¿Te has preguntado alguna vez qué es un Perpetual Traveller? No se trata simplemente de una palabra de moda, la cosa va más allá.

El viajero perpetuo o PT es una persona que ha aprendido el arte de liberarse del peso del Estado sin perder por ello sus derechos y ventajas como ciudadano del mundo.

Ningún país es tu dueño, tú eres quien eliges los países en los que quieres estar y bajo cuyas leyes quieres vivir.

Así, por ejemplo, podrías elegir Panamá para tu residencia fiscal, los Emiratos como lugar en el que tener tu negocio, Dominica como país para tu segundo pasaporte, Singapur para guardar tu dinero y Tailandia como país en el que pasarlo bien.

El viajero permanente diversifica, se queda con lo mejor de cada lugar y consigue máxima independencia de los diferentes Estados.

Perpetual Traveller = Permanent Tourist = Prior Taxpayer

El viajero perpetuo puede decidir vivir como turista perpetuo y entrar en los países siempre con estatus de turista. Por supuesto, no existe ninguna ley que te prohiba tener un negocio online como PT.

Entrar en los países que visitas como turista, por supuesto limita el tiempo que puedes pasar en ellos. En unos países puedes quedarte solo 30 días, otros limitan la estancia a 3 y luego tienes otros como México que te permiten pasar hasta 180 días.

Por supuesto, si en algún momento puntual quiere alargar algo su estancia, siempre le queda la opción del visa run. Es decir, puede viajar a un país vecino y volver al día siguiente con el visado renovado (esta es una opción que no debería repetirse demasiado a menudo ya que como contábamos en otro artículo puede traer problemas).

Si tienes pasaporte español o italiano, por ejemplo, tienes la valiosa oportunidad de vivir permanente en cualquier Estado miembro de la UE.

Eso sí, si quieres mantener tu estatus de PT, es importante que no te quedes en ningún país durante más tiempo del que te permita seguir siendo clasificado como turista, especialmente si te encuentras en un país del que tienes la nacionalidad.

De esta manera no te convertirás en residente fiscal y no tendrás que pagar impuestos allí sobre tu renta universal.

Por supuesto, como viajero perpetuo también puedes decidir convertirte en residente de alguno de los países que vivisitas.

Existen numerosos países en el mundo, como Panamá, Paraguay, Georgia, Chipre, Emiratos, Tailandia, etc., en los que no tendrías que pagar impuestos (sobre los diferentes sistemas fiscales en el mundo).

La abreviatura “PT” no solo se refiere al turista perpetuo o “perpetual tourist”. También hay que se refiere al PT como “Permanent Tourist” (turista permanente) o incluso “Prior Taxpayer” (ex-contribuyente).

Tu obligación a tributar depende de varios factores.

El primero de ellos es la nacionalidad, factor que únicamente en el caso de EE.UU. y Eritrea son decisivos. Estos dos son los únicos países que gravan los ingresos obtenidos por sus ciudadanos incluso si viven en el extranjero.

Luego está el factor de la estancia. En muchos países se aplica la regla de los 183 días. En principio, mientras pases menos de 183 días en el país, no se te considerará residente fiscal, de forma que evitarías pagar impuestos en el país.

Hay por supuesto más factores, como la vivienda, los vínculos económicos, sociales y familiares, de todos ellos hablamos en nuestro artículo sobre la residencia fiscal.

Al final, incluso puedes evitar parte de los impuestos indirectos, esto lo explicamos en nuestro artículo sobre cómo recuperar el IVA.

Como residente en México, Argentina, Colombia o cualquier país no europeo, puedes recuperar el IVA de tus compras dentro de la UE.

Lo mismo ocurre si como residente en la UE haces compras fuera de europa. Hay muchos casos en los que tienes la opción como extranjero de que te devuelvan lo pagado por este impuesto.

Otras ventajas del PT

Por supuesto, ser un PT no solo tiene ventajas desde el punto de vista fiscal o de tu seguridad, no, la cosa va más allá.

Los PT rara vez viven en su país de origen, y ya solo eso les hace especiales. Suelen ser gente de mundo que ha salido de su área de confort y están abiertos a nuevas experiencias e informaciones.

El Viajero Perpetuo es una persona que piensa diferente.

Uno de los grandes problemas de la mayoría es que trata de sacar resultados especiales haciendo lo mismo que hace el resto de la gente. Esto, por supuesto, es complicado.

La persona normal va a la universidad se saca sus títulos, hace prácticas y luego se presenta a una oposición o a una oferta de empleo esperando ser seleccionado de entre cientos de candidatos.

El viajero perpetuo le da la vuelta a las cosas, no juega según las reglas. Monta su propio negocio, invierte el dinero que gana, si no puede hacer lo que le gusta en el lugar en el que vive, se va a otro y, por supuesto, si el Estado asfixia su negocio a reglamentaciones e impuestos, lo traslada a otro lugar…

El Viajero Perpetuo cuenta con la ventaja del geoarbitraje.

El geoarbitraje consiste en aprovechar las características de las diferentes zonas/países del mundo.

Como PT puedes vender tus productos o servicios en zonas ricas, acostumbradas a pagar altos precios y producir los productos o desarrollar los servicios en zonas con la infraestructura necesaria, pero más convenientes desde el punto de vista de los sueldos, leyes, fiscalidad, acceso a mano de obra, productos o materiales que necesites.

Esto no solo es así en cuanto a tu negocio, también a nivel personal puedes optar por ganar tu dinero en una moneda fuerte o en un país en el que se paga bien y vivir en otro en el que los gastos de vida estén muy por debajo.

Por ejemplo, podrías ganar tu dinero en España y vivir en Paraguay. O podrías tener tus clientes en Reino Unido y vivir en Tailandia.

El viajero perpetuo está mejor conectado.

Como descubrirás tan pronto como empieces a moverte hay mucha gente por ahí fuera que, al igual que tú, ha decidido ponerse en marcha y buscar algo más. Te une a ellos un vínculo invisible y una necesidad de conocer a nuevas personas en las que apoyarte y a las que apoyar.

Esto cuando estás en el lugar en el que naciste no suele ser así, porque la gente que te rodea es siempre la misma, y porque la gente que tienes alrededor no tiene tiempo para dedicarte, pues ya tienen suficiente con sus amigos de siempre, colegas de trabajo y familiares.

El Viajero Perpetuo encuentra más oportunidades (de negocio).

Estar mejor conectado tiene muchas ventajas, entre ellas que te vas a cruzar con más oportunidades de negocio.

Tan pronto como dejas de vivir como todos los demás empezarán a ocurrírsete montones de ideas nuevas, te encontrarás con cosas en otros ámbitos y culturas que te llamarán la atención y podrás intentar adaptar a otros mercados que ya conoces.

Además, te encontrarás con gente que está haciendo montones de cosas excepcionales y podrás aliarte con ella.

Puedes aprender un montón de cosas nuevas, especialmente idiomas.

Y por último, como viajero perpetuo tendrás la posibilidad de adquirir un montón de habilidades nuevas, conocer otras culturas y, por supuesto, también idiomas.

Incluso si solo te trasladas de Reino Unido a Malasia, o de México a Uruguay, ya así tendrás la oportunidad de encontrarte con una sociedad totalmente diferente y de ampliar tu horizonte personal y profesional enormemente.

¿Cómo me convierto en Turista Perpetuo?

Y bien, si ya te has convencido de los beneficios de convertirte en Turista Perpetuo, el siguiente paso es contarte cómo puedes convertirte en uno.

Tenemos un curso en el que explicamos cómo hacer esto paso a paso, se trata del Curso de las Banderas para emprendedores y nómadas digitales. De todas formas, para no dejarte con la miel en los labios voy a resumirte los primeros pasos.

Como decíamos antes, el “Prior Taxpayer” o ex-contribuyente no paga impuestos, pero para dejar de pagar impuestos ha tenido que dejar de ser contribuyente en su país de origen. Por eso, el primer paso consiste en conseguir que te den de baja como residente fiscal.

Los pasos para que te den de baja en el país del que eres nacional suelen consistir en:

  1. Dejas tu vivienda en el país del que eres nacional y cancelas todo aquello que podría dar idea de que en realidad sigues viviendo allí.
  2. Te desplazas a otro país en el que puedas hacerte residente fácilmente, este será tu país puente. Si eres de la UE o tienes facilidades para conseguir allí la residencia, puedes trasladarte a Chipre o algún país europeo.
  3. Te das de alta como residente, para ello tendrás que hacerte con una vivienda (generalmente una habitación en un piso compartido es suficiente). También necesitarás un seguro de salud y deberás poder probar tener unos ingresos mínimos.
  4. Una vez que te has dado de alta en el país puente avisarás en tu país de origen del cambio de residencia para que te den de baja como residente fiscal. Es probable que te pidan algún tipo de documento para probar que tienes un nuevo lugar de residencia. A menudo te pueden ayudar con esto en el consulado de tu país.
  5. Una vez que tengas la baja en tu país de origen ya puedes abandonar tu nueva vivienda y darte de baja directamente en el país puente. Para ello según el caso, suele ser suficiente con dejar expirar o no renovar el visado o permiso que hayas obtenido. Si no es así, tendrás que ir al ayuntamiento o entidad encargada de las bajas para extranjeros.

En caso de que no seas nacional del país en el que resides (es decir, si vives en un país como extranjero), los pasos son más sencillos:

  1. Dejas tu vivienda en el país del que no eres nacional y cancelas todo aquello que podría dar idea de que en realidad sigues viviendo allí.
  2. Vas al ayuntamiento o entidad pertinente para informar de que vas a dejar el país y pedir que te den de baja como residente. Generalmente no te pedirán más información, pero en caso de que pregunten, sí deberías poder contarles algo, quizás resulta que vas a volver a tu país o que tienes una novia o novio en otro país y vas a ver cómo salen las cosas. También puedes optar por dejar expirar tu visado o permiso de residencia.
  3. Una última llamada a Hacienda para asegurarte de que te han dado de baja puede ahorrarte problemas posteriores.

Sea cual sea tu caso, una vez que has conseguido tu baja es fundamental que tengas en cuenta las leyes de los diferentes países por los que pasas, para así no convertirte en residente fiscal por accidente.

En principio lo más importante es no tener ninguna vivienda a tu disposición y evitar acercarte a los 183 días de estancia en ningún país, sin embargo, las reglas pueden ser mucho más complejas según el caso (Reino Unido es conocido por su complejo test de residencia).

Puedes leer más sobre la regla de los 183 días y demás condiciones para la residencia en nuestro artículo sobre trasladar tu residencia fiscal.

Nuestra teoría de las 13 banderas

El Turista Perpetuo conoce las mejores estrategias offshore y aplica la teoría de las banderas para internacionalizar su vida y así vivir más libre y seguro.

La Teoría de las Banderas no tiene por qué tener un número fijo de banderas, sin embargo, en el blog Librestado solemos hablar de 13, sobre las que puedes leer algo más en nuestro artículo sobre la teoría de las banderas.

También puedes adquirir nuestro curso para emprendedores y nómadas digitales en el que explicamos paso a paso cómo aplicarlas a tu vida.

A continuación tienes las 13 banderas de forma resumida:

1. Consigue un pasaporte o la ciudadanía en un país que no te grave por ello y te dé facilidades de movimiento y seguridad sin controlarte demasiado a cambio.

2. Fija la residencia fiscal en un país seguro, preferiblemente sin impuestos sobre tu renta.

3. Monta tu empresa en una jurisdicción en la que no pague impuestos ni tengas obligación de presentar una contabilidad.

4. Manten tus activos en un lugar seguro y que proteja tu privacidad, preferiblemente un lugar sin impuestos sobre el patrimonio.

5. Elige tus lugares de ocio o “patios” en países que te permitan disfrutar de la vida tal y como te gusta.

6. Monta un negocio digital (o convierte el que tienes a este medio). Ten en cuenta la seguridad, protección de datos y demás puntos clave a la hora de elegir un servidor, dominio y proveedor de servicios de correo electrónico.

7. Saca el máximo partido del turismo de salud. Si tienes algún problema de salud ve allí donde te lo puedan tratar mejor y a mejor precio.

8. Si vas a casarte, sácale el máximo partido. Obten pasaportes adicionales, ventajas fiscales.

9. Si vas a tener hijos, ofrece a tus descendientes las mayores ventajas posibles (nacionalidad por lugar de nacimiento).

10. Contrata empleados y asistentes virtuales, preferiblemente en un país de salaries bajos que hablen los idiomas que necesitas y tengan los conocimientos o especialidades que buscas.

11. Tampoco te dejes llevar por las masas en cuanto a la educación de tus hijos. Considera opciones alternativas (aquí te hablo de las ventajas de la educación no directiva) como el homeschooling, unschooling, worldschooling y elige un país en el que la opción que hayas elegido sea legal (o al menos posible).

12. Protege tu privacidad. Elige opciones (y herramientas) que te permitan vivir una vida segura y libre de censuras en este sentido.

13. Ten en cuenta las opciones que tienes para asegurarte. Existen un montón de tipos de seguros, con prestaciones y costes totalmente diferentes según el país desde los que los suscribas.

Los mejores lugares en los que vivir y trabajar

Por supuesto, saber cuáles son las banderas no es suficiente. Para vivir como Turista Perpetuo es crucial conocer a fondo el tablero de juego, tienes que descubrir en qué países pueden plantar sus banderas.

Librestado presenta a sus lectores regularmente las mejroes ubicaciones alrededor del mundo para tus banderas (puedes apuntarte aquí a la newsletter). Por supuesto, prestamos especial atención a los mejores lugares para vivir, trabajar, tener tu negocio y dinero.

Aunque es importante tener los activos bien protegidos, la calidad de vida es siempre el factor decisivo.

Como Turista Perpetuo, tienes la oportunidad única de probar todos los lugares para vivir que quieras hasta al final decidir cuál o cuáles son tus preferidos.

Una vez que has encontrado el lugar en el que quieres asentarte, puedes hacerlo como PT, pero aprovechando las características de otros muchos lugares que has conocido durante tu viaje.

Son pocos los que están hechos para viajar permanentemente, la mayoría necesitan descansos o paran en algún momento.

Esto no tiene por qué cambiar nada en cuanto a tu independencia de los Estados, ya que tu conocimiento del mundo te permite situar las banderas allí donde quieras y cambiarlas de lugar en caso necesario.

Pues como Turista Perpetuo sabes que puedes salir del país en cualquier momento.

Esta sería para mí quizás la definición de PT, aplicable también a los verdaderos nómadas digitales:

“Personas que pueden abandonar sin grandes problemas cualquier país de un día a otro”

Al fin y al cabo la mobilidad y flexibilidad son los grandes Fuertes del Turista Perpetuo. Cuando eres móvil y capaz de adaptarte eres antifragil, no te rompes ante la presión, sino que te beneficias de ella.

Siempre están dándose acontecimientos que perjudican ciertos países, pero benefician a otros. Suiza es un buen ejemplo de esto. Un país que siempre ha sabido mantenerse fuera de las mayores crisis mundiales.

Como Turista Perpetuo:

Tienes una mentalidad apátrida, no te dejas atrapar por ilógicos sentimientos patrios que te acabarían privando de tu libertad.

En lugar de vivir sin Estado vives aprovechando lo mejor de cada Estado, sin casarte con nada.

Aprovechas el poder de internet para aumentar tu libertad y crear una vida que no te limite, que no te ate a ningún lugar ni Estado.

Entiendes que puedes diseñar y vivir tu vida como quieres, según tus gustos, expectativas e ideales, y actuas en consecuencia.

Ahora, si quieres convertirte en Turista Perpetuo, te aconsejo echar un buen vistazo a nuestro blog y apuntarte a la newsletter Librestado.

Te recuerdo que ofrecemos un curso en el que te explicamos todo lo que necesitas saber para aplicar la Teoría de las Banderas como emprendedor o nómada digital.

¡Porque tu vida es tuya!

¿​Te adentras en la madriguera ​o sigues en el sistema? ​

​Descubre lo que necesitas para ​vivir como quieres, no es tan difícil como te quieren hacer creer.

chevron-down