Comparación de las partnerships , sociedades fiscalmente transparentes

En Librestado ya hemos escrito unos cuantos artículos sobre distintos tipos de sociedades y jurisdicciones.

Además de las típicas empresas offshore, en los últimos años también ciertas jurisdicciones onshore se han hecho populares, ya que nos evitan problemas comunes como son el acceso limitado a servicios bancarios, o la mala reputación y escaso reconocimiento de facturas.

Sin embargo, para poder permanecer libre de impuestos en estos casos, rara vez se usan sociedades mercantiles, sino más bien de las conocidas como partnerships.

En este artículo vamos a hablar sobre el tema de las partnerships (sociedades personalistas una opción poco conocida en el ámbito hispanohablante) y a mostrar las ventajas y desventajas de esta forma de empresa.

Clasificación de las partnerships: limitación de responsabilidad y socios.

Fundamentalmente, podemos dividir las estructuras empresariales en partnerships y sociedades mercantiles.

Si has estado trabajando como autónomo, la partnership te resultará más sencilla de entender que las otras formas de emprender, pues, en esencia, funciona como un trabajo por cuenta propia o como una firma unipersonal y sólo tiene algunas de las características de una sociedad mercantil.

Así, la partnership no es una entidad jurídica aparte (a excepción de la LP escocesa), sino que está formada por personas (generalmente físicas) en calidad de socios.

Dependiendo del modelo de partnership, puede haber una limitación de responsabilidad. También según el tipo, esto se aplicará únicamente a determinados socios o a todos ellos.

La limitación de responsabilidad de las distintas “partnerships” y su número de socios nos permiten establecer una clasificación de las mismas. Los aspectos fiscales son similares para casi todas las “partnerships” y se tratarán más adelante.

Alta como profesional

Como profesional, eres prácticamente una partnership, solo que sin darte de alta en el Registro Mercantil y, por lo tanto, estando sujeto al pago del impuesto sobre la renta.

Operas por cuenta propia, con total responsabilidad sobre los actos de “tu negocio”. Dependiendo del país, ser autónomo puede tener ventajas fiscales.

Solo puedes darte de alta como profesional si resides formalmente en el país. Es decir, sin domicilio fiscal no puedes ser autónomo acreditado. Para aquellos que no tienen una residencia fija, la solución puede ser facturar como particular (tienes más información en nuestro artículo sobre cómo facturar sin dar de alta una actividad o empresa).

De todas formas, si no tienes residencia fija, sí puedes optar por registrar una partnership, como veremos más adelante.

Un país interesante para darse de alta como profesional es en algunos casos Portugal, donde, si se solicita el estatus de RNH, estás sujetos a un impuesto fijo del 20% durante 10 años e incluso, en caso de determinados ingresos extranjeros, puedes permanecer totalmente libre de impuestos sobre la renta (sí que tendrás que pagar seguridad social).

Empresa unipersonal/ autónomo/ sole proprietorship:

El alta como autónomo funciona de manera similar al alta como profesional, pero incluye un registro comercial. El registro comercial es un requisito indispensable para la mayoría de los negocios online.

También en este caso es el empresario quien asume toda la responsabilidad. En general, también se requiere ser residente fiscal, pero no necesariamente vivir en el país.

Así, en Alemania, por ejemplo, es posible registrarse como autónomo con responsabilidad fiscal ilimitada siempre que al menos el 90% de los ingresos provengan de Alemania o un máximo de 8.508 euros (deducción fiscal) sean ingresos procedentes del extranjero.

Existen algunos países que ofrecen opciones interesantes a los autónomos, tales como la Trade License en Chequia o el RIF en México.

Sociedad colectiva/Partnership

Esta forma de sociedad es virtualmente equivalente a una firma unipersonal con dos o más socios tomando plena responsabilidad. En Alemania, se habla de una sociedad civil o de una estructuralmente diferente sociedad colectiva.

Generalmente, este tipo de sociedad existe en cada país, pero sólo está disponible si al menos uno de los socios es residente fiscal.

Por regla general, los socios sólo pueden ser personas físicas. En el contexto de la optimización fiscal internacional, no suele desempeñar ningún papel.

Sociedad en comandita/Limited Partnership (LP)

Probablemente la forma más interesante y extendida en el contexto de la optimización fiscal global es la limited partnership. En este caso no todos los socios tienen plena responsabilidad, sino tan sólo el general partner.

La otra parte, el limited partner, disfruta de responsabilidad limitada. A menudo el limited partner es únicamente inversor y no participa en la gestión de la sociedad.

De ser necesario, el general partner puede (al igual que un socio comanditario) constituir una sociedad mercantil con el fin de reducir así su responsabilidad (una SL, LTD, IBC, etc).

En función de la jurisdicción, puede ser preciso registrar una sucursal local (por ejemplo, el registro de una sociedad extra-provincial a través de una sociedad extranjera como general partner de una LP canadiense) o una sociedad mercantil local. Generalmente, en el caso de la sociedad en comandita, esto no es necesario.

A menudo (como es el caso de las LP canadienses), la persona física es a la vez general y limited partner. En este caso, eso sí, será responsable de todas las obligaciones de la partnership para con sus bienes privados.

Este es generalmente el formato preferido por los autónomos que buscan una solución empresarial con buena aceptación y reputación.

Como alternativa, es posible hacer uso de la propia sociedad mercantil o de un fiduciario. Éste puede ser persona física o jurídica. Por supuesto, si se desea permanecer en el anonimato, los fiduciarios pueden aparecer como limited y general partner,

En el ámbito de las estructuras para optimización fiscal internacional se suelen usar limited partnerships de los países de habla inglesa (Canadá, Reino Unido, Singapur, etc.) y de algunas jurisdicciones europeas (la CV holandesa, K/S danesa, etc.).

Limited Liability Partnership (LLP)

No existe homólogo en el ámbito hispano. Este tipo de sociedad surgió en Reino Unido en la década de los 2000 de la mano de importantes agencias de abogados, con el objetivo de acabar con sus problemas de responsabilidad civil.

Hoy en día, la mayoría de los abogados, asesores fiscales y auditores se agrupan en forma de LLP, ya que todos los socios gozan de una limitación de responsabilidad.

En este caso, es obligatorio el contar con 2 o más socios, que también pueden ser sociedades mercantiles o fiduciarios.

En algunos países, las LLP están reservadas exclusivamente a profesiones reguladas como abogados y asesores fiscales. En Reino Unido e Irlanda, por ejemplo, pueden ser utilizadas para cualquier tipo de negocio. Sin embargo, a diferencia de la limited partnership, suelen tener mayores obligaciones en materia de contabilidad y están sujetas a una auditoría anual.

En el contexto internacional, resultan interesantes las LLP de la Columbia Británica (Canadá), Reino Unido e Irlanda.

Limited Liability Company

Es probablemente el híbrido más potente que existe entre una partnership y una sociedad mercantil.

Generalmente presenta una limitación de responsabilidad de la que puedes beneficiarte incluso si solo existe un miembro. Fiscalmente tributa como una partnership transparente fiscalmente.

Las LLC estadounidenses son muy conocidas en el mundo de la optimización fiscal.

Este forma de empresa, en su momento muy utilizado por los nuevos emprendedores debido a su bajo coste, ha perdido buena parte de su popularidad debido a la creciente presión mediática.

Además, las sanciones fiscales se ciernen sobre aquellos que no estructuran su LLC de manera adecuada.

Las LLC estadounidenses sólo están exenta de impuestos en los EE.UU. si no tienen empleados ni oficinas allí y, además están formadas por una sola persona (no necesariamente física).

Sólo entonces es, a efectos fiscales, considerada una «disregarded entity» y no paga impuestos.

Las LLC de dos o más socios están sujetas a impuestos de la misma manera que cualquier Corporation estadounidense. A menudo los que registran sus LLC en los EE.UU. no son conscientes de esto (ni tampoco de las obligaciones de rellenar ciertos formularios anuales como te explicaremos en un futuro artículo).

Sea como sea, quédate con la idea de que las LLC bien registradas y llevadas son una de las opciones más interesantes que existen actualmente, tanto para la protección de activos, la limitación de la responsabilidad como la optimización fiscal.

Sobre la tributación de las partnerships

A diferencia de las sociedades mercantiles, que tienen que pagar el impuestos de sociedades, las partnerships tributan en función de la residencia fiscal de sus socios.

Paga por lo tanto sus impuestos en forma de impuesto sobre la renta y, según el país, es posible que tenga que hacer cotizaciones a la seguridad social.

En el peor de los casos las partnerships tendrán que apoyarse en acuerdos de doble imposición entre el país en el que se encuentra la empresa y el de la residencia fiscal para evitar una posible doble imposición.

Fiscalmente, la principal ventaja de una partnership es la imposición según el lugar de residencia fiscal del socio.

Así, siempre y seas residente fiscal en un país libre de impuestos sobre rentas extranjeras, la carga fiscal de tu negocio puede reducirse a cero.

Te recuerdo que tienes muchos países en el mundo en los que no tendrías que pagar impuestos, entre ellos los Emiratos, Mónaco y más de 50 países con impuestos territoriales como Panamá y Tailandia, o con regímenes fiscales especiales como Mauricio, y Malta (si quieres conocer todas tus opciones puedes adquirir nuestra enciclopedia del emigrante aquí).

Con residencia en Chipre, por ejemplo, la solución no es tan sencilla, pues operada directamente las partnerships pagarían impuesto sobre la renta. Para evitarlo necesitarías interponer una sociedad que convirtiera los ingresos de la partnership en dividendos. Pues recuerda, en Chipre, sólo los dividendos están exentos de impuestos, los ingresos por encima de la deducción fiscal de 19.500€ se gravan de manera progresiva hasta un 35%.

Volviendo al tema de la exención de impuestos de la partnership, es fundamental tener en cuenta que esta sólo es aplicable mientras no se obtengan ingresos nacionales en el país en el que se registró la partnership.

Es decir, sólo están libres de impuestos los ingresos procedentes del extranjero. En este contexto, una partnership transparente desde el punto de vista fiscal se rige por el principio de territorialidad.

Por ejemplo, si eres socio de un LP canadiense y percibes ingresos canadienses, la LP tendrá que pagar el impuesto sobre la renta canadiense sobre la parte de ingresos locales.

Existe una interesante excepción a este principio de territorialidad y es la LLC estadounidense. En EEUU las LLC sí pueden tener ingresos locales siempre y cuando no cuenten con una presencia real en EEUU (ni oficinas ni empleados).

En cuanto a los ingresos nacionales, nos referimos siempre a los ingresos generados por clientes residentes en dicho país. Es decir, particulares con domicilio fiscal o sociedades mercantiles registradas en el mismo país.

El que tengas una cuenta bancaria o uses los servicios de un procesador de tarjetas nacional no significa que tengas ingresos nacionales. Tampoco pasa nada porque tú, pases un tiempo como turista en el país en el que tienes tu partnership.

Tampoco las facturas a otras partnerships constituidas en el mismo país que la tuya tienen por qué verse automáticamente como ingresos nacionales. Al fin y al cabo, las “partnerships” están sujetas a impuestos allí donde residan sus socios.

Así, si una LP canadiense con socio residente en Panamá factura a una LP canadiense con socio residente en Tailandia, los pagos no se considerarían ingresos nacionales.

Precisamente, esta es la razón por la que, a diferencia de las sociedades mercantiles, las partnerships no pueden valerse de los acuerdos de doble imposición firmados por el país donde se han registrado, sino sólo de aquellos firmados por el país en el que son residentes fiscales a nivel personal.

En caso de que existan ingresos nacionales, esto siempre conlleva una obligación contable (solo el caso de EEUU es algo diferente).

Con la mayoría de las LP, sólo hay que llevar la contabilidad pero no estás obligado a presentarla, lo que contribuye de forma considerable a su popularidad.

Ahora bien, tan pronto como existan ingresos nacionales, las cuentas deben presentarse anualmente, ya que ingresos nacionales y extranjeros deben ir por separado. Sea como sea, solo pagarías impuestos sobre los ingresos nacionales de la partnership.

A veces, y a pesar de la obligación de presentar cuentas, puede tener sentido que generar deliberadamente ingresos nacionales a través de una “partnership”. Teniendo un mínimo de impuestos nacionales no pagaremos muchos impuestos, y, a cambio, podremos evitar las principales desventajas de una “partnership”, desventajas de las que hablamos a continuación.

Desventajas de la transparencia fiscal – Las ventajas de las partnership que pagan algo de de impuestos

Como comentábamos, la transparencia fiscal de las partnership tiene numerosas ventajas.

Así, muchos proveedores de servicios registran sus LP canadienses porque les proporciona una estructura corporativa en una jurisdicción de buena reputación con la que no tendrá problemas para el reconocimiento de las facturas y, a pesar de todo, les permite tener una empresa libre de impuestos y contabilidad.

Las partnerships transparentes fiscalmente permiten por lo tanto evitar los inconvenientes habituales propios de las jurisdicciones offshore, conservando al mismo tiempo sus ventajas.

Sin embargo, hay ciertos obstáculos que se han convertido en la ruina de muchos fundadores irreflexivos. Se trata sobre todo de los problemas para abrir cuentas bancarias locales y para acceder a determinados proveedores de pagos, así como de la cuestión de los inexistentes números de identificación fiscal y, por tanto, de los problemas para deducirse el IVA con partnerships europeas.

Mientras que una partnership originaria de países de buena reputación como Canadá tiene mejor acceso a la banca mundial que las compañías offshore, la apertura de cuentas de negocios a nivel nacional es complicada.

La inmensa mayoría de los bancos que se encuentran en jurisdicciones interesantes fiscalmente rechazan abrir cuentas de empresa a las partnerships si no existe ninguna conexión con el país.

Las relaciones locales se crean gracias a los lazos con socios comerciales o clientes locales.

Si bien es posible establecer una relación comercial con Canadá para obtener una cuenta de empresa, es más fácil conseguirlo a través de los clientes. Sin embargo, esto también supone que tendrás que pagar algo en impuestos (sobre los ingresos locales) y, a partir de un determinado volumen de negocio, conlleva una posible obligación de cobro y pago del IVA.

Así, si quieres una cuenta bancaria local, a menudo tendrás que pagar un mínimo de impuestos en el país.

En Canadá los impuestos varían según el estado y los ingresos totales, pero, en Ontario, pueden ser superiores al 46% si el negocio ya está establecido. Hasta los 45.000 dólares de ingresos nacionales, los impuestos en Ontario son del 20%. Las desgravaciones fiscales no pueden aplicarse a las partnerships no residentes.

[Nota: hemos sabido de casos en los que el dueño de una LP canadiense ha conseguido abrir una cuenta local, pero ha tenido que ser en la oficina central del banco y, por supuesto, presencialmente.]

De todas formas, la falta de acceso a cuentas comerciales en Canadá sin ingresos nacionales no supone un gran problema. Canadá, al ser una buena alternativa para los proveedores de servicios con clientes mayoritariamente europeos, ofrece acceso a varias cuentas IBAN (por ejemplo, Leupay), que de hecho, se adaptan mejor a las necesidades de los clientes que un banco canadiense.

Sin embargo, sí que es un problema para aquellos que registran su LP canadiense pensando en la posibilidad de usar stripe, paypal u otros proveedores.

Al final se encuentran con que para usar estos servicios necesitan una cuenta de negocios en el mismo país donde la empresa está registrada, es decir, en este caso, una cuenta en Canadá.

Al menos, en el caso de paypal existe una forma de evitar este problema usando bancos estadounidenses a los que la plataforma siempre permite acceso.

Puedes por ejemplo trabajar con Transferwise Borderless, o Payoneer que funcionan perfectamente (previa solicitud manual a través del soporte de Paypal) y pueden vincularse con paypal.

Sea como sea, Stripe sí precisa, obligatoriamente, de un banco local (un banco, no un proveedor de servicios financieros).

Como decíamos, sigues teniendo la alternativa de conseguir clientes locales y así establecer un vínculo comercial con Canadá.

Y en caso de no poder conseguir clientes canadienses, también puedes constituir una corporación canadiense y convertirla en general partner de una LP canadiense para evitar responsabilidades.

Se pagan unos impuestos de sociedad de más del 27%, pero sólo por la parte correspondiente a la corporación. Si tiene una participación del 5% (suficiente para tener acceso a una cuenta en Canadá), se trata en realidad de un impuesto del sólo 0,05×27%= 1,35%.

Esta estrategia funciona de forma similar en países como Irlanda e Inglaterra. Si una Ltd se convierte en socia de la partnership, es posible, en muchos casos, acceder a bancos y proveedores de pagos locales que de otro modo no estarían disponibles.

Un 0,05×12,5%= 0,625% de impuestos en Irlanda y 0,05×18%= 0,9% de impuestos efectivos en Reino Unido, son definitivamente cantidades que uno puede pagar sin grandes problemas.

Dependiendo del banco que se elija, la participación de la sociedad mercantil local debe elevarse hasta un 10% para poder tener acceso.

Esta estrategia de crear sociedades mercantiles locales también puede ser ventajosa si tu modelo de negocio te obliga a conseguir un número de identificación de IVA en la UE.

Las partnerships libres de impuestos solo pueden conseguir el número de identificación de IVA local si tienen ingresos nacionales o si alguno de sus socios (físicos o no) es residente.

Las partnerships registradas en la UE pero sin número de IVA se enfrentan a un problema al que muy pocas personas prestan atención.

En el sector servicios, el procedimiento de autoliquidación se utiliza para transacciones entre empresas dentro de la UE. En última instancia, los empresarios con un número de identificación fiscal no pagan IVA, ya que tienen la posibilidad de recuperar el IVA pagado.

Si se recibe una factura desde una partnership no perteneciente a la UE, como es el caso de Canadá, ésta se considera una factura sin IVA.

Sin embargo, si la factura proviene de un país de la UE y no se tiene número de identificación fiscal, cuando la empresa deba pagar el IVA no lo recuperará debido a que falta el identificador.

Al final, las partnerships transparentes fiscalmente registradas en la UE tienen el mismo problema que los empresarios dentro del régimen de pequeñas empresas en la mayoría de los países de la UE.

En el sector privado pueden facturar sin IVA, pero en el sector empresarial sus servicios son un 21% más caros.

Así, la partnership de la UE transparente fiscalmente sólo merece la pena en el sector servicios si además se paga un mínimo de impuestos.

Las ventajas de la su buena reputación y la aceptación de facturas desaparecen automáticamente debido a la carga fiscal que le supone al cliente nuestra falta de un número de IVA.

Sin embargo, para la venta de productos digitales y el comercio al por menor en el sector privado y, por lo tanto, también en el caso de los afiliados online, sí puede ser buena idea registrar una partnership en la UE transparente fiscalmente, ya que sólo se debe cobrar el IVA en el país del cliente y, por lo general, no hay problema para solicitar un número de IVA allí cuando se tienen ventas.

Sea como sea, dado que estas actividades también pueden realizarse desde sociedades offshore, las partnerships de la UE a menudo no aportan mucho.

En la mayoría de los casos, sólo se registran sociedades inglesas debido a sus bajos costes en comparación con las compañías offshore.

En el ámbito de prestación de servicios B2B, la mejor opción es usar partnerships no europeas como las LP canadienses o las LLC estadounidenses.

Registrar partnerships onshore para utilizar proveedores de pago como Paypal y Stripe sin tener que pagar elevados impuestos puede resultar muy útil.

Sin embargo, a menudo nos obliga a tener clientes locales o a registrar adicionalmente una sociedad mercantil y hacerla socia de la partnership. Y llegados a esto, quizás la sociedad en Hong Kong sea una mejor alternativa si lo que queremos es quedar libres de impuestos.

Resumiendo, el registro de una partnership no debe tomarse a la ligera, sino que exige una minuciosa evaluación del caso (quizás en una consulta). De lo contrario, muchas de las cosas que en un principio parecían viables, se vuelven repentinamente imposibles.

Como decíamos, los problemas más habituales tienen que ver con la apertura de cuentas bancarias locales y el cobro del IVA entre empresas en la UE.

Ejemplos de Partnerships Onshore

Para terminar este artículo, vamos a hablar de algunos ejemplos de jurisdicciones que pueden resultar interesantes para las partnerships fiscalmente transparentes.

Analizaremos su idoneidad para distintos modelos de negocio y sus costes aproximados.

En los ejemplos se parte de la base de que los socios residen en un país sin impuestos o con tributación territorial y están por lo tanto exentos de pagar impuestos sobre los ingresos provenientes del extranjero.

LP canadiense (Ontario)

Actualmente es una de las opciones más popular entre autónomos y prestadores de servicios de todo tipo.

La partnership con sede en Toronto puede ser dirigida por una sola persona física (no limita la responsabilidad).

Canadá, como país de fuerte presión fiscal goza a cambio de gran reputación y sus facturas son reconocidas a nivel mundial.

Al contrario de lo que ocurre en los países de la UE, en Canadá no se tienen problemas con el tema del IVA.

Otra razón por la que las LP canadienses son tan populares es que no es necesario presentar la contabilidad mientras no existan ingresos nacionales.

Los costes para la puesta en marcha son muy razonables: unos 2.200€ (incluida la dirección de empresa) y tras el año de constitución solo 1.000€ anuales. No existe Registro Mercantil público para las LP de Canadá.

Si se quiere contar con limitación de responsabilidad, la LP canadiense resulta algo más cara. Las sociedades offshore sólo pueden convertirse en general partner si cuentan con un registro EPC (Extra Provincial Corporation) en Canadá.

La EPC tampoco conlleva el pago de impuestos, pero tiene unos costes similares a los del registro de la LP. Entre el registro de la sociedad offshore y el de la EPC deberás contar con un coste adicional de 2 a 3.000€.

En este caso es seguramente preferible optar directamente por el registro de una LLP en Columbia Británica.

En caso de que solo se quiera interponer la sociedad para convertir los ingresos en dividendos (por ejemplo en caso de que seas residente non-dom en en Chipre), podrás evitar estos costes adicionales, ya que la sociedad offshore solo necesita la EPC si quiere actuar como general partner, no así si lo puede hacer como limited partner.

LLP canadiense (Columbia Británica)

La LLP con sede en Vancouver, funciona de manera similar a su homóloga de Ontario. Sin embargo, en este caso, todos los socios limitan su responsabilidad. Eso sí, la LLP requieren de al menos 2 socios en el momento de constitución.

En este caso puede usarse una sociedad mercantil sin el registro como EPC. No obstante, si lo que se busca es anonimidad, a menudo es preferible recurrir a una persona física como fiduciario, ya que esto suele simplificar la apertura de cuentas (es más fácil abrir cuentas cuando el socio es una persona física que cuando es una sociedad offshore).

Por supuesto, el uso de un fiduciario genera ciertos gastos adicionales. En cuanto a la seguridad, según cómo se organice no debería dar ningún problema, pues no dispone de poder real ya que habrá cedido todos los poderes al verdadero dueño, además de firmar su renuncia como administrador.

Por lo general, los fiduciarios sólo resultan problemáticos si se abren cuentas en sucursales bancarias locales, pues podría acudir en persona e intentar escapar con el dinero.

En el caso de cuentas en bancos online, apenas hay peligro de que esto ocurra.

En principio, la LLP canadiense tiene el mismo campo de aplicación que la LP, pero además posee ciertas ventajas gracias a su limitación de responsabilidad.

Eso sí, si no existe más que un socio, el uso de esta estructura resulta más caro, ya que necesitará un fiduciario o una sociedad que actúe como segunda parte.

LLC estadounidense

Las LLC de EE.UU. son tema aparte, tienes información detallada en nuestro artículo: registrar LLC en Estados Unidos.

En su día, fueron muy populares debido a su bajos coste y a la sencillez de su creación, se volvieron menos atractivas a raíz de los cambios en la presentación de informes de 2017 y en la actualidad vuelven a ser una de las opciones más interesantes, aunque más cara que en el pasado.

Sólo es necesario llevar la contabilidad y el esfuerzo burocrático se limita a tres formularios, pero, por supuesto, Canadá es también una opción muy atractiva.

Estados como Wyoming y Delaware sufren de una reputación cada vez peor, razón por la que hemos pasado a recomendar el estado de Florida para el registro de LLC.

Uno de los problemas más serios es la apertura de cuentas de empresas locales. Aunque por suerte también hemos encontrado solución a este problema.

Por supuesto, también son interesantes las LLC de EEUU para la protección de activos (adquisición de inmuebles, mantenimiento de derechos y patentes) o para evitar sanciones. En el Estado de Nuevo México puedes registrar una LLC con total anonimidad.

Como decíamos, contaremos mucho más sobre las LLC estadounidenses en un próximo artículo.

LP escocesa

La LP escocesa presenta un rasgo peculiar y es que se trata de una partnership con personalidad jurídica propia (es decir, no es transparente fiscalmente).

La ley que rige las LP escocesas, se remonta al siglo XIX y, debido a su anonimato, esta forma jurídica es la preferida por los ricos para asegurar sus bienes.

También es muy popular entre los delincuentes, y a consecuencia de ciertas historias sensacionalistas (como el robo del banco central de Moldavia), en los últimos años ha perdido gran parte de su antigua buena reputación.

A diferencia de otras LP inglesas, no forma parte del Registro de Autorizados Económicos, sino del Registro Mercantil. No obstante, se puede conseguir el anonimato a través de fiduciarios o de compañías offshore propias.

En esencia, las LP escocesas tienen las mismas ventajas y desventajas que las británicas que se describen a continuación. Sin embargo, su propia personalidad jurídica, independiente de sus socios, las convierte en un caso especial, en una opción interesante como vehículos de inversión, especialmente en colaboración con fundaciones y fideicomisos.

En general, las limited partnerships escocesas están particularmente indicadas para la administración de bienes.

La LP británica o irlandesa

Las LP irlandesas o británicas tienen unos gastos de establecimiento muy bajos.

Al igual que lo que ocurre con las empresas de la UE, su uso conlleva problemas con el IVA en el sector B2B si no se dispone de ingresos nacionales (y por lo tanto no se tiene un número de IVA nacional).

El inminente Brexit podría hacer de Inglaterra (incluida Irlanda del Norte y Gales) una opción aún más interesante que Canadá.

Por lo demás, este tipo de LP es especialmente adecuada para negocios online con clientes privados de todo tipo, para lo cual también se puede recurrir a una compañía offshore.

Las LP inglesas e irlandesas no son anónimas, sino que están inscritas en el Registro Mercantil.

Los costes de registro de una LP van de las 100 libras a las 500 (según si necesitas también una dirección local).

LLP británica/ irlandesa

Lo mismo se puede decir de las LLP de ambos países, que, por otra parte, a cambio de su limitación de responsabilidad han de presentar obligatoriamente la contabilidad y realizar una auditoría anual.

Esto, por supuesto, aumenta los costes de esta opción. Actualmente, para una LLP hay que prever unos 3.000-4.000€ al año.

LP de Malta/ Chipre/ etc.

Aquí se aplica básicamente lo mismo que en Inglaterra/Irlanda. Las LP se encuentran disponibles en todos los países de habla inglesa, no sólo en Malta y Chipre. En Europa podemos encontrarlas en la Isla de Man, Jersey, Guernsey, Gibraltar y en numerosos territorios de ultramar (ver LLP de Singapur).

 LLP de Singapur

Singapur es representativo de varias LP/LLP fuera de la UE. Las LP también son factibles en otros países de habla inglesa como Sudáfrica, Australia, India, Malasia, Hong Kong, diversos países del Caribe, etc. Sin embargo, en estos países a menudo se exige que al menos uno de los socios sea residente en el país de registro. Así, sin un residente en Singapur no se puede constituir una LLP allí.

Si ahora no tienes ningún socio en Singapur, no desesperes. Una vez más existe la posibilidad de utilizar un fiduciario local como socio. Evidentemente, esta solución no es barata.

Dado que también se debe presentar la contabilidad, los costes operativos anuales pueden ascender a unos 5.000 €. A cambio, se tiene acceso a la banca y a servicios de cobro en Singapur, además de gozar de una gran reputación.

LTC neozelandesa

La Look-Through-Company neozelandesa es un tipo de sociedad mercantil transparente fiscalmente. A este respecto, la LTC es comparable a una LLC.

En su día, fue muy popular gracias a la buena reputación de Nueva Zelanda y a la poca burocracia que conllevaba, pero ahora se necesita ser residente en Nueva Zelanda para poder administrar este tipo de empresa.

A diferencia de lo que ocurre en Singapur, no basta con tener un fiduciario como administrador. Sea como sea, si tienes socios en Nueva Zelanda, puedes aprovechar esta estructura.

CV holandesa

Los Países Bajos también cuentan con su propia partnership fiscalmente transparente, se trata de la conocida como Commanditaire Venootschap.

En combinación con una BV holandesa como socio minoritario, puede resultar una buena estrategia fiscal en algunos sectores más difíciles, como el del erotismo o los suplementos dietéticos.

Al igual que ocurre con sus parientes ingleses, existe un Registro Mercantil Público y la obligación de llevar una contabilidad. El coste anual es de unos 3500€ en total.

K/S danesa

La Kommanditselskab danesa o su homólogo sueco Kommanditbolag (KB) pueden ser de gran utilidad cuando se quiere tener una estructura empresarial con reputación extremadamente alta.

También en este caso, tener a una empresa local como socio minoritario puede proporcionarnos el necesario número del IVA y darnos acceso a cuentas locales.

Con una participación del 10% de una A/S (GmbH) con un 25% de impuesto sobre sociedades, se obtiene una imposición efectiva del 2,5% en la Kommanditselskab.

Eso sí, los relativamente altos costes de los servicios de contabilidad, y la obligación de someterse a auditorías cuando se alcanzan ciertas cantidades, hacen que los costes se disparen.

Tendrás que contar con unos 6.000€ al año para la puesta en marcha de una KS danesa.

Concluyendo

Es imposible mencionar en esta lista todas las “partnerships” existentes en el mundo y, por ello, nos hemos centrado principalmente en las jurisdicciones “onshore” y hemos hecho un resumen de varios países con características similares. Las “partnerships” resultan especialmente interesantes a nivel “onshore” porque permiten evitar las desventajas que presentan muchas jurisdicciones “offshore” de mala reputación.

Sin embargo, es importante estar bien asesorado para poder elegir la partnership que mejor se adapte a tus intereses.

Si bien la transparencia fiscal de las partnerships permite la exención fiscal si se combina con el domicilio fiscal apropiado, puede que en algunos casos valga la pena pagar un mínimo de impuestos para deshacernos de las desventajas inherentes a estas estructuras.

Las partnerships son las nuevas IBC, y cada vez más agencias y bufetes de abogados las están incluyendo en su oferta. Y con motivo.

Además de lo ya expuesto, también debemos tener en cuenta la sostenibilidad de estas estructuras. Por cada partnership libre de impuestos existen al menos otras 50 no exentas, es decir, no solo se usan para escapar legalmente de los impuestos.

Por supuesto, las partnerships no están expuestas a las necesidades de crear sustrato empresarial de las empresas offshore, ya que tributan allí donde reside sus dueños.

Durante décadas, no se ha gravado a los no residentes por su uso, y seguirá así durante mucho tiempo. Después de todo, los Estados consiguen así una fuente de ingresos por una empresa de su país que en realidad poco tiene que ver con ellos.

Por todo esto, las partnerships son una buena opción para la planificación fiscal a largo plazo.

Puede que sea obligatoria la presentación de informes y formularios como ocurrió en 2017 a las LLC estadounidenses, pero apenas habrá cambios en la imposición.

Las partnerships han llegado para quedarse. Las LP canadienses y las LLC estadounidenses bien configuradas se encuentran sin duda actualmente entre las mejores opciones.

Ahora ya solo te queda elegir con qué opción quedarte. Si necesitas ayuda para registrar tu partnership o si quieres que te asesoremos, no tienes más que contactarnos.

¡Porque tu vida es tuya!

¿​Te adentras en la madriguera ​o sigues en el sistema? ​

​Descubre lo que necesitas para ​vivir como quieres, no es tan difícil como te quieren hacer creer.

chevron-down