certificado fiscal, deberás pasar allí tus 183 días al año. La buena noticia es que, al contrario de lo que ocurre en otros países, en los Emiratos es muy sencillo solicitar y obtener el certificado fiscal. Puedes hacer todo el trámite online y con pasar el mínimo de 183 días es suficiente.

Así, quien quiera vivir en los Emiratos tiene a su elección diversos emplazamientos, bien sea Dubái o RAK -algunos adoran esta pequeña ciudad del Golfo, mientras que otros la detestan-. Sea como fuere, esto no debería impediros aprovechar las excelentes oportunidades locales.

Conseguir el visado para los Emiratos junto a la empresa en Dubai es muy sencillo, el proceso es mucho más rápido y eficiente que los que has de seguir en Costa Rica, Panamá, Georgia, Nicaragua, Malasia o Paraguay, por ejemplo.

Al contrario de lo que muchas agencias tratan de vender, ni siquiera es caro. En lugar de los 10 a 20 mil euros que cobran, puedes hacerlo por solo unos 5 mil euros (incluyendo tu propia empresa libre de impuestos en Dubai).

Estos son los pasos:

  1. Registro de tu empresa. Para ello tendrás que rellenar un formulario (10 minutos), necesitarás copia del pasaporte y fotos de pasaporte. A los 7 días estará listo, se puede hacer a distancia.
  2. La “security clearence” (comprobación de seguridad) para conseguir el visado electrónico para la entrada lleva 3 días. Las comprobaciones también pueden llevar más tiempo, depende del lugar de residencia previo y nacionalidad).
  3. A la entrada con tu visado electrónico tendrás que hacer un chequeo médico (sangre y rayos X), luego solicitas tu número de identificación en Emiratos. Esto lleva 1 hora aproximadamente.
  4. La única parte realmente molesta: hacer cola durante varias horas para que te tomen las huellas dactilares. Lo mejor es llegar sobre las 7.30 horas, así podrás evitar largas esperas. Se tarda alrededor de una hora.
  5. Entrega del pasaporte para que le pongan el sello del visado de residencia. En menos de un día lo tendrás generalmente de vuelta.
  6. Tras una semana aproximadamente podrás recoger tu carné de identidad de los Emiratos. Sin embargo, puedes autorizar a otra persona si ya te has ido del país. Teniendo este carné será muy fácil abrir cuentas en bancos locales.
  7. Por último, no olvides volver a los Emiratos cada 180 días como máximo para no perder el visado de residencia. Para que lo entiendas mejor, puedes estar fuera como mucho 180 días, cada vez que entras a los Emiratos el contador vuelve a cero. No es posible estar fuera una vez 80 días y la siguiente 280.

Nuestros asociados en la freezone de Dubai pueden ayudarte con todos los detalles de tu residencia en los Emiratos. Los costes son de unos 3600 euros por la sociedad con 1 licencia de visado más la tarjeta de establecimiento por 500 al año. Además, hay que pagar una tasa única de unos 1100 euros por el proceso completo de solicitud (detalles más abajo).

Lo dicho, unos 5 mil euros en total. Escríbenos si quieres que te pongamos en contacto.

Solicitar el certificado fiscal en los Emiratos

Para que te hagas una idea, estos son los documentos que necesitarás para conseguir el certificado fiscal (si solo quieres una residencia en Emiratos, no hace falta que lo solicites):

  • Copia del pasaporte
  • Copia del visado de residencia de los EAU
  • Copia del carné de identidad de los Emiratos
  • Copia certificada del contrato de arrendamiento (residencial) o copia del contrato de arrendamiento (un contrato de arrendamiento anual documentado oficialmente por las autoridades competentes, como el EJARI en Dubai, los municipios en otros Emiratos y las autoridades de las zonas francas)
  • Fuente de ingresos (por ejemplo, certificado de salario, licencia comercial, etc.)
  • Extractos bancarios validados de 6 meses de un banco local de los EAU.
  • Un informe de la Dirección General de Residencia y Extranjería o de la Autoridad Federal
  • Autoridad Federal de Identidad y Ciudadanía (ICA) en el que se especifique el número de días que el residente ha permanecido en los EAU (El solicitante debe haber sido residente en los EAU durante al menos 180 días).
  • Declaraciones fiscales (de existir) del país en el que se vaya a presentar el certificado.

Cómo registrarse como autónomo en los Emiratos Árabes y no pagar impuestos

Para darte de alta como autónomo y conseguir así el visado en los Emiratos (en RAK) tendrás que pagar unos 18.585 AED (4300€ apróx.) en el primer año. A partir del segundo año son 8935 AED (apróx. 2070€) anuales.

Tendrás que presentar, además del pasaporte y un breve currículo, referencias de 2 clientes o socios (potenciales) y un breve plan de empresa.

Para mantener la validez del visado debes pasar por los Emiratos Árabes al menos 1 día cada 180 días, de forma que no estás obligado a vivir realmente allí. No es tampoco necesario una alquilar una vivienda, de forma que tienes muchos menos gastos fijos que con otras opciones de residencia. El visado se expide con una duración de 2 años y puede prolongarse tantas veces quieras.

Eso sí, aunque para no perder el visado solo tengas que pasar 1 día cada 180 días en Emiratos, ten en cuenta que el certificado fiscal solo lo conseguirás pasando 183 días o más al año en Emiratos.

El plan para autónomos te permite abrir una cuenta bancaria privada en los Emiratos.

Al contrario de lo que ocurre con buena parte de las sociedades offshore, las facturas expedidas como autónomo en los Emiratos sí son reconocidas internacionalmente.

Sólo tienes obligación de llevar contabilidad con ingresos por encima de los AED 400.000 (apróx. 93.000€), ya que en 2018 se introdujo la obligación de cobrar el 5% IVA a partir de este umbral. Eso sí, solo tendrás que cobrar IVA en tus ventas dentro de los Emiratos, no así en las internacionales.

Como residente en los Emiratos puedes ser administrador y/o socio de todas las sociedades offshore que quieras, de forma que en principio no tienes ninguna necesidad de facturar más allá del umbral de IVA.

No tienes obligación de presentar declaración de la renta ni pagar impuestos.

Aunque el visado para autónomos no está pensado especialmente para inversores, ni traders, también estos pueden usarlo para evitar impuestos sobre dividendos o plusvalías.

De todas formas, si no necesitas facturar a tus clientes como autónomo, en general seguramente prefieras montar tu empresa en Dubai (IFZA) y conseguir así tu visado para vivir libre de impuestos en los Emiratos.

Concluyendo

En el artículo de hoy hemos podido aprender un poco sobre las zonas francas en el mundo y más en especial sobre las que existen en Emiratos. Te hemos explicado cómo montar tu empresa en la zona libre de Dubai y cómo conseguir tu residencia en Emiratos. Por último, también hemos hablado de la posibilidad de darte de alta como autónomo.

Espero que el contenido haya sido de tu interés, si te quedan dudas o si quieres que te ayudemos a registrar tu empresa en los Emiratos o a trasladar allí tu residencia, escríbenos. Por otro lado, si prefieres que te ayudemos a analizar tu caso y a trazar un plan de acción personalizado, puedes contratar directamente una consulta Librestado.

Ya sabes, ¡porque tu vida es tuya!

¿​Te adentras en la madriguera ​o sigues en el sistema? ​

​Descubre lo que necesitas para ​vivir como quieres, no es tan difícil como te quieren hacer creer.

chevron-down