Hoy vamos a hablar sobre cómo Chile nos permite disfrutar de una exención tributaria de hasta 6 años y obtener el mejor pasaporte de Latinoamérica

Tras hablar sobre varias joyas latinoamericanas en nuestro blog, tales como Brasil, Argentina, México, Paraguay, Panamá, Costa Rica e incluso Uruguay, finalmente le ha llegado el turno a un nuevo y prometedor destino, hoy vamos a hablar de Chile.

Por qué Chile nos parece interesante

Cuando se trata de cambiar de aires, siempre buscamos que lo nuevo supere aquello que dejamos atrás —más aún cuando no se trata solo de cambiar de ciudad, sino de viajar a otro país—. Son muchos los que abandonan su país para convertirse en turista perpetuo, pero también están aquellos que buscan establecerse en un nuevo destino de forma más permanente.

Puede que Chile no sea perfecto, pero tiene una gran cantidad de ventajas que lo hacen destacar frente a sus países vecinos.

Ciudades muy atractivas, tecnologías punteras, internet rápido y una excelente infraestructura urbana son solo algunas de las virtudes que ofrece este país. Chile ostenta el Índice de Desarrollo Humano más alto de Sudamérica y un índice de corrupción notablemente bajo —que lo sitúa en el puesto 27 del mundo—.

La movilidad en el país tampoco supone ningún problema gracias al solvente sistema de transporte del que goza, que abarca desde autobuses y metros a taxis y servicios de coche compartido como Uber o Cabify, e incluso líneas de tren: recientemente inauguró el tren más rápido de Sudamérica, que viaja a 160 km/h y conecta Santiago con la ciudad de Curicó.

Respecto a las oportunidades de negocio, Chile ocupa el puesto 21 en el Índice de Libertad Económica, siendo uno de los mejores países de América Latina para la creación de empresas.

Aunque la delincuencia ha aumentado desde la llegada al poder del presidente Gabriel Boric, los índices de criminalidad y homicidios del país siguen siendo comparativamente bajos.

Puedes disfrutar de todas estas ventajas en un país lleno de cultura y buena gastronomía. Las bodegas chilenas están entre las mejores del mundo y ofrecen vinos de gran calidad a precios asequibles. La oferta de ocio también es amplia, con esquí en invierno y cascadas, playas y valles alpinos en verano.

Por todo esto no es de extrañar que Santiago, la capital, fuera elegida la segunda mejor ciudad para vivir en Latinoamérica por Economist Intelligence Unit en 2023.

Si a todos estos factores se les suma una legislación abierta a los extranjeros y una población ampliamente acogedora, Chile ofrece una alternativa atractiva para quien busca más libertad y mejor calidad de vida.

El sistema tributario chileno: ¿cuáles son sus ventajas?

Si estás pensando en trasladarte a Chile, conocer el sistema tributario local será crucial para evaluar si este traslado te merece la pena desde el punto de vista financiero. Una tasa impositiva inesperadamente alta podría nublar rápidamente el sueño de vivir en el extranjero. He aquí un desglose detallado de cómo funciona el sistema tributario chileno para los expatriados:

En Chile, se te considera residente fiscal si has pasado allí seis meses consecutivos, o si sumas seis meses o más (sin importar que sean consecutivos o no) a lo largo de dos años naturales. Es importante tener en cuenta estas condiciones tanto por parte de los que quieren convertirse en residentes fiscales en Chile, como para los que no. Como viajero perpetuo que pasa tiempo en Chile, querrás evitar adquirir una residencia fiscal innecesaria.

Como recién llegado a Chile, puedes beneficiarte de una atractiva característica: la tributación territorial. Durante los tres primeros años de estancia, solo tributarás por los ingresos nacionales, es decir, aquellos obtenidos dentro de Chile.

Los ingresos procedentes del extranjero —incluidas las plusvalías, dividendos y rentas de alquiler— están exentos de impuestos durante este periodo. Esto significa también que las rentas recibidas desde empresas extranjeras no estarán sujetos a impuestos. Sin embargo, deberás prestar atención al lugar de ejercicio de la actividad, por lo que será necesario que tu empresa extranjera tenga sustrato empresarial.

Es interesante tener en cuenta que se puede prorrogar este plazo de tres años en otros tres años más, lo que significaría que no tendrías que pagar impuestos por los ingresos obtenidos en el extranjero durante un máximo de seis años. Solicitar los tres años adicionales no es especialmente complicado.

Después de este período de gracia de tres o seis años, entra en vigor el régimen fiscal normal, según el cual deberás pagar impuestos en Chile sobre tus ingresos mundiales, independientemente de dónde los hayas obtenido. En nuestra opinión, esto significaría que llega la hora de hacer las maletas, pero, por supuesto, cada cual deberá decidir en su caso.

El sistema tributario en Chile es progresivo:

  • Impuesto sobre la renta: entre el 0 % y el 40 %, dependiendo de si se te aplica o no la renta mundial.
  • Impuesto sobre las ganancias de capital: los dividendos y las ganancias de capital también están sujetos a la escala progresiva del impuesto sobre la renta, aunque existen excepciones en función del período de tenencia y el grado de vinculación.
  • Impuesto de sociedades: a partir del 25 % para las PYME y del 27 % para las grandes empresas.
  • Impuesto de sucesiones y donaciones: oscila entre el 1 % y el 25 % en función del valor de la herencia y del grado de parentesco, con tipos más elevados para los parientes más lejanos.
  • IVA: 19 %.

Las obligaciones financieras también incluyen las cotizaciones a la Seguridad Social, que suelen ascender al 20% de los ingresos mensuales. Los extranjeros pueden quedar exentos de algunas cotizaciones locales si participan en un programa de seguridad social extranjero.

Los tipos impositivos progresivos se basan en unidades tributarias anuales (UTA) y el valor en pesos chilenos se revaloriza mensualmente.

¿Cómo obtener un permiso de residencia en Chile?

A diferencia de lo que ocurre en países como Paraguay o Panamá, Chile exige pasar cierto tiempo en el país antes de ser reconocido como residente. Esto lo convierte en una buena opción para las familias jóvenes que quieren permanecer en un lugar durante un periodo de tiempo más largo y formar una familia (quizás aprovechando el turismo de nacimiento de su vecina Argentina). Tienes varios caminos entre los que escoger:

El primer paso es solicitar un visado de residente temporal, que permite permanecer más de los 90 días habituales que se conceden a los turistas. Este visado sirve como paso previo a la residencia permanente y, en última instancia, a la ciudadanía. Lo expide el Servicio Nacional de Migraciones chileno (SERMIG) y está destinado a las personas que desean vivir en Chile un máximo de dos años. Durante estos dos primeros años, la estancia mínima suele ser de 183 días. A partir de entonces, la estancia mínima se suprime en el marco del permiso de residencia permanente.

  • Visado de pensionista: se exige prueba de ingresos estables, idealmente superiores a 1500 USD al mes, y un poco más por cada miembro de la familia que se quiera traer.
  • Visado de contrato de trabajo: es importante tener el trabajo garantizado antes de solicitar el visado.
  • Visado de inversor: probablemente la mejor opción para empresarios con un mínimo de 60 000 USD y un plan de negocio bien concebido.

Puedes solicitarlo online o directamente en una embajada chilena. Solo tendrás que personarte en el momento de la activación del visado.

¿Cuánto cuesta? Hablamos de unos 1999 USD por ti y 1299 USD por cada persona adicional. Puedes contratar nuestro servicio para que te ayudemos con tu residencia en Chile.

Una vez caducado, puedes solicitar el visado permanente: solo tienes que demostrar que quieres vivir allí a largo plazo.

Asegúrate de no pasar más de dos años fuera de Chile para no perder el permiso de residencia. Sí puedes, sin embargo, solicitar una prórroga para permanecer en el extranjero hasta cuatro años sin poner en riesgo tu residencia chilena.

Pero, sinceramente… ¿a quién no le gustaría tener un pasaporte chileno en el bolsillo? Desde luego podría convertirse en un gran complemento a un pasaporte europeo, por ejemplo.

El pasaporte chileno

Para obtener la nacionalidad chilena es necesario tener la residencia definitiva y haber vivido en Chile durante al menos cinco años teniendo el permiso de residencia. Este periodo comienza en la fecha en que se estampó en tu pasaporte el primer visado de residencia temporal.

El pasaporte chileno es una verdadera joya dentro del mundo de los pasaportes: actualmente es uno de los 14 pasaportes más poderosos del mundo, superando a países como Paraguay, Uruguay, Colombia e incluso México y Costa Rica. Es el único pasaporte latinoamericano que ofrece acceso sin visado a EE.UU. con ESTA.

Con un pasaporte chileno obtendrás acceso sin visado a más de 170 países, por no mencionar la cómoda libertad de movimiento por toda la región del Mercosur.

Prepárate para conocer a fondo la cultura e historia chilenas y, cuando te sientas preparado, presenta la solicitud online —recibirás una respuesta en un plazo de entre dos y tres días—. Naturalmente, nuestros abogados locales pueden ayudarte en este proceso.

¿Merece la pena trasladarse a Chile?

Chile es uno de los países más desarrollados de Sudamérica, lo que naturalmente se refleja en el costo de la vida.

Para que te hagas una idea, aquí tienes algunas cifras:

  • El salario mínimo en Chile ronda los 460 000 pesos chilenos, lo que equivale aproximadamente a 500 USD.
  • Para una persona, el costo de vida mensual es de unos 1220 EUR, mientras que para una familia de cuatro miembros ascendería a unos 2533 EUR al mes.
  • El alquiler de un piso amueblado de 85 m2 en el segmento medio de precios asciende a unos 597 EUR, a lo que deberás añadir unos gastos accesorios de unos 71 EUR.
  • Un billete mensual de transporte público cuesta unos 40 EUR, y una comida en un restaurante con bebida puede costar unos 15 EUR.

La moneda es el peso chileno (CLP), que tiene, en el momento de escribir este artículo, un tipo de cambio de 1 a 0,00100 frente al euro. En la práctica, esto significa que los billetes oscilan entre 1000 y 20 000 CLP y que 1000 CLP equivale a 1 EUR al tipo de cambio actual.

Pasemos ahora a la cuestión de si merece la pena invertir en Chile: lo cierto es que aquí no encontrarás un paraíso fiscal, pero sí la posibilidad de no pagar impuestos sobre los ingresos procedentes del extranjero durante un máximo de seis años. Esto, combinado con la alta calidad de vida y la envidiable seguridad, hace de Chile un país muy atractivo —sobre todo si, tras cinco años de residencia, decides acceder a su ventajosa ciudadanía—.

En última instancia, eres tú quien debe tomar esta decisión, aunque en una consulta podemos ayudarte a valorar tus opciones. Sea como sea, si tienes claro que Chile es la opción que te interesa, estamos aquí para apoyarte en el proceso y hacer que tu transición a Chile sea lo más fácil y agradable posible.

¡Porque tu vida es tuya!

——

¿Te ha gustado este artículo? En caso de que necesites nuestra ayuda o quieras apoyarnos, puedes adquirir aquí nuestros productos o servicios.