En el artículo de hoy analizaremos más en profundidad las cualidades de Estonia como emplazamiento para una empresa de forma que puedas decidir si para ti tiene sentido montar la empresa allí o no.

El programa de residencia electrónica en Estonia y la constitución de sociedades allí siguen estando en boca de los nómadas digitales. Después de todo, este pequeño país báltico ha progresado mucho desde que recuperara su independencia de la Unión Soviética hace 30 años.

A día de hoy, muchos consideran que este país es el líder indiscutible de la digitalización en Europa. No solo hablamos de las empresas: también el gobierno y la gobernanza son digitales. Estonia es conocida por su tarjeta de residencia electrónica (E-Residency), una especie de tarjeta de identificación que permite a cualquiera iniciar y gestionar un negocio en Estonia a distancia. Ya escribimos sobre montar empresas en Estonia en otro artículo de nuestro blog.

Muchos autónomos y empresarios noveles se establecen en Estonia sin haber estudiado a fondo las ventajas y desventajas de su jurisdicción. A menudo caen en trampas fiscales bastante desagradables, ocultas en el régimen fiscal estonio y dispuestas a atacar a los empresarios incautos.

Por otro lado, en algunos aspectos, Estonia probablemente ofrezca a día de hoy la mejor opción si se necesita una sociedad europea. Ahora, ¿para qué modelos de negocio tiene sentido la empresa en Estonia? Trataremos de aclararlo en este artículo.

Fundamentos de la OÜ estonia

Antes de nada, vamos con lo básico: la sociedad de capital estonia, OÜ (Osahüing) en estonio, tiene una estructura similar a la de la SL del ámbito hispano. La aportación al capital social es de 2500€, pero no tiene que abonarse en su totalidad. Eso sí, los accionistas son responsables con sus bienes privados hasta dicha cantidad.

Las OÜ estonias pueden tener cualquier cantidad de socios accionistas y directores, y la administración de la empresa es especialmente sencilla gracias a la tarjeta de residencia electrónica, que permite hacer todo a distancia, por internet.

En principio también es posible constituir la sociedad en persona, ante notarios locales en Estonia, pero no vemos realmente ninguna razón para hacerlo.

Importante: A pesar de lo que a menudo la gente supone erróneamente, la residencia digital estonia no supone una residencia fiscal ni tampoco un permiso de residencia en la UE, sino simplemente el derecho a beneficiarse de la infraestructura digital estonia con fines comerciales (es decir, es simplemente una forma de firma electrónica).

Con la tarjeta y el lector adecuados, se puede firmar documentos de forma remota y con reconocimiento legal total, así como completar y rellenar todo tipo de documentos. De este modo, solicitar los documentos para crear la OÜ puede ser un proceso muy sencillo y rápido.

Estonia es pionera en el modelo de la tributación diferida. La tributación diferida consiste en que no se gravan los beneficios obtenidos por las empresas al obtenerlos, sino cuando se distribuyen a los dueños de la empresa.

Por lo tanto, todo lo que la compañía gana y reinvierte, y, por supuesto, también los activos que atesora, permanece exento de impuestos. Solo cuando los dividendos se distribuyen a los accionistas se aplica un impuesto del 20%. Este 20% —y esto es muy importante— no es una retención en origen, sino un impuesto de sociedades diferido. Estonia no aplica una retención de dividendos, lo que la hace sumamente interesante como ubicación para holdings.

Así que mientras no distribuyas ninguna ganancia como accionista, no tendrás que pagar ningún impuesto.

Desde la introducción de este modelo de tributación diferida por Estonia, también otros países han optado por ella. Tenemos modelos similares en Georgia, Letonia, Ucrania y, a partir de 2021, en Polonia.

Los que quieran poder disfrutar del dinero atesorado en su sociedad Estonia sin pagar ese 20% de impuestos están de suerte, pues Estonia incorpora una solución muy interesante para ellos. Esta solución convierte a Estonia en un paraíso fiscal sin tener que aplicar un régimen fiscal especial para extranjeros, que la Unión Europea no permitiría. Por otro lado, existen riesgos teóricos que se deben conocer, pero que tampoco hay por qué temer.

La solución de la que hablamos tiene que ver con el salario que recibes desde la sociedad.

Básicamente, en todos los países de la Unión Europea los ingresos nacionales están sujetos a impuestos localmente, tanto en el caso de los residentes como de los no residentes. Esto significa que a los salarios recibidos desde una sociedad local se paga el impuesto sobre la renta que corresponda.

El truco más habitual para evitar dichos impuestos consiste concederse mini-préstamos a lo largo del año y devolverlos al finalizar este con el pago de dividendos desde la sociedad. De este modo se puede mantener un salario bajo, o incluso a cero, y aun así tener la liquidez personal necesaria.

Esta opción, precisamente, está algo restringida en Estonia, han querido así evitar que los allí residentes puedan usarlo. En caso de que no se devuelvan los préstamos de la sociedad, se deberá pagar el impuesto de sociedades diferido del 20%.

Estonia lo hace así para que sus residentes siempre paguen como mínimo un 20% de impuesto de sociedades sobre el beneficio distribuido. Para los residentes estonios, este 20% de dividendos es más que tolerable en comparación con lo que pagarían si recibiesen el dinero en forma de salario. Esto se debe a que en dicho caso al IRPF se le sumaría aproximadamente un 34% de seguridad social.

Por eso, los empresarios residentes en Estonia prefieren mantener sus salarios bajos y pagar luego el impuesto diferido del 20% cuando se distribuyen los dividendos.

El quid de la cuestión es que, si no vives en Estonia, no tienes que pagar allí impuestos (ni seguridad social) sobre tu salario. Estonia solo grava los salarios a los socios accionistas o directores residentes en el país. Es decir, Estonia renuncia a su derecho de gravar a los no residentes sobre los salarios recibidos desde allí.

Así que, prácticamente puedes sacar el 100% de beneficio poniéndote un salario en tu OÜ estonia. Aquí es importante que te pagues por servicios ofrecidos a la empresa. No valdría las tareas puramente administrativas que resultan en un salario como administrador que sí estaría sujeto al impuesto social estonio.

El salario “libre de impuestos” al detalle, usos y posibles problemas

Aunque las OÜ son sociedades de capital, la realidad es que en la práctica podemos usarla con las ventajas de las partnerships, de forma parecida a lo que ocurre con las LLC estadounidenses.

Quienes no residen en los EE.UU. pueden usar las LLC libres de impuestos, y sin embargo, quien vive en USA tiene que pagar unos impuestos sobre la renta altísimos.

Ambos países, tanto Estonia como Estados Unidos, permiten a los extranjeros utilizar exactamente la misma forma jurídica que los nacionales, pero saliendo los primeros mucho mejor parados en lo referente a impuestos. Gracias a que la forma jurídica y su situación fiscal es en realidad la misma para nacionales y extranjeros, se evitan problemas con las regulaciones de la OCDE que prohíben ofrecer privilegios fiscales únicamente a las sociedades de extranjeros.

En estos casos, los extranjeros no son ni favorecidos ni perjudicados per se, sino que según donde tengan su residencia fiscal acabarán mejor o peor parados. En el caso de las típicas sociedades offshore tan perseguidas por la OCDE, en cambio, lo único que importaba era que la sociedad no operase en el país en el que se ubica la sede de la empresa.

La opción de cobrar un salario libre de impuestos como residente fuera de Estonia existe desde el minuto uno. Sin embargo, algunas de las mayores agencias que ofrecen el servicio de constitución y mantenimiento de sociedades estonia han interpretado la normativa de manera más estricta de lo que correspondía, lo que ha provocado una enorme confusión.

En el pasado, los empresarios con sociedades en Estonia pagaban normalmente la cuota de seguridad social en su totalidad o en parte, ya que se entendía que el salario de un empleado debía estar siempre en cierta relación con el salario de los administradores.

Sin embargo, esto no es así, incluso si eres socio y administrador de una sociedad estonia no estás obligado a pagarte un salario como administrador (que como decíamos, sí está sujeto a impuestos en Estonia), sino que puedes cobrar el dinero como salario de empleado íntegramente. Si quieres alegrarles el día a las autoridades estonias, puedes por supuesto ponerte un pequeño sueldo como administrador, pero asegúrate de mantenerlo bajo.

Haciendo esto, en la práctica, hemos creado una empresa libre de impuestos en la UE. La clave en todo esto es que el tipo de sueldo que nos ponemos debe estar libre de impuestos para el socio, tal y como explicábamos más arriba.

Y aquí es donde nos encontramos con problemas de índole teórica. Esto se debe a que los sueldos se consideran en general un ingreso procedente de empleo, y de acuerdo a los códigos fiscales y los convenios de doble imposición entre países, los ingresos procedentes de empleo por cuenta ajena reciben un trato diferente a los empleo por cuenta propia.

Dado que Estonia renuncia a la tributación, podría darse una situación de traslado de la residencia fiscal de la sociedad. El perceptor del sueldo estaría entonces sujeto a impuestos allí donde resida personalmente, posiblemente también tendría que aportar a la seguridad social de su país.

Vamos con un ejemplo. Un viajero perpetuo que trabajase 60 días al año para un cliente en España, y cada mes se pagase a sí mismo un salario libre de impuestos de 5.000€ desde su empresa en Estonia.

A pesar de que no tiene residencia en ningún lugar y de que está muy por debajo de los 183 días en España, podría correr el riesgo de tener que pagar impuestos por el salario obtenido durante los dos meses de estancia allí, ya que el rendimiento se produjo localmente, durante su estancia allí.

Visto de forma rigurosa se podría considerar fraude fiscal no declarar ese dinero, sin embargo, en la práctica, es muy difícil demostrar los hechos.

En primer lugar, tendrían que determinar la duración de la estancia, lo que no es nada sencillo en la Europa del Espacio Schengen en la que las fronteras casi han desaparecido y no hay un registro de entradas y salidas. Luego habría que decidir el valor que tiene el trabajo que se realizó durante dicha estancia.

Resumiendo, la estancia en el país que sea no supondrá ningún problema si es con fines turísticos o recreativos. Probar que has estado trabajando desde un portátil allí donde te alojaras sería tarea realmente difícil, sin embargo, si has estado en las oficinas de tu cliente trabajando eso ya es otro cantar.

Si eres trabajador por cuenta propia pero te trasladas a menudo al país/oficinas de tus clientes, debes tener cuidado con esta forma de sacar los beneficios de tu empresa estonia.

La gran ventaja de Estonia (que pocos conocen): residencia fiscal sin condiciones

Si comparamos las LLC estadounidenses con las OÜ estonias, podemos ver que la alternativa estonia es menos interesante en muchos aspectos. Además de los problemas de los que ya hemos hablado, el mayor inconveniente es la obligación de llevar una contabilidad, e incluso el peligro de tener que someterse a inspecciones tributarias si se alcanza un determinado volumen de facturación.

La pertenencia a la UE, y la posibilidad (obligación) de conseguir un número de identificación fiscal, puede ser positiva en algunos casos, pero negativa en otros.

Para las empresas con modelos B2C, por ejemplo, un gravamen adicional del 20% (el IVA, que por mucho que te digan que no lo pagas tú, sí que es dinero que, de no existir dicho impuesto, acabaría en tu bolsillo). A parte existen multitud de directrices y normas europeas que te dificultarán tu trabajo (protección de datos, etc.).

A pesar de todo esto, las OÜ, como sociedades de capital, tienen una grandísima ventaja con respecto a las sociedades personalistas (partnerships) y su transparencia fiscal. Es verdad que las sociedades personalistas en muchos casos no pagan impuestos en el país en el que se registraron, pero la obligación de pagar impuestos simplemente se ha traspasado a sus dueños, de forma que según dónde residan tendrán que pagar impuestos o no.

Las OÜ, sin embargo, son sociedades de capital, y por lo tanto son entidades legal y fiscalmente independientes de los dueños. Así pues, estas OÜ pueden hacer uso de la red de convenios de doble imposición de Estonia sin importar la residencia fiscal de sus socios.

En cambio, las sociedades personalistas solo podrían usar los convenios firmados por el país en el que su dueño es residente fiscal. Por desgracia, no son muchos los países libres de impuestos que cuentan con buenos convenios de doble imposición…

Es fundamental tener en cuenta que para poder apoyarse en los convenios de doble imposición hay que solicitar el certificado de residencia fiscal para la sociedad. En muchos países de la UE, como Chipre, este certificado solo se otorga si la empresa tiene un establecimiento y un empleado local (los costes de esto rondan los 450€ al mes en Chipre). A las empresas fantasma se les suele denegar este certificado.

Sin embargo, esto no ocurre así en Estonia. Gracias a la residencia electrónica se puede solicitar el certificado de forma rápida y sencilla, y lo recibes en cuestión de días. De este modo, puedes beneficiarte de los convenios de doble imposición de Estonia sin necesidad de hacer grandes esfuerzos para conseguir un establecimiento o empleados, que seguramente ni siquiera necesites.

La OÜ estonia como sociedad holding

Estonia es especialmente interesante como país para ubicar una sociedad de cartera o holding. Si hablamos de holdings en la UE, solo podemos contar con Malta, Chipre y Estonia; pues son los únicos 3 países que no aplican retención en origen. Como recordatorio: el 20% de imposición diferida aplicada a la distribución de dividendos se considera impuesto sobre sociedades, y no como retención en origen.

Esto significa que si Estonia, como empresa matriz, recibe dividendos de una filial, puede repartirlos completamente libre de impuestos, ya que estos dividendos no están gravados por el impuesto sobre sociedades diferido. Solo se tendrían que pagar impuestos sobre las posibles ganancias retenidas, siempre y cuando estas ganancias no se extraigan a través del salario libre de impuestos. Aunque en teoría las ganancias están sujetas al impuesto sobre sociedades diferido, en la práctica pueden retirarse sin pagar impuestos a través del salario.

Mientras que mantener en funcionamiento un holding con establecimiento permanente en Malta o en Chipre puede costar entre 10000 y 15000 euros, en Estonia es posible conseguirlo por unos 1000 euros. Los convenios de doble imposición de Estonia reducen significativamente las retenciones en origen de otros países.

Esto no solo afecta a las ganancias más sustanciales de las filiales, por supuesto, sino también para las acciones de dividendo, cuyos beneficios y dividendos también pueden mantenerse totalmente libres de impuestos.

Veamos unos ejemplos: las retenciones en origen en los EE.UU. se reducen del 30% al 15%, e incluso al 5% para participaciones superiores al 10%. Del mismo modo, en Alemania y Austria las retenciones en origen se reducen al 15% y al 5% respectivamente para participaciones superiores al 10%. En Suiza hablamos incluso de un 35% a un 0%. La directiva matriz-filial dentro de la UE también se puede utilizar sin ningún problema entre empresas asociadas, pero conlleva un período de retención mayor. Lo más inteligente suele ser beneficiarse de los convenios de doble imposición.

La reducción de retenciones en origen no solo es útil para los holdings puros: además de a los intereses y dividendos, las retenciones en origen también se aplican a las regalías, especialmente ese importante 30% de los Estados Unidos. Si vendes tus aplicaciones informáticas, libros electrónicos u otro tipo de software a través de plataformas como Apple, Amazon KDP o Steam, lo normal es que no puedas evitar las altas retenciones en origen o el pago de impuestos sobre sociedades, pero además tendrás que lidiar con todas las trabas y molestias típicas de las sociedades de capital, entre las que se incluye el presentar un informe de cuentas anuales.

Entro los países que hasta ahora han estado libres de retenciones en origen con los EE.UU. se encontraron, por ejemplo, Hungría, con un impuesto efectivo del 9%; y Chipre, con un 12.5%. Aunque Estonia no ha acordado la exención de retenciones con los Estados Unidos, sí que reduce la retención a un tolerable 10%, al mismo tiempo que permite no gravar el beneficio si se utiliza el salario libre de impuestos.

Un error sin sentido que muchos «residentes electrónicos» cometen, sin embargo, es invertir su dinero en la OÜ estonia sin ningún motivo. Al fin y al cabo, si uno está exento de impuestos, es mucho mejor depositar los ahorros en un broker. De este modo se te abre un abanico de opciones: no hay contabilidad y no hay peligro de ser el responsable económico de los riesgos comerciales.

Las OÜ estonias son poderosas herramientas para la gestión del patrimonio, pero si quieres usarlas en ese sentido, no deberías usarlas más que para ello.

Es fundamental separar tus activos de las sociedades operativas. Es decir, no uses una sociedad operativa a la vez como sociedad para gestionar tu patrimonio. El riesgo de perderlo todo es demasiado grande en caso de problemas legales de tu sociedad operativa. Estonia, como miembro de la UE, es un país transparente, y eso te hace mucho más vulnerable.

Una solución un poco más cara podría ser poseer dos empresas estonias vinculadas. Esta opción tendría también otra ventaja: en el caso de una distribución de dividendos, solo se pagaría un 14% de impuestos de sociedades en el momento de la distribución (en lugar del 20% normal).

Esta solución podría tener sentido en caso de que, debido a la residencia fiscal, se quisieran recibir los beneficios en forma de dividendo en lugar de a través de un salario libre de impuestos, algo que ocurre si tienes residencia non-dom en Chipre.

En principio, usar una combinación de filial operativa y empresa matriz para administrar el patrimonio es la mejor opción en prácticamente cualquier caso y jurisdicción.

¿Para qué se puede utilizar una sociedad estonia en 2021?

Cuando nos ponemos a analizar al detalle la OÜ estonia, es fácil encontrar muchas ventajas en comparación con las sociedades de capital en otros estados miembros de la UE. A continuación, te explicamos para qué modelos de negocio y situaciones personales es especialmente útil una sociedad estonia, así como cuándo la LLC americana puede ser una mejor alternativa.

Por supuesto no existe una solución global, y es que según el caso, la mejor  estructura puede estar compuesta de una LLC como empresa operativa en combinación con una OÜ como holding para gestionar el patrimonio, integrada tal vez en una fundación.

Con residencia fiscal personal en un país libre de impuestos o en caso de viajeros perpetuos, la LLC suele ser más fácil de manejar, ya que no hay contabilidad y tiene menos requisitos a los que se deba prestar atención. Los costos se mantienen más o menos al mismo nivel gracias a la falta de contabilidad.

Solo es preferible la sociedad Estonia en casos en los que se necesite contar con convenios de doble imposición. Esto es especialmente interesante para las empresas operativas en lo referente a regalías en el extranjero, sobre todo en los Estados Unidos.

Además, solicitar un número de identificación fiscal europeo es mucho más interesante y cómodo con una empresa dentro de la UE como sería una empresa estonia.

Eso sí, tampoco te dará carta blanca para el comercio electrónico a través de tu empresa estonia. Dado que con la residencia electrónica no tendrás un establecimiento local como tal, puedes entrar en conflicto con la legislación de la UE sobre aduanas. Así que en este punto uno tiene que decidir si intentar salir airoso de este problema o si, después de todo, se aprieta el cinturón y hace un gasto extra para montar una oficina real en Estonia.

En cualquier caso, también hace falta tener una oficina o local si necesitas una estructura con sustrato empresarial, es decir, para socios en países de alta presión fiscal y cfc rules. Sin embargo, en estos casos Estonia no es necesariamente la mejor opción. Si como socio quieres disfrutar de la parte más sustanciosa de tus ganancias, es más aconsejable constituir la sociedad en un país de la UE de menor carga fiscal, como pueden ser Malta, Polonia o Hungría. Rumanía y Bulgaria también pueden ser interesantes.

El problema con residencia en un país de fuerte presión fiscal es que en ese caso los salarios libres de impuestos no sirven de mucho. Tendrías en ese caso que pagar en el IRPF por tu sueldo o un 20% de impuesto de sociedades diferido más los impuestos sobre dividendos.

Por otra parte, si planeas reinvertir completamente el dinero bajo los riesgos que te hemos explicado, Estonia puede ser una buena opción para ti incluso si vives en un país de fuerte presión fiscal.

Sin embargo, trasladarse a un país libre de impuestos tras un par de años aunque pueda parecer una buena idea, no es tan sencillo. Esto se debe al exit tax que existe en cada vez más países, y que también afecta a las sociedades extranjeras.

De todos modos, si se planifica y desde el principio se crea la empresa estonia como filial de una fundación, se puede evitar dicho exit tax.

Se trata de la magia de encontrar la combinación adecuada. En este caso ya no tienes participaciones en la sociedad, pero puedes cobrar un salario libre de impuestos (por parte de Estonia) cuando quieras. No necesitarías ni siquiera distribuir los dividendos a la fundación, ya que esos dividendos sí serían gravados, dejas el dinero en la OÜ y te pagas desde ella cuando mejor te venga.

La sociedad en Estonia puede ser, según tu caso, la opción más rentable de toda la Unión Europea. Si necesitas operar empresas en países de alta carga fiscal, pero puedes y quieres vivir libre de impuestos, tener un holding en Estonia no te viene nada mal. Aunque según el volumen de las participaciones y de los acuerdos con los países involucrados, tal vez valga la pena analizar detalladamente la competencia, como Chipre o Malta, antes de tomar una decisión. Desde Librestado estamos encantados de ayudarte a tomar esta decisión.

Estonia no ha renunciado a ninguna de sus premisas y promesas en 2021, pero para asegurarse de que es tu mejor opción hay que adentrarse y analizar a fondo lo relativo a la tarjeta de residencia digital.

La gran novedad de la residencia digital estonia nunca fue tan nueva. Y es que resulta que puedes montar y administrar una empresa de manera 100% online en la mayoría de los estados de los Estados Unidos. Solo tienes que encontrar una empresa que te ayude con ello, como podemos ser nosotros en Librestado.

Tanto si quieres empezar en Estonia, en Estados Unidos o en cualquier otro lugar del mundo, lo único que tienes que hacer es ponerte en contacto con nosotros o contratar directamente nuestro servicio de consultoría.

¿​Te adentras en la madriguera ​o sigues en el sistema? ​

​Descubre lo que necesitas para ​vivir como quieres, no es tan difícil como te quieren hacer creer.

chevron-down